Se dió sin reservas

Se dió sin Reservas - 2 Corintios 8:9Escuchar audio de esta predica 2 Corintios 8:9 Porque ya conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que por amor a vosotros se hizo pobre, siendo rico, para que vosotros con su pobreza fueseis enriquecidos.

La semana anterior comencé mencionando que el capítulo 8 y 9 contienen suficiente información que nos permita saber cuál es la forma correcta de dar a la luz de la Palabra. Otras de las cosas para tener en cuenta en el texto que ya estudiamos es que el apóstol está colocando por ejemplo a las iglesias de Macedonia procurando que los Corintios sean motivados a continuar con el fiel deseo de recoger una ofrenda para la iglesia de Jerusalén que se hallaba en necesidad y que por algún motivo habían dejado de hacerlo.

Ahora estos capítulos más que darnos una idea de lo que estaba ocurriendo en estas dos iglesias fundadas por Pablo, lo que procuran es mostrarnos el verdadero estado o condición de nuestro corazón en lo que respecta al dar. Esta es una ocasión que está usando el apóstol para ilustrar la forma como los hijos de Dios deben ofrendar, pero al mismo tiempo él lo hace en un contexto en particular y es difícil a veces hablar de un tema que al incrédulo y al creyente le resultan engorroso, entendiendo que al primero es más fácil comprender la dificultad que tiene con este, pero contrario a esto debe resultarnos incomprensible como le sucede lo mismo a alguien que ha recibido gracia sobre gracia.

El apóstol nos descubre mucho de la condición de nuestro corazón a través de estos textos, pero el resto de la Biblia nos ayuda a comprender como el dinero o nuestras finanzas deben versé desde la cosmovisión del Reino de Dios.

Pablo no nos revela cual era la lucha que tenían los Corintios en este momento, aparentemente había cierta apatía para completar algo que ellos habían iniciado, el habla en su primera carta en el capítulo 16 de esa ofrenda y como iba a ser llevada hasta Jerusalén y ahora que les escribe esta segunda carta él pasa a motivarlos para que completen aquello que habían iniciado. Lo primero que él hace es presentarles un incentivo terrenal, un ejemplo, una ilustración y esto tenía que ver con las iglesias de Macedonia, como esas iglesias dieron más allá de sus fuerzas, de su profunda pobreza, estas iglesias dieron en medio de una profunda aflicción, dieron voluntariamente. Ahora habiendo visto este modelo, este ejemplo terrenal, el apóstol nos traspasara a ver el ejemplo por excelencia, la motivación suprema para dar, eso es lo que este hombre va a presentar ahora, ya nos presentó algo terrenal, ahora nos va presentar algo celestial para que podamos entender por qué un hijo de Dios debiera dar generosamente.

2 Corintios 8:9 Porque ya conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que por amor a vosotros se hizo pobre, siendo rico, para que vosotros con su pobreza fueseis enriquecidos. 
Aquí está diciendo el apóstol Pablo esta es la motivación o la razón número uno por la que deberíamos dar, la entrega de Cristo y si lo enlazamos con el versículo ocho el apóstol lo que les muestra es que esto es para probar el amor por Cristo, por su Reino, por su obra que Él ha hecho en nosotros.

1. La mejor razón para nosotros dar es porque conocemos la gracia de nuestro Señor Jesucristo.

2 Corintios 8:9 Nos dice; entendiendo claro está que esto no es un mandato esto es una prueba de amor; Porque ya conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que por amor a vosotros se hizo pobre, siendo rico, para que vosotros con su pobreza fueseis enriquecidos.

Con ese solo versículo el apóstol Pablo nos deja ver algo de manera directa y algo más de manera indirecta. Pablo nos muestra la forma como Cristo se dio así mismo para que esta se convierta en mi motivación número uno para yo dar y por otro lado lo que él me deja entrever es que lo que movió a Cristo a darse de esa manera fue su gracia que me visito con amor abundante. Esta es la motivación de Cristo para venir, para darse, para entregarse, la gracia que al visitarme se desbordo en amor por nosotros y eso yo lo tengo claro, así que por otro lado yo puedo concluir que muchas veces la razón por la que tú y yo no damos como debiéramos, es porque no amamos al mundo como Cristo lo hizo, no tenemos la conciencia de que se cumpla la comisión que Él nos dejó, porque si vemos lo que la escritura dice: Él primero amo al mundo y luego se dio y de la misma manera cuando nosotros amamos estaremos dispuestos a darnos y podemos concluir también que la razón por la que tú y yo no damos más es por el sentido equivocado de la proporción. Nosotros hemos recibido gracia sobre gracia, Dios nos ha amado de manera infinita al punto que entrego a su propio hijo, nos ha hecho acreedores de una vida eterna juntamente con todos sus beneficios y yo lo he recibido, pero a la hora que a mí me toca dar yo no lo hago proporcionalmente con todo esto que he recibido. De manera que en este sentido estoy siendo injusto porque me quedo con mucho más de lo que debiera estar dando.

