Generosos

Generosos - 2 Corintios 8:1-5Escuchar audio de esta predica 2 Corintios 8:1 Asimismo, hermanos, os hacemos saber la gracia de Dios que se ha dado a las iglesias de Macedonia; 8:2 que en grande prueba de tribulación, la abundancia de su gozo y su profunda pobreza abundaron en riquezas de su generosidad. 8:3 Pues doy testimonio de que con agrado han dado conforme a sus fuerzas, y aún más allá de sus fuerzas, 8:4 pidiéndonos con muchos ruegos que les concediésemos el privilegio de participar en este servicio para los santos. 8:5 Y no como lo esperábamos, sino que a sí mismos se dieron primeramente al Señor, y luego a nosotros por la voluntad de Dios.

El corazón más alegre es el corazón agradecido, se alegra cada mañana por las bendiciones de Dios.

El capítulo ocho y nueve de la carta a los corintios tratan un solo tema, si nosotros tuviéramos solamente esos dos capítulos en toda la Biblia tendríamos suficiente información para saber cómo darle a Dios de forma correcta. 

Aquí hay suficientes verdades para descubrir mi grado de humildad o de orgullo y además animarnos de la mejor manera posible para darle al Señor de forma gozosa y sobre abundante, pero aquí también hallamos un sin número de verdades para humillarnos y avergonzarnos a cada uno de nosotros. Si tú lees y asimilas lo que Pablo nos tiene para decir se terminaron para siempre las discusiones si el diezmo es para el día de hoy o si no lo es, jamás se volverá a mencionar.

Sin duda Dios tiene multiplex formas de revelar nuestros ídolos y así lamentablemente nosotros también tenemos multiplex formas de ocultar esta revelación que Dios hace. Justamente cuando Dios me enseña a dar lo que está tratando de hacer es liberarme del más grande ídolo de la humanidad, es por mi bien que Él me pone a dar, Él no necesita de mí, el saco el universo de la nada, el hablo y pusss, las galaxias fueron hechas. Y en la medida en que Dios empieza a descubrir mis ídolos a encender la luz sobre ellos, yo puedo cerrar los ojos y no querer ver lo que Él me está enseñando, así que yo pudiera de una manera práctica conociendo la maldad de la carne tratar de ayudarme a mí mismo y preguntarme: ¿Por qué me duele tanto deshacerme de esta cosa o de este habito, o de este dinero, de esta práctica? Porque esta pregunta lo que va a lograr es revelar uno o más ídolos en mi vida. O tal vez preguntarme ¿Estoy dispuesto a pecar para retener aquello que no quiero dar?

Por ejemplo: estoy dispuesto a pecar al no pagar mis impuestos porque yo no quiero hacerlo. La Palabra de Dios es clara y nos manda a pagar nuestros impuestos. Realmente lo importante de hacerlo es probarnos que el dinero no tiene ningún tipo de señorío sobre nosotros. Y también debo preguntarme ¿Si estoy dispuesto a pecar para obtener eso que ahora no tengo? Estas preguntas son reveladoras y procuran develar el ídolo que gobierna nuestras vidas.

Los que están con nosotros ya hace un tiempo saben que nosotros hablamos muy rara vez del dar, pero también saben que al mismo tiempo necesitamos predicar lo que la Biblia dice, sé que algunos quisieran que saltara esta parte de las escrituras, pero lamentablemente el Señor nos insta a dar todo el concejo de la Palabra.

El Capitulo ocho y nueve son altamente instructivos y mucho va a depender su revelación de como yo quiera escuchar la Palabra de Dios y la disposición de mi corazón.

1. Por la gracia de Dios el me capacita para devolver a su causa lo que Él ya me dio.

2 Corintios 8:1 Asimismo, hermanos, os hacemos saber la gracia de Dios que se ha dado a las iglesias de Macedonia; 8:2 que en grande prueba de tribulación, la abundancia de su gozo y su profunda pobreza abundaron en riquezas de su generosidad.

