Raíces profundas

Raíces profundas - Efesios 3:16-19Escuchar audio de esta predica RV1960 Efesios 3:16 para que os dé, conforme a las riquezas de su gloria, el ser fortalecidos con poder en el hombre interior por su Espíritu; 3:17 para que habite Cristo por la fe en vuestros corazones, a fin de que, arraigados y cimentados en amor, 3:18 seáis plenamente capaces de comprender con todos los santos cuál sea la anchura, la longitud, la profundidad y la altura, 3:19 y de conocer el amor de Cristo, que excede a todo conocimiento, para que seáis llenos de toda la plenitud de Dios.

NTV Efesios 3: 16 Pido en oración que, de sus gloriosos e inagotables recursos, los fortalezca con poder en el ser interior por medio de su Espíritu.17 Entonces Cristo habitará en el corazón de ustedes a medida que confíen en él. Echarán raíces profundas en el amor de Dios, y ellas los mantendrán fuertes. 18 Espero que puedan comprender, como corresponde a todo el pueblo de Dios, cuán ancho, cuán largo, cuán alto y cuán profundo es su amor. 19 Es mi deseo que experimenten el amor de Cristo, aun cuando es demasiado grande para comprenderlo todo. Entonces serán completos con toda la plenitud de la vida y el poder que proviene de Dios.

Lo que nosotros oramos revela la intención de nuestro corazón, incluso si son preocupaciones por algo o por alguien, lo cierto es que nosotros oramos por lo que nos importa. No olvidemos ese hecho cuando leamos las oraciones de la Biblia, porque estas muestran el corazón de quien está orando y cuando llegamos a este pasaje en particular que se constituye como la segunda oración efectuada por el apóstol Pablo aquí en efesios podemos descubrir aquellas cosas que son sumamente importantes para él.

Esta es una oración intercesora de parte de Pablo para los cristianos de la iglesia de Éfeso, así que esto nos permite descubrir que era lo que le movía y lo que él quería para ellos, lo que más deseaba que pasase en sus vidas. Muchas veces al orar dejamos ver lo que representa para nosotros una necesidad, pero más allá de la consideración particular que podemos tener, Pablo siendo inspirado por el Espíritu Santo nos descubre lo que él piensa que debe ser importante para nosotros y no solo lo que él piensa sino lo que las escrituras dicen, ósea lo que Dios desea para nuestras vidas.

Así que notemos a quien le ora; al Padre de nuestro Señor Jesucristo; ahora porque ora: 1. para que os dé, conforme a las riquezas de su gloria, el ser fortalecidos con poder en el hombre interior por su Espíritu, 2. para que habite Cristo por la fe en vuestros corazones, a fin de que, arraigados y cimentados en amor, seáis plenamente capaces de comprender con todos los santos cuál sea la anchura, la longitud, la profundidad y la altura, y de conocer el amor de Cristo, que excede a todo conocimiento, 3. para que seáis llenos de toda la plenitud de Dios.

Hoy deseo centrarme en su segunda petición; "Para que habite Cristo por la fe en vuestros corazones, a fin de que, arraigados y cimentados en amor, (Por eso el título de este mensaje; Raíces Profundas) seáis plenamente capaces de comprender con todos los santos cuál sea la anchura, la longitud, la profundidad y la altura, y de conocer el amor de Cristo, que excede a todo conocimiento".

1. Pablo desea que tengamos un mismo deseo a través de la fe en Cristo Jesús.

Efesios 3:17 para que habite Cristo por la fe en vuestros corazones,

Efesios 3:17 Entonces Cristo habitará en el corazón de ustedes a medida que confíen en él. Echarán raíces profundas en el amor de Dios, y ellas los mantendrán fuertes.

¿Acaso no está viviendo ya Cristo en mi corazón?, ¿Porque está orando Pablo para que Cristo habite por la fe en vuestros corazones?, la razón es que él quiere que nuestros corazones y con esto refiriéndose específicamente a nuestros deseos sean completamente transformados por la confianza o fe en Cristo. El apóstol entiende que la vida cristiana se vive en el nivel de los deseos y que la llenura plena de Cristo nos permite que esos deseos sean reordenados, que todo empiece a girar en torno a nuestro Señor y la absoluta confianza en Él y lo que representa su perfecta voluntad, siendo así esto nos llevara finalmente a estar arraigados y cimentados en amor.

Esta palabra: "habite" significa en el griego que Dios se siente en casa en nuestros corazones. Esta es una referencia a la necesidad de cada creyente de profundizar su relación con Dios a través del ejercicio de su fe, para que los deseos de nuestro Padre se vuelvan los nuestros.

Lucas 22:41 Y él se apartó de ellos a distancia como de un tiro de piedra; y puesto de rodillas oró, 22:42 diciendo: Padre, si quieres, pasa de mí esta copa; pero no se haga mi voluntad, sino la tuya. Aquí Jesús oro para que la plenitud de la voluntad de su Padre sea la que gobierne su corazón, así lo esperara el momento más difícil de toda su eternidad. Es exactamente lo que Pablo espera que pase en el corazón de los creyentes a través de la fe y esto fue probado a través de su propia vida.

