Mi fuego vivo: Mi legado

Mi Fuego vivo - Mi legadoEscuchar audio de esta predica 1 Juan 1: 1 Les anunciamos al que existe desde el principio, a quien hemos visto y oído. Lo vimos con nuestros propios ojos y lo tocamos con nuestras propias manos. Él es la Palabra de vida.

Cuando leemos las epístolas de Juan nos encontramos que estas de principio a fin guardan un gran contenido doctrinal, hallando de esta manera un lenguaje sumamente radical que no admite nada que pueda vulnerar la originalidad del mensaje que ha sido llamado a proclamar. El apóstol nos plantea que en la vida que ahora poseemos no hay zonas grises o intermedias, reafirmando de esta manera la pureza de nuestras creencias.

Hay dos propósitos que Juan procura cumplir, el primero; contrarrestar las enseñanzas heréticas, en otras palabras; el error no puede ser tolerado o admitido de ninguna manera, su aceptación nos conducirá a consecuencias fatales ya que con seguridad veremos en nuestras vidas un fuego que agoniza. Y el segundo; presentarnos ciertas características que deben estar en la vida de un verdadero creyente y que nos definen dentro de una genuina experiencia con el Mensaje correcto, dándonos de esta manera la seguridad de que poseemos la vida eterna. (1 Juan 5: 13)

El contexto histórico en que fueron escritas estas epístolas, es el de una iglesia que enfrenta ciertas dudas, ya que hay personas que han abandonado la comunión con Dios y ellos se preguntan: ¿cómo puede ser esto? A lo que Juan responderá que el asunto está en que realmente nunca hicieron parte del cuerpo de Cristo, porque el que ha sido impactado en su corazón por este mensaje nunca dejara ser. De ninguna manera se trata de que ellos hayan perdido su salvación, sino que la verdad es que nunca la tuvieron.

Los gnósticos eran la corriente que amenazaba la salud espiritual de la iglesia en esa época con doctrinas tan peligrosas que colocaban en duda la Deidad de Cristo y la pureza y suficiencia de su Palabra. Se atrevían a hacer afirmaciones tales como que se podía pecar con el cuerpo sin afectar de ninguna manera el espíritu, ellos desligaban la experiencia con el mensaje de Vida de un caminar de profunda pureza. Es por esto que en estas cartas hallamos afirmaciones hechas por el apóstol Juan como: "Que mentimos si afirmamos que tenemos comunión con Dios pero seguimos viviendo en oscuridad espiritual; no estamos practicando la verdad"

1. Solo el mensaje genuino tiene el poder de dar vida y sostener el fuego.

1 Juan 1: 1 Les anunciamos al que existe desde el principio, a quien hemos visto y oído. Lo vimos con nuestros propios ojos y lo tocamos con nuestras propias manos. Él es la Palabra de vida.

La Palabra vida con que cierra Juan este verso, es equivalente al griego "zoe", que lo que significa es la esencia de la vida, lo que sostiene y da vida. Es una Vida que tiene el poder de sostenerse en sí misma. Nosotros no poseemos esa capacidad.

Ahora, Juan afirma la Deidad de Jesús a través de su Pre- Existencia (El que existe desde el principio) y su humanidad a través de la descripción de los sentidos (Oído, vista, tacto). El saca sus credenciales para afirmar el ser un testigo ocular de su vida y enseñanza, y así llevarnos a la conclusión que la Palabra de Dios es Él mismo (Juan 6: 35) y que en Él y en Ella no hay mudanza ni sobra de variación. (Santiago 1: 17)Por esta razón el apóstol conduce a sus lectores al reconocimiento que la Palabra debe guardarse fidedigna, porque cualquier cosa que se admita diferente a lo que se nos ha anunciado nos procurara consecuencias fatales, ya que solo este Mensaje tiene el poder de dar vida y mantener el fuego ardiendo en el corazón del creyente.

Juan 14:6 Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí. Con estas palabras el Señor Jesús cierra cualquier especulación. "No hay otra manera de poder alcanzar y mantener una verdadera vida espiritual. Solo hay una forma y esta es a través de Mí que soy mi misma Palabra.

Gálatas 1:6 Estoy maravillado de que tan pronto os hayáis alejado del que os llamó por la gracia de Cristo, para seguir un evangelio diferente. 1:7 No que haya otro, sino que hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo. 1:8 Más si aún nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema. Como podemos ver una y otra vez se hace recurrente la advertencia a guardar la pureza absoluta de la Palabra de Dios, desde los profetas en el antiguo testamento, pasando por el Señor Jesús y terminando con los encargados de anunciar el evangelio de salvación. Lo que a veces nos puede parecer insignificante e incluso llegamos a catalogar como formas de ver las cosas en realidad guardan un peligro que debemos contrarrestar con nuestra permanencia en la verdad.

2. Debemos mostrar una intolerancia absoluta con todo aquello que procure sofocar el fuego.

1 Juan 1: 5 Este es el mensaje que oímos de Jesús y que ahora les declaramos a ustedes: Dios es luz y en él no hay nada de oscuridad. 6 Por lo tanto, mentimos si afirmamos que tenemos comunión con Dios pero seguimos viviendo en oscuridad espiritual; no estamos practicando la verdad.