Algunos podrían decir: "Pastor yo he dado en el pasado pero he visto, como la gente usa lo que yo le he dado y la gente no se lo merece" Y Cristo Podría decir desde arriba; "Bueno tu tampoco es que uses muy bien mis bendiciones y tampoco las merecías" Algunos también pueden decir: "La gente no sabe aprovechar lo que uno les da pastor" Y Cristo puede decir: "Y tú has aprovechado lo que te he dado, tú has aprovechado mi Palabra, tú no has aprovechado tu esposa o tus hijos, tu nos los has cultivado para mí, tú no has aprovechado el tiempo que te he dado, no has aprovechado el dinero porque lo has malgastado o lo has invertido mayormente en cosas que no tiene valor eterno y que desde la óptica de la eternidad yo no estoy valorando y al final del camino es mi dinero" Así que si esa no es la razón para no dar busquemos otras excusas. "Pastor yo he dado pero es que la gente es mal agradecida" ¿Hemos revisado lo que ha sido nuestra vida? Porque si miramos hacia atrás, antes de nacer de nuevo sin duda la misericordia abundante de Dios estuvo presente en nuestras vidas y de este lado del nuevo nacimiento su infinita gracia se ha expresado para nosotros una y otra vez y ¿cuán agradecidos realmente hemos sido nosotros? Tenemos muchas quejas y al final no reconocemos que estamos en donde estamos porque es Dios quien nos ha traído hasta aquí y no se lo agradecemos. "Pastor es que la gente no sabe administrar" y tú has revisado tus finanzas, has mirado como andas con las deudas, tú has visto de qué manera has invertido dinero en el reino de los hombres y no en el Reino de los cielos, eso no es una buena forma de administrar lo que Dios nos ha dado y debemos saber que lo más seguro es que tenemos más riquezas injustas que riquezas verdaderas. De manera que ninguna de estas son buenas excusas para traer delante de Dios. Y ni qué decir del temor que a veces llena nuestro corazón y buscamos seguridad en las posesiones materiales, diciéndole a Dios: "Deja que tenga un poco más y yo te daré"

En alguna ocasión un hombre se graduó con un individuo muy próspero y al ellos iniciar su carrera en alguna ocasión hablaron de cuanto podían necesitar para retirarse cómodamente y en esa ocasión este hombre dijo: "Bueno eso toma como tres mil millones de pesos" entonces pasaron 10 años y este amigo se vuelve a encontrar con él y le dijo: "Con respecto a esa meta como vas" a lo que le responde: "Oye tú no sabes lo ingenuo que yo era, realmente yo pase de los tres mil millones pero yo no me siento seguro, yo estimo que yo requiero como quince mil millones de pesos para poderme retirar con seguridad. Entonces pasaron 10 años más y vuelve y habla con su amigo y le dice: "Bueno y como andas con tu meta" A lo que responde: "Sabes voy por sesenta mil millones de pesos y aun no me siento seguro, yo era muy ingenuo" El amigo no se había percatado que cuan ciego él estaba con relación a sus metas.

A veces nosotros no damos por la forma egocéntrica, de valuar y ver la vida y nada más lejano de la naturaleza del Padre que hoy tenemos y quien nos creó para darse a nosotros a pesar de que Él no necesitaba nada. El dio su vida en la cruz a cambio de un hombre egoísta, rebelde, orgulloso, vanidoso, pretencioso y mal agradecido.

Si tú y yo tuviéramos la compasión de Jesús diéramos movidos por lo mismo. No es lo que vemos en el otro lo que nos debe mover a dar, es lo que vemos en Jesús el motor para dar, es lo que Él me dio y lo que me ha dado lo que me debiera mover a dar, no lo que veo en el otro. Si Dios hubiera esperado ver algo bueno en nosotros jamás nos hubiera dado salvación. Si Dios hubiera esperado para ver algo digno en nosotros antes de darnos algo él estaría esperando y nosotros también estaríamos esperando y nunca llegaría a darnos nada, es lo que tu vez en Jesús.