Pablo nos está ayudando a ver que Dios es el iniciador de cada una de las virtudes que hallamos en el ser humano y en particular en sus hijos y lo que ocurre ahora a la hora de ofrendar es que por la gracia de Dios es que esta iglesia puede hacerlo de la manera como lo efectúa. Los Macedonios dieron de una manera extraordinaria por lo tanto Pablo, quisiera que los Corintios pudieran ver esas iglesias como ejemplo, pero a la vez que ellos puedan conocer algo que él les enseño a los Filipenses cuando les dice; que Dios coloca el querer como el hacer por medio de su gracia y por tanto ahora les dice; ahora hermanos les quiero dar a conocer la gracia de Dios dada a las iglesias en Macedonia. Dios le di una gracia especial a esta iglesia para esto.

Ahora usted podría creer que esta gracia fue exclusiva para los Macedonios, pues no es así, ya que lo que este pasaje nos revela es que la genética de Dios, esa genética dadivosa debía ser una característica de todos aquellos que naciéramos de su semilla, esto era algo más de lo que debía revelarse por su gracia. Tal es nosotros podríamos decir; Bueno si yo soy tímido con el dinero, es porque Dios no me ha dado suficiente gracia. Pues no funciona, no trabaja de esa manera, nosotros no podemos decir; bueno como yo no soy Dios encarnado, este no es mi modelo, yo no puedo vivir como él vivió, Dios nos da estos ejemplos para que podamos ver en carne propia lo que yo debo hacer en mi propia vida diaria. La fuente de la gracia: DIOS es lo que le permitió a los creyentes de Macedonia vivir de esta manera.

Efesios 5:1 Sed, pues, imitadores de Dios como hijos amados. 5:2 Y andad en amor, como también Cristo nos amó, y se entregó a sí mismo por nosotros, ofrenda y sacrificio a Dios en olor fragante. Jesús se entregó totalmente por amor a nosotros, Él no se reservó nada, al igual que el Padre dejo en banca rota el cielo al entregar su tesoro más preciado: A su propio hijo, esta es la genética que ha sido puesta enteramente en nosotros.

2. Es posible tener un gozo abundante en medio de la aflicción y tener generosidad en medio de una profunda pobreza.

No solamente es posible la Biblia lo registra como algo que efectivamente ocurrió.

2 Corintios 8:2 que en grande prueba de tribulación, la abundancia de su gozo y su profunda pobreza abundaron en riquezas de su generosidad.

Este verso nos deja ver varias cosas: La primero es que estas iglesias se hallaban en una gran prueba que les afligía, esta aflicción en la que se encontraban no era fruto del pecado, sino de la persecución. La segundo y para empeorar las cosas estas iglesias no solo se hallaban en aflicción, sino en una profunda pobreza y la gran paradoja que hallamos en el versículo dos es que la gran aflicción produjo un gozo abundante, el texto no dice que la gran aflicción produjo gozo, sino que el Gozo abundo, en el lenguaje original está enfatizando en la calidad y cantidad de su experiencia.

Esto puede parecer una pregunta retórica pero creo que es necesario el hacerla: Cuándo fue la última vez que nos hallamos en una gran aflicción, pero dijimos a pesar de ello experimento un gran gozo. Porque si lo hiciste quien te estaba escuchando con seguridad te vio como alguien extraño, pero el texto dice que en medio de una gran aflicción el gozo abundo.

¿qué hace posible que una persona pueda tener gozo en medio de una profunda aflicción? La respuesta es una y es que yo necesito entender que indistintamente de la circunstancia en la que yo me encuentro Dios estará efectuando su buena voluntad, agradable y perfecta. Cuando vemos la vida de esta forma entonces tendremos la oportunidad de reaccionar correctamente.

Estas iglesia se hallaban en una profunda pobreza y esto es una manera poética de decirlo porque la verdad es que ellas eran paupérrimas, y resulta que esa profunda pobreza resulto en una liberalidad a la hora de dar, esta es la otra paradoja del capítulo dos y es que la paradoja no produjo escases de la ofrenda sino que esta fue abundante.

Esta enseñanza dada a través de los Macedonios debe llevarnos a meditar que cuando creemos que las ofrendas se han bajado en una iglesia por causa de la economía de un país esto es una apreciación errada. Nada tiene que ver una cosa con otra. Esto es equivalente a decir que el mercado de valores maneja a Dios, Dios no es dependiente de ver como fluctúa el mercado de valores. Aquí están las iglesias de Macedonia para probarlo. El testimonio de estas iglesias es impresionante, ni la aflicción ni la pobreza extrema le pudieron quitar el gozo de dar. Cuando tengamos una apreciación como esta recordemos que Dios sostuvo en el antiguo testamento a dos millones de personas durante cuarenta años en el desierto sin tener en cuenta bolsa de valores.