Efesios 3: 17 Entonces Cristo habitará en el corazón de ustedes a medida que confíen en él. A medida que confiamos en Él su perfecta voluntad hallara la complacencia de habitar en nuestros corazones, nuestros deseos empezaran a desaparecer para encontrarnos con algo más grande, ya que Dios puede lograr mucho más de lo que pudiéramos pedir o incluso imaginar mediante su gran poder, que actúa en nosotros. V 20

2. Pablo desea que echemos raíces profundas en el amor de Dios.

Efesios 3:17 para que habite Cristo por la fe en vuestros corazones, a fin de que, arraigados y cimentados en amor,

Efesios 3: 17 Entonces Cristo habitará en el corazón de ustedes a medida que confíen en él. Echarán raíces profundas en el amor de Dios, y ellas los mantendrán fuertes.

Arraigados: Proviene del griego "jrizóo", significa; echar raíz, hacerse estable.

Cimentados: Proviene del griego "dsemelióo" significa; Colocar una base para.

Pablo utilizó algunas figuras para ilustrar la idea de la profundidad necesaria en la vida cristiana. Estas ilustran primero un árbol que se sostiene por tener sus raíces echas bien profundas en la tierra dónde busca su alimentación, y la segunda es la idea del fundamento de un edificio. Si el edificio no tiene un buen fundamento, cuando se mueve el suelo se raja y será derribado con facilidad (Mateo 7:27.) En otras palabras el creyente tiene que tener una relación profunda con Dios basada en Su amor para poder estar firmes contra cualquier circunstancia provenga de donde provenga.

Mateo 13:3 Jesús les habló muchas cosas por parábolas, diciendo: He aquí, el sembrador salió a sembrar. 13:4 Y mientras sembraba, parte de la semilla cayó junto al camino; y vinieron las aves y la comieron. 13:5 Parte cayó en pedregales, donde no había mucha tierra; y brotó pronto, porque no tenía profundidad de tierra; 13:6 pero salido el sol, se quemó; y porque no tenía raíz, se secó. 13:7 Y parte cayó entre espinos; y los espinos crecieron, y la ahogaron. 13:8 Pero parte cayó en buena tierra, y dio fruto, cuál a ciento, cuál a sesenta, y cuál a treinta por uno. 13:9 El que tiene oídos para oír, oiga. Lo que el Señor Jesús nos quiso decir es que: la semilla que no cae sobre la buena tierra no va a poder echar raíz y tener un fundamento para llegar a la madurez. La vida que de cada creyente precisa esa madurez que se base en la fe y se ejerce en el terreno del amor de Dios.

Jeremías 17:8 Porque será como el árbol plantado junto a las aguas, que junto a la corriente echará sus raíces, y no verá cuando viene el calor, sino que su hoja estará verde; y en el año de sequía no se fatigará, ni dejará de dar fruto.

Salmos 92:12 El justo florecerá como la palmera; Crecerá como cedro en el Líbano. 92:13 Plantados en la casa de Jehová, En los atrios de nuestro Dios florecerán. 92:14 Aun en la vejez fructificarán; Estarán vigorosos y verdes, 92:15 Para anunciar que Jehová mi fortaleza es recto, Y que en él no hay injusticia.

3. Pablo desea que experimenten el amor de Cristo, aun cuando es demasiado grande para comprenderlo todo.

Efesios 3:18 seáis plenamente capaces de comprender con todos los santos cuál sea la anchura, la longitud, la profundidad y la altura, 3:19 y de conocer el amor de Cristo, que excede a todo conocimiento.

Efesios 3:18 Espero que puedan comprender, como corresponde a todo el pueblo de Dios, cuán ancho, cuán largo, cuán alto y cuán profundo es su amor. 19 Es mi deseo que experimenten el amor de Cristo, aun cuando es demasiado grande para comprenderlo todo. Entonces serán completos con toda la plenitud de la vida y el poder que proviene de Dios.

Aquí la palabra griega para "comprender" indica "apoderarse con avidez o echar mano de." El apóstol Pablo da los medios para que aprovechemos esta verdad y la convirtamos en el fundamento de nuestra vida cristiana. Pablo nos exhorta a que saquemos nuestras manos espirituales y digamos: "¡Voy a echar mano de esto!"

Pablo espera a través de su oración que el Espíritu Santo que alumbra los ojos de nuestro entendimiento nos conduzca más allá de la de la lógica y la razón para que por la fe podamos tener la revelación del amor ilimitado de Dios, y que "construyamos en virtud de un cimiento profundo y estable de conocimiento y comprensión de su amor hacia nosotros." En otras palabras, ¡El conocimiento del amor de Dios hacia nosotros es la verdad fundamental sobre la cual todas las otras verdades deben ser construidas!

Por ejemplo, el temor de Dios está basado en esta verdad. El santo temor de Dios no es sentir terror de que él esté listo para abatirle si lo descubre cometiendo alguna falta. Más bien, es el temor de su santidad contra la rebelión y de lo que él hace a los que aman más las tinieblas que a la luz.

Los cristianos que viven en culpa, miedo y condenación no están "arraigados y cimentados" en el amor de Dios. Nuestro Padre celestial envió a su Hijo a morir por nuestros pecados y debilidades. Y sin conocer plenamente y comprender completamente este tipo de amor, nosotros ¡nunca tendrá un cimiento estable o permanente!

Conclusión

La manera como Dios nos madura es a través de conocer y arraigarnos en un amor que sobre pasa todo conocimiento y que solo está en Cristo, para que finalmente terminemos siendo una imagen clara de nuestro Padre celestial, esto es lo que Dios mismo quiere para nosotros.
 
Pastor: David Bayuelo E.
Febrero 10 de 2017

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.