2. No damos para alcanzar la aprobación de los hombres sino el agrado de Dios.

Mateo 6:2 Cuando, pues, des limosna, no hagas tocar trompeta delante de ti, como hacen los hipócritas en las sinagogas y en las calles, para ser alabados por los hombres; de cierto os digo que ya tienen su recompensa. 6:3 Más cuando tú des limosna, no sepa tu izquierda lo que hace tu derecha, 6:4 para que sea tu limosna en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público.

Desde antes de la época de Jesús la gente ha tenido dificultades para dar, pero en ocasiones las personas dan como en los tiempos del Maestro para ganarse la aprobación de los otros hombres y cuando vemos esto el Señor decía que no debíamos tocar trompeta a la hora hacerlo, lo más seguro es que los que daban hacían alarde de lo que entregaban para que los vieran, los aplaudieran y aprobaran. Evidentemente los fariseos estaban dando dinero para ganarse la aprobación de los demás. En el sermón del monte Jesús dice que cuando damos de esa manera nosotros somos hipócritas, la palabra hipócrita en el lenguaje antiguo era usada literalmente para referirse a un actor que está fingiendo en una obra de teatro algo que él no es. Y Cristo está diciendo cuando tú das para ganarte la aprobación de los hombres, para que alguien te aplauda, estas fingiendo algo que no eres. Nosotros sabemos de diferentes maneras lo que se esconde detrás del hombre no dadivoso son motivaciones erradas, metas erradas.

Escucha lo que dice el libro de Tobías, un libro que no fue revelado por tanto no es bíblico, pero que su necesidad de ser escrito nos debela parte de como el hombre pensaba y sigue pensando. Tobías 12: 8 dice: Vale más la oración con el ayuno y la limosna con la justicia, que la riqueza con la iniquidad. Vale más hacer limosna que amontonar oro. 9 La limosna libra de la muerte y purifica de todo pecado. Los que dan limosna gozarán de una larga vida. Ahora entiendes las indulgencias y la necesidad de estos libros deutero canónicos como parte de la Biblia.

Eclesiástico La ayuda prestada a un padre no caerá en el olvido y te servirá de reparación por tus pecados. 15 Cuando estés en la aflicción, el Señor se acordará de ti, y se disolverán tus pecados como la escarcha con el calor.

La gente ayer y la gente hoy creen que el dar nos regala crédito con Dios, creemos que es una manera de acumular puntos con Dios. Y Pablo está tratando de ayudarle a los corintios a entender que este ejercicio de dar no tiene nada que ver con ganar méritos, no tiene nada que ver con ganar créditos, tiene que ver con el ejemplo de una persona llamada Jesús. Y es eso lo que está tratando de presentar, no el ganarse el aplauso de los hombres, Jesús nos dice que cuando esto es lo que esperamos ya habremos recibido nuestra recompensa. Con frecuencia a los hombres nos importa más lo que el hombre tiene que decir, que lo que Dios tiene que decir o su recompensa.

3. ¿Si no es el amor de Cristo y la gracia de Cristo apreciada entonces que es lo que nos motiva a dar?

2 Corintios 8: 8 No estoy ordenándoles que lo hagan, pero pongo a prueba qué tan genuino es su amor al compararlo con el anhelo de las otras iglesias.

A veces es un sentido de culpa, "todo lo que debí dar no lo di la semana pasada y mi conciencia me lo recuerda" si no tengo la conciencia cauterizada, termino dando para hallar descanso. Pablo no está haciendo esto con los corintios, él no les está cargando de culpa a los corintios, esto es cuestión de entendimiento de una realidad.