¿Qué se requiere para dar abundantemente en medio de la escases? Yo quiero creer que usted quiere tener un corazón como el de los Macedonios por tanto si ellos fueron capaces de dar abundantemente en medio de la escases yo espero que usted quiere saber que se requiere para dar de esa manera.

A. Gratitud. Esta es la mejor manera de reconocer de donde proviene todas las dadivas recibidas.

1 Reyes 17:10 Entonces él se levantó y se fue a Sarepta. Y cuando llegó a la puerta de la ciudad, he aquí una mujer viuda que estaba allí recogiendo leña; y él la llamó, y le dijo: Te ruego que me traigas un poco de agua en un vaso, para que beba. 17:11 Y yendo ella para traérsela, él la volvió a llamar, y le dijo: Te ruego que me traigas también un bocado de pan en tu mano. 17:12 Y ella respondió: Vive Jehová tu Dios, que no tengo pan cocido; solamente un puñado de harina tengo en la tinaja, y un poco de aceite en una vasija; y ahora recogía dos leños, para entrar y prepararlo para mí y para mi hijo, para que lo comamos, y nos dejemos morir. 17:13 Elías le dijo: No tengas temor; ve, haz como has dicho; pero hazme a mí primero de ello una pequeña torta cocida debajo de la ceniza, y tráemela; y después harás para ti y para tu hijo. 17:14 Porque Jehová Dios de Israel ha dicho así: La harina de la tinaja no escaseará, ni el aceite de la vasija disminuirá, hasta el día en que Jehová haga llover sobre la faz de la tierra. Se requiere fe en el Dios proveedor para dar abundantemente aun cuando no tenemos.

Cuando les hablo de esto no estay refiriéndome al evangelio de la prosperidad, ya que lo que este dice es que cuando nosotros le damos a Dios estamos activando una fuerza de la reciprocidad, la cual obliga a Dios a devolvernos y a hacerlo con creces y eso es una herejía.

Lo que nosotros debemos tener es confianza en el Dios de la provisión conforme a la revelación de su Palabra. En medio de pruebas y aflicciones tanto en el antiguo testamento como el nuevo testamento, los que tuvieron mucho y los que tuvieron poco dieron, de hecho cuando el diezmo se instituyo este era igual para los que tenían mucho como para los que tenían poco, porque finalmente los verdaderamente favorecidos seriamos nosotros ya que a través del dar estamos debilitando el más grande ídolo que ha existido desde la caída del hombre.

Esta iglesia dio con gozo y liberalidad por la confianza por la fe que tuvieron en el Señor por eso dieron, pero también ellos dieron de esa manera porque el dinero no era un ídolo para ellos. Lo que hace difícil dar u ofrendar no es que tengamos mucho o poco, sino que el dinero sea el ídolo número uno de nuestras vidas. Cuando yo empiezo a entender estas cosas y permito que Dios destruye estos ídolos, se me hará muy fácil el dar para Dios y sobre todo cuando es en beneficio de otros.

3. La escases no es justificación para no dar.

2 Corintios 8:3 Pues doy testimonio de que con agrado han dado conforme a sus fuerzas, y aún más allá de sus fuerzas,

Lo que Pablo nos dice es: "Doy testimonio que esta gente dio de acuerdo a sus posibilidades y más halla". Ósea que en la profunda pobreza hay sin duda posibilidad de dar, estas personas en medio de su pobreza no calcularon los riesgos, no calcularon sus

posibilidades y dieron voluntariamente, en otras palabras Pablo no los forzó, no los manipulo para que dieran, no les ofreció prosperidad, no les dijo que si ellos sembraban dinero se les iba a devolver multiplicado, Pablo no les puso una carga de culpa en cima, no los acuso de poco espirituales, nada de eso, ellos dieron de su propia voluntad, dieron porque querían dar.

