Finanzas Infalibles

Finanzas infalibles - Romanos 12:2Escuchar audio de esta predica Romanos 12:2 No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.

NTV. Romanos 12: 2 No imiten las conductas ni las costumbres de este mundo, más bien dejen que Dios los transforme en personas nuevas al cambiarles la manera de pensar. Entonces aprenderán a conocer la voluntad de Dios para ustedes, la cual es buena, agradable y perfecta.

Cada uno de nosotros opera dentro de un sistema en el que hemos aprendido a sobrevivir, pero que no nos permite contemplar el reposo y la vida abundante de la cual nos habla la escritura. Debe quedarnos claro que la única oportunidad que tenemos de descubrir la extraordinaria y sobre abundante voluntad manifiesta de Dios es dándole una oportunidad a su Palabra.


Dios nunca ha tenido planes "B" y es por esto que debemos comprender que no existen sino un solo sistema en el que se puede operar y que nos conducirá a ver cumplida cada cosa establecida en su perfecta voluntad. Así lo vemos expuesto a través del apóstol Pablo en el libro de Romanos, él nos invita a remover de nuestra mente todo pensamiento asociado con este mundo y que claramente va en contra posición al sistema de Dios, dejándonos claro que la única manera de poder comprobar su buena, agradable y perfecta voluntad es estando asociados mentalmente con su manera de operar.

Cuando nos remitimos al Edén en los primeros dos capítulos del libro de Génesis descubrimos la abundancia y suficiencia en todo lo creado por Dios, un sistema perfecto que no daba lugar a la escasez y al mantenerse en comunión con su Creador, estaba dotado de una Fuente de naturaleza inagotable que lo hacía sustentable eternamente. La caída del hombre sería la incursión en todo aquello que quitaba su fe en esta Fuente de poder, para darle paso a una dependencia de sí mismo, aun supuesto sistema que lo haría igual a Aquel que hasta ahora había sido su sustento abundante e inagotable, enfrentando de esta manera la decadencia de todo lo creado en su insuficiencia y probando la absoluta pobreza por primera vez.

Cuando leemos la demandas de Dios nos puede dar la impresión de cierto egocentrismos de su parte, (Génesis 3:5 sino que sabe Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal.) eso es lo que nos anuncia la carne el mudo e incluso nuestro enemigo desde el Edén, pero lo cierto es que detrás de cada una de sus mandatos lo que se halla registrado es su incondicional amor que no nos quiere ver frente a la realidad que tuvo que asumir Adán.

Descripción del sistema de Dios

Deuteronomio 6:10 Cuando Jehová tu Dios te haya introducido en la tierra que juró a tus padres Abraham, Isaac y Jacob que te daría, en ciudades grandes y buenas que tú no edificaste, 6:11 y casas llenas de todo bien, que tú no llenaste, y cisternas cavadas que tú no cavaste, viñas y olivares que no plantaste, y luego que comas y te sacies, 6:12 cuídate de no olvidarte de Jehová, que te sacó de la tierra de Egipto, de casa de servidumbre.

Aquí se halla el primer gran error, no perdamos de vista que Dios nos los deja claro a través de Moisés, nada, absolutamente nada en nuestras vidas ha provenido de nosotros mismos, todo ha sido provisto por Él. Adán y Eva quisieron hacerse dueños de algo que encontró creado, el pueblo de Israel de una tierra que sus fuerzas resultaban absolutamente insuficientes para poder poseerla (Ellos mismos lo reconocieron cuando fueron a espiarla) y nosotros queremos hacernos dueños de una vida abundante que quien pago por ella fue el Señor Jesucristo.

1. Nosotros solo somos mayordomos, no dueños de absolutamente nada.

Al hombre desde el principio no le ha gustado cumplir con este rol y no nos damos cuenta que es mucho mejor, porque nosotros no tenemos el poder, ni la inmutabilidad e infalibilidad para sostener nada, nuestra capacidad se agota, mientras que Dios nos hace disfrutar de todo y nos da la garantía que Él es la vida en sí mismo por tanta Él no depende de nada, mientas nosotros sí y que mejor que hacerlo de la única fuente inagotable y no solo inagotable sino sobre abundante.

Juan 6:35 Jesús les dijo: Yo soy el pan de vida; el que a mí viene, nunca tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed jamás.

Esto nos conduce a la necesidad de:

2. Definir nuestras prioridades de forma clara

Porque el poseer una vida en abundancia no debe convertirse en un fin sino, en el RESULTADO de una vida de dependencia en Dios. Esto llega solo no hay que perseguirlo.