A veces damos por el sentido del deber o de obligación, hay gente que tiene un alto sentido del deber y a la hora de ofrendar o diezmar dan porque tiene un sentido del deber, pero no dan gozosamente, pero no dan alegremente y Dios dice en su Palabra que él ama al dador alegre. Evidentemente hacerlo es mejor que no hacerlo, pero Dios está diciendo necesitas seguirte moviendo, necesitas seguir entendiendo 2 Corintios 8:9 Porque ya conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que por amor a vosotros se hizo pobre, siendo rico, para que vosotros con su pobreza fueseis enriquecidos. Este es el mismo texto que los maestros de la prosperidad les encanta usar y exprimir para manipular y hacerle ver a las personas lo que el texto no dice. Es obvio que Pablo no está hablando de riquezas materiales cuando dice que Cristo era rico y se hizo pobre, de la misma manera que cuando dice que nosotros éramos pobres y llegamos a ser ricos. Pablo dice algo similar en 2 de Corintios 6: 10 como entristecidos, mas siempre gozosos; como pobres, mas enriqueciendo a muchos; como no teniendo nada, mas poseyéndolo todo. Pablo no hizo ricos a muchos materialmente, pero sí hizo a ricos a muchos a través del evangelio, de lo que él está hablando es de riquezas espirituales.

Cuando el texto habla de que Cristo siendo rico se hizo pobre realmente está comparando el estado exaltado de Cristo, con el estado de encarnación de Cristo, es a eso que se está refiriendo y a nada más. Pablo está pensando en aquel que existía en forma de Dios y como no considero el ser igual a Dios, vino y se encarnó y habito entre nosotros. Aquel que dejo la gloria de la divinidad para llegar hasta nosotros para que el día de mañana nosotros pudiéramos llegar a ser como él. El apóstol esta refiriéndose a que aquel que se hallaba rodeado de ángeles y arcángeles, ahora se halla rodeado de animales en un pesebre, aquel que dejo toda su gloria, ahora se halla rodeado de prostitutas, leprosos, cobradores de impuestos, pecadores, endemoniados, es de esta pobreza que Pablo está hablando no de nada material, ¿podemos ver como Cristo siendo rico se hizo Pobre?

El Dios omnipotente que todo lo puede, paso sed, paso hambre, se cansó, lloro, sufrió dolor. El Dios omnipresente en este estado no lo era, ya que solo podía estar en un lugar a la vez. ¿En que mente puede caber esto? las historias que se constituyen como BEST SELLLER, son aquellas acerca de un hombre o una mujer que era quizás hijo de un campesino, hijo de alguien que tal vez no tenía un gran estatus y que a través del esfuerzo y a través del trabajo llegaron a ser grandes hombres de negocios, grandes millonarios y se terminan haciendo biografías de ellos, libros que hablan de la miseria a la gloria, pero no se ha escrito un libro de un hombre que voluntariamente viviera en gloria y bajara a la miseria excepto el libro de Dios donde se describe la historia y la biografía del Señor Jesucristo. A nadie le gusta las historias de gloria a Pobreza, nos encantan las de pobreza a la gloria.

Cristo se expuso a los rigores de una vida terrenal o pasajera, para que yo pudiera tener una vida celestial y eterna.

El que no conoció pecado se hizo pecado para que yo llegara a ser justicia de Dios en Él.

Él fue rechazado para que yo fuera aceptado.

Él fue herido para que yo que me había auto herido con mi pecado pudiera ser sanado por sus heridas.

¿En esto no hallamos suficientes motivos para entregarle nuestra vida entera a él?

La otra pregunta sería ¿Si Él era rico y se hizo pobre para hacerme rico de qué manera me hizo rico?

Yo era un hombre corrompido por el pecado, pero Él me llevo a ser santo como él es.

El hombre que quedo destituido de la gloria de Dios, pasara la eternidad disfrutando de la gloria.

Estaba muerto en delitos y pecados, pero ahora me has dado vida y me la han dado en abundancia.

Así que Pablo le está diciendo a los Corintios como la Palabra nos lo está mostrando hoy ¿De qué otra motivación tú necesitas para dar como Jesús nos ejemplifico? ¿Qué otra cosa tú necesitas comprender o recibir para moverte a dar?

Conclusión

1 Corintios 15:42 Así también es la resurrección de los muertos. Se siembra en corrupción, resucitará en incorrupción. 15:43 Se siembra en deshonra, resucitará en gloria; se siembra en debilidad, resucitará en poder. 15:44 Se siembra cuerpo animal, resucitará cuerpo espiritual. 15:46 Mas lo espiritual no es primero, sino lo animal; luego lo espiritual. 15:47 El primer hombre es de la tierra, terrenal; el segundo hombre, que es el Señor, es del cielo.

Pastor: David Bayuelo E.
Julio 24 de 2016

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.