La luz está formada por partículas elementales desprovistas de masa denominadas fotones, es por esta que en hecha no puede haber corruptibilidad y es imposible que se pueda combinar con algo más.

No hay manera en que la luz y las tinieblas guarden alguna tipo de comunión, la una y la otra son absolutamente excluyentes, así que Juan le anuncia a la iglesia de Efesios y a las generaciones de creyentes que están por venir que es imposible unir la verdad con el error. La Verdad que es el mismo Cristo es incorruptible así como la luz lo es. Siendo así nada que se convine con la Palabra de Dios se le puede llamar verdad.

Es por esto que vemos a Cristo en las escrituras al lado de los recaudadores de impuestos y su materialismo y avaricia no lo contamino, con las prostitutas y su sensualidad no lo corrompió, con los fariseos y su espíritu justiciero no lo tentó, coloco sus manos sobre el leproso y no se contamino.

2 Corintios 11:1 ¡Ojalá me toleraseis un poco de locura! Sí, toleradme.11:2 Porque os celo con celo de Dios; pues os he desposado con un solo esposo, para presentaros como una virgen pura a Cristo. 11:3 Pero temo que como la serpiente con su astucia engañó a Eva, vuestros sentidos sean de alguna manera extraviados de la sincera fidelidad a Cristo. 11:4 Porque si viene alguno predicando a otro Jesús que el que os hemos predicado, o si recibís otro espíritu que el que habéis recibido, u otro evangelio que el que habéis aceptado, bien lo toleráis. Cuando leemos el texto lo primero que encontramos es la petición de Pablo que le tuvieran paciencia, ya que él entrara a excusarse para poder establecer la defensa de su apostolado, si no lo hace así, esto pondrá en peligro cada una de las verdades que les ha impartido, sin embargo él sabe que si hay algo que le queda mal aun maestro es la autodefensa, por eso les pide que le toleréis un poco de locura o insensatez. Lo que hallamos en estos versos es al apóstol preocupado y lleno de celo por la astucia de satanás y la capacidad con que vivían los corintios de ser engañados. Lo segundo que nos dejan es la posibilidad de que los creyentes de corintios pudieran ser desviados de la personas de Jesús, de hecho ya habían evidencias de que esto había empezado a ocurrir dejando de ser una posibilidad para convertirse en una realidad y por último la aceptación de un evangelio falso de su parte.

Hoy vivimos lo que el mundo ha llamado pos modernismo, una corriente filosófica que todo lo pone frente al escepticismo (Esto imposibilita a la fe) y lo que procura es acercarse a la verdad a través de una combinación de filosofías y religiones para terminar obteniendo un producto con el que toda la humanidad pueda identificarse.

2 Tesalonicenses 3:6 Pero os ordenamos, hermanos, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que os apartéis de todo hermano que ande desordenadamente, y no según la enseñanza que recibisteis de nosotros. El mensaje es cero tolerancias con lo que puede sofocar el fuego puesto en nuestras vidas.

Un verdadero creyente debe experimentar un fuego continuo que le da la sensación de no necesitar más nada que la Palabra de Dios. 1 de Juan 1:3 lo que hemos visto y oído, eso os anunciamos, para que también vosotros tengáis comunión con nosotros; y nuestra comunión verdaderamente es con el Padre, y con su Hijo Jesucristo. 1:4 Estas cosas os escribimos, para que vuestro gozo sea cumplido.

Éxodo 19:18 Todo el monte Sinaí humeaba, porque Jehová había descendido sobre él en fuego; y el humo subía como el humo de un horno, y todo el monte se estremecía en gran manera. Si el monte Sinaí humeaba y se estremeció siendo algo inanimado, como no será suficiente la Verdad habitando en nuestros corazones para hacernos arder y estremecer con la plenitud de su gozo. No hay más nada que buscar su Palabra es suficiente.

Conclusión

El espíritu de la herejía que sofoca el fuego está presente hoy en día cuando la gente trata de combinar la verdad cristiana con otros sistemas de pensamiento.

El espíritu de la herejía que sofoca el fuego está presente actualmente entre nosotros cuando las personas enfatizan "la recta doctrina" (Legalismo) aislándola de la relación personal y un estilo de vida de fe.

El espíritu de la herejía que sofoca el fuego está presente hoy cuando los individuos convierten el Cristianismo en la filosofía de una élite intelectual.

El espíritu de la herejía que sofoca el fuego está presente cuando nuestra tradición prevalece por encima de la Palabra de Dios.

El espíritu de esta herejía está entre nosotros cuando la gente busca el ascetismo (si el cuerpo lo quiere es malo) o el antinomianismo (si el cuerpo quiere dáselo).

Colosenses 2:20 Pues si habéis muerto con Cristo en cuanto a los rudimentos del mundo, ¿por qué, como si vivieseis en el mundo, os sometéis a preceptos 2:21 tales como: No manejes, ni gustes, ni aun toques 2:22 (en conformidad a mandamientos y doctrinas de hombres), cosas que todas se destruyen con el uso? 2:23 Tales cosas tienen a la verdad cierta reputación de sabiduría en culto voluntario, en humildad y en duro trato del cuerpo; pero no tienen valor alguno contra los apetitos de la carne.
 
Pastor: David Bayuelo E.
Febrero 19 de 2017

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.