Deuteronomio 28:1 Acontecerá que si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios, para guardar y poner por obra todos sus mandamientos que yo te prescribo hoy, también Jehová tu Dios te exaltará sobre todas las naciones de la tierra. 28:2 Y vendrán sobre ti todas estas bendiciones, y te alcanzarán, si oyeres la voz de Jehová tu Dios. 28:3 Bendito serás tú en la ciudad, y bendito tú en el campo. 28:4 Bendito el fruto de tu vientre, el fruto de tu tierra, el fruto de tus bestias, la cría de tus vacas y los rebaños de tus ovejas. 28:5 Benditas serán tu canasta y tu artesa de amasar. 28:6 Bendito serás en tu entrar, y bendito en tu salir. 28:7 Jehová derrotará a tus enemigos que se levantaren contra ti; por un camino saldrán contra ti, y por siete caminos huirán de delante de ti. 28:8 Jehová te enviará su bendición sobre tus graneros, y sobre todo aquello en que pusieres tu mano; y te bendecirá en la tierra que Jehová tu Dios te da.

Adán y Eva se comportaron de manera equivocada frente al engaño de la serpiente, porque ellos ya lo tenían todo, ellos ya eran como Dios, pero trastocaron sus prioridades. Esto es lo que pasa cuando nuestras prioridades son invertidas ya que no veremos que lo estrictamente necesario para mantenernos en el sistema de Dios es buscar su Reino y su justicia porque las demás cosas solo son añadiduras.

Cuando anteponemos a Dios a las demás cosas estamos reconociendo que El y sólo Él es el dueño absoluto de todo cuanto existe.

Anteponer a Dios a las demás cosas, nos ayuda a ubicar nuestras vidas en una perspectiva correcta.

3. Practicar la generosidad con Dios y mi prójimo me prepara para recibir.

El dar y el recibir van juntos.

Solamente cuando damos, nos colocamos en posición de recibir, de esperar y de cosechar. Gálatas 6:7 No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará.

Al dar debemos prepararnos para recibir. Debemos estar expectantes a las diferentes formas como Dios hará que esto sucederá.

Existe una ley de reciprocidad, nosotros damos, y a nosotros nos dan. 2 Corintios 9:6 Pero esto digo: El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra generosamente, generosamente también segará.

En la naturaleza lo que no da se muere. Mateo 21:18 Por la mañana, volviendo a la ciudad, tuvo hambre. 21:19 Y viendo una higuera cerca del camino, vino a ella, y no halló nada en ella, sino hojas solamente; y le dijo: Nunca jamás nazca de ti fruto. Y luego se secó la higuera. 21:20 Viendo esto los discípulos, decían maravillados: ¿Cómo es que se secó en seguida la higuera?

Cuando miramos hacia atrás Dios estableció desde siempre un sistema infalible para la economía de su pueblo pero no tiene nada que ver con la lógica o la razón, sino enteramente con la fe en él.

Deuteronomio 26:10 Y ahora, he aquí he traído las primicias del fruto de la tierra que me diste, oh Jehová. Y lo dejarás delante de Jehová tú Dios, y adorarás delante de Jehová tu Dios. 26:11 Y te alegrarás en todo el bien que Jehová tu Dios te haya dado a ti y a tu casa, así tú como el levita y el extranjero que está en medio de ti. 26:12 Cuando acabes de diezmar todo el diezmo de tus frutos en el año tercero, el año del diezmo, darás también al levita, al extranjero, al huérfano y a la viuda; y comerán en tus aldeas, y se saciarán.

La única forma de romper con el circulo vicioso de escasez es creyéndole al Señor, ya que en nuestras formas resolveremos momentáneamente las cosas, pero una y otra vez nadaremos en un problema que se fundamenta en la falta de fe. (Hay quienes establecen sus finanzas bajo un sistema de disciplinas) (Un hombre que congela sus tarjetas de crédito)

El dinero no tendrá más valor que la arena de la playa, a menos que sea usado para satisfacer las necesidades de la vida, beneficiar a otros y apoyar la causa de Dios.

4. Administre bien aquello que ha recibido.

Despilfarramos muchos de los recursos que hemos recibido, por falta de sabiduría para administrar.

"Proverbios 13:23 En el barbecho de los pobres hay mucho pan; Mas se pierde por falta de juicio.".