¿Qué se requiere para dar de esa manera? ver la vida correctamente. ¿Qué me permite saber si estoy viendo la vida de manera correcta? La mayoría de las personas aman más este mundo que el mundo venidero y la mejor evidencia para saber si es así; es la lista de nuestros gastos, la mayoría de nosotros estamos mucho más dispuestos a pagar dinero por algún disfrute de este lado de la gloria que por algún libro cristiano que sin duda consideramos muy caro. Si nos dicen que vale 45 mil pesos decimos; "esta caro, la cosa no está fácil pastor", para otros ir a un retiro espiritual que cuesta 55.000 pesos decimos; "esta caro, todo ese dinero", pero ese fin de semana podemos gastar 100 mil, 200 mil en otras cosas. ¿Cuánto dura mi experiencia espiritual por el libro o por el retiro? la eternidad.

La mayoría de las personas le damos al mundo lo que jamás le daríamos al reino de los cielos, la mayoría de las personas estamos dispuesta a darle a este mundo donde viviremos 70 o 80 años lo que nunca le daríamos al Reino de los cielos, lo que esto implica es que valoro de una manera sobre dimensionada por mucho las cosas de este mundo. La mayoría gastamos en una compra, en una cena, en alguna cosa, lo que no pagaría por algo del reino de los cielos. La mayoría de los hijos de Dios mueren con más tesoros de este lado de la gloria, que del otro lado de la gloria a pesar de que Cristo nos dijo que no atesoráramos tesoros en este mundo porque el orín y la polilla los corrompen, que lo pusiéramos en el próximo mundo en donde el orín y la polilla no corrompen y aparte de eso es el único lugar en donde me va a esperar el tesoro que coloco.

La mayoría de las personas hablamos más de este mundo, que el mundo que nos espera, las personas hablamos más de estos 70 u 80 años que vamos a pasar aquí que de la eternidad que nos espera y nuestras conversaciones revelan donde esta nuestro corazón, por lo tanto no tenemos una visión correcta de la vida y siendo así jamás tendremos un manejo correcto de las finanzas de este lado de la eternidad.

4. Dar para Dios es un Privilegio, no una responsabilidad, no una carga.

2 Corintios 8:4 pidiéndonos con muchos ruegos que les concediésemos el privilegio de participar en este servicio para los santos. 8:5 Y no como lo esperábamos, sino que a sí mismos se dieron primeramente al Señor, y luego a nosotros por la voluntad de Dios.

Los Macedonios llegaron a dar de esa manera porque ellos entendieron que darle a Dios de regreso lo que Él ya me ha dado es un privilegio. Él nos entrego la inteligencia, la capacidad física para producir, así que el dar es un privilegio, no una carga, no una limitación, es algo bueno y aun cuando el apóstol Pablo no les estaba pidiendo le suplicaron, espero notes el énfasis "Suplicaron" y esta es una palabra que expresa que ellos no se sintieron víctimas como muchas veces nosotros nos sentimos, ellos dijeron este es un privilegio. Ellos dijeron: "El gozo de nosotros esta en participar en el sostenimiento de la obra de Dios" Pablo dice en el verso cinco en otras palabras: "Yo me sorprendo de la disposición de corazón de estos hermanos", él está sorprendido de la abundancia de su dadiva, de la generosidad de su corazón, de los ruegos insistentes que ellos tuvieron, esto sin duda es extremada mente raro. Por eso la Palabra nos enseña que la escases nunca es justificación para no darle al Señor.

Pablo fue sorprendido, pero el Señor Jesucristo también lo fue; El Señor un día llego al templo y se sentó frente al arca en donde la gente venía a traer dinero y el veía cuanto daba cada quien. Marcos 12:41 Estando Jesús sentado delante del arca de la ofrenda, miraba cómo el pueblo echaba dinero en el arca; y muchos ricos echaban mucho. 12:42 Y vino una viuda pobre, y echó dos blancas, o sea un cuadrante. 12:43 Entonces llamando a sus discípulos, les dijo: De cierto os digo que esta viuda pobre echó más que todos los que han echado en el arca; 12:44 porque todos han echado de lo que les sobra; pero ésta, de su pobreza echó todo lo que tenía, todo su sustento.

Nosotros hoy en día traemos nuestro sobrecito y tenemos una urna para que nadie vea lo que depositamos, este es el siglo 21, en aquel tiempo se veía lo que la gente traía, así que ellos podían hacer alarde de lo que ofrendaban o diezmaban, pero Jesús sorprendido llama a los discípulo porque hay una mujer que echa en el arca dos monedas del valor más inferior que podía existir, pero que representan todo lo que tenía para vivir, mientras los ricos echaban grandes cantidades pero de lo que les sobraba.

¿Ósea que cuando ella salió de allí y se marchó a su casa no tenía otro cuadrante más? ¡No! Porque ella echo todo lo que poseía para vivir, ella dio más que todos. Si somos honesto la mayoría de los que estamos aquí la mayoría de las veces hemos dado lo que nos sobra. Pero Jesús esta impresionado con esta viuda que dio de esa manera.

Pablo está ayudando a los Corintios a que entiendan que cuando Dios da una gracia pues nos mueve a dar en este caso él no está procurando empeorar nuestra situación, sino que podamos entender que la gracia de Dios me puede sostener en medio de la peor dificultad. La viuda de Sarepta dio lo que le quedaba, la viuda que Cristo vio dio lo que le quedaba, las iglesias de Macedonia dieron lo que les quedaba.

Conclusión

Lo que hemos recibido por gracia eso debemos dar. Eso lo enseño el Señor Jesús en Mateo 10, por que el dar siempre deberá ser motivado por el amor. Dice Pablo en 2 Corintios 8:8 No hablo como quien manda, sino para poner a prueba, por medio de la diligencia de otros, también la sinceridad del amor vuestro.

Lo que quiere decir es: "Yo simplemente estoy probando su amor por Dios y hacia sus hermanos". El amor es el mayor motivador para la vida cristiana bíblicamente hablando, de manera que para dar viéndolo desde otro ángulo como esta gente dio, yo necesito amar a Dios, por tanto su causa y luego amar a mi prójimo como yo me amo a mi mismo, porque cuando yo amo a ese otro, yo voy a querer darle a ese otro lo que yo me doy a mí, eso es como la vida cristiana es. Por amor Cristo lo dio Todo.

De la misma manera el dar se nos hace muy difícil cuando el amor no está presente, nuestra desobediencia no es más que falta de amor. "El Señor lo dijo: "Si me amáis cumple mis mandamientos"

Nuestra contribución con el Reino de los cielos por debajo de lo que Dios espera no es más que falta de amor por Él y su obra, nuestro cuestionamiento de cuanto debo dar, no es más que falta de amor por la obra de Cristo y un amor desmedido por nosotros mismos, es por esto que cuestionamos y es por esto que tratamos de buscarle todos los desvíos posibles.

El amor no mide esfuerzos en ningún ámbito de la vida, no mide riesgos, no mide sacrificios, no mide humillación por que el verdadero amor da sin medida y da frecuentemente sin esperar nada a cambio, por eso es considerado amor verdadero, amor sincero. Y de eso es que se trata, así que si queremos ver la causa de Dios de esta manera necesitamos amar a Dios como Él quiere que le amemos, amar a nuestro hermano como la Palabra de Dios nos enseña. Así que cuando este amor esté presente en nuestros corazones ya jamás el dar será por obligación, jamás será por sentirnos culpables, o por que otros nos presionan, jamás será por el que dirán, será porque amamos a Cristo y su causa y porque estamos interesados en ver a su reino crecer antes que nuestro propio reino.

Decía Charles Spurgeon: "Gana todo lo que puedas, ahorra todo lo que puedas y luego da todo lo que puedas" "Nunca trates de ahorrar el dinero que le pertenece a la causa de Dios, ese dinero corromperá todo el resto", "El dar a Dios no es una perdida, es poner tu mejor sustancia en el mejor banco", "El dar es verdaderamente tener". Como dice una lápida de una persona que había muerto: "Lo que yo gaste yo tuve, lo que yo guarde lo perdí, lo que yo di aun lo tengo" Decía otro pensador que el único dinero que vuelves a ver es el que inviertes en el reino de los cielos, el día que te mueres el único dinero que vuelves a ver es el que tu inviertes en el Reino de los cielos"

Pastor: David Bayuelo E.
Julio 17 de 2016

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.