Tenemos muchos recursos inmateriales, que bien aprovechados pueden traer prosperidad material. (Talentos, dones, capacidades)

Muchas de nuestras provisiones, son desaprovechadas por falta de planificación. No sabemos ni que queremos, esto es tener todos los ingredientes para triunfar pero mal utilizarlos porque no tenemos un sueño por cumplir. ("Hay quienes nos pasamos la vida diciendo si tuviera plata lo que yo haría"

Al planificar deberíamos empezar por un proyecto de vida suscrito a la voluntad de Dios.

5. ¿Cómo administrar sabiamente? Efectué un presupuesto que le dé un orden a sus necesidades.

Lucas 14:28 Porque ¿quién de vosotros, queriendo edificar una torre, no se sienta primero y calcula los gastos, a ver si tiene lo que necesita para acabarla? 14:29 No sea que después que haya puesto el cimiento, y no pueda acabarla, todos los que lo vean comiencen a hacer burla de él, 14:30 diciendo: Este hombre comenzó a edificar, y no pudo acabar. 14:31 ¿O qué rey, al marchar a la guerra contra otro rey, no se sienta primero y considera si puede hacer frente con diez mil al que viene contra él con veinte mil? 14:32 Y si no puede, cuando el otro está todavía lejos, le envía una embajada y le pide condiciones de paz.

El principal responsable de las crisis económicas no es el sueldo que se percibe, sino la manera como se administra.

La mayoría de personas carecen de un plan definido de gastos, simplemente se limitan a vivir de quincena en quincena y a pagarle al acreedor que grite más fuerte.

La mayoría de personas gastan todo lo que ganan. Un proverbio turco dice: "El que gana dos y gasta tres, ladrón es".

Nunca sabremos cuanto es suficiente a menos que ajustemos el presupuesto e identifiquemos las verdaderas necesidades.

Sin un presupuesto, el dinero se escurre de las manos como agua. Y al igual que el agua, muchos de los ingresos se van al desagüe.

La única manera de saber si estamos gastando la plata en lo que está acorde con el sistema de Dios es teniendo una lista de nuestros ingresos – gastos y capitalización (presupuesto).

Quiero aclarar que no es que vivamos ceñidos a un presupuesto dentro de lo natural, pero si es vivir con la certeza que estamos haciendo buen uso de lo que Dios nos ha dado a administrar, porque Él nunca nos dará con insuficiencia, así que nunca nos debería faltar.

Si descubro que en efecto lo he estado haciendo mal debo arrepentirme y coloco a disposición de Dios todo lo que tengo para que Él me guie en la manera correcta de administrarlo. Si lo que hoy recibo no me alcanza es porque he sido desordenado con las finanzas que Dios me ha dado, Dios siempre da suficiente e incluso para darle a los demás. Efesios 4:28 El que hurtaba, no hurte más, sino trabaje, haciendo con sus manos lo que es bueno, para que tenga qué compartir con el que padece necesidad.

6. Debemos evitar la servidumbre financiera.

a. El mundo en el que vivimos es sumamente materialista y consumista.

Las sociedades consumistas imponen criterios de compras a sus miembros.

Las sociedades consumistas establecen nuevos valores y nuevas necesidades.

Las sociedades consumistas manipulan a través de la publicidad.

b. Tenga en cuenta que pedir prestado es empeñar el futuro.

Quien pide prestado, vive el presente con los fondos que espera ganar en el futuro.

Satanás va usar la deuda para impedir que tú le sirvas a Dios, a tu familia y al prójimo.

La deuda te impide invertir en el reino de Dios, tu familia y ayudar al prójimo.

La deuda te impide invertir todo tu esfuerzo en servir a Dios, a tu familia y al prójimo.

c. Pedir prestado es caer en servidumbre. (El acreedor hará lo que quiera con su deudor, es como si se adueñara de su vida)

La sociedad consumista promueve el endeudamiento para mantener atada a las personas. (Has apreciado la manera como te llaman para ofrecerte dinero y luego la forma como te lo cobran)

El sistema del mundo te hace dependiente de el para luego abusarte, el sistema de Dios te hace dependiente de él para bendecirte.

7. ¿Cómo evitar la deuda y salir de la servidumbre financiera?

Decide hoy no endeudarte más. Haz un plan de austeridad. Limita tus gastos. (Necesidades, deseos, caprichos)

Dedícate a pagar, así sea paulatinamente, tus deudas actuales. No generes una expectativa de pagarlas de un solo tiro, esto produce que caigamos en la mentira que un hueco más grande relleno los pequeños. No uses más la tarjeta de crédito, restringe tus gastos comenzando por los innecesarios.

Haz una lista de todas tus deudas y preséntaselas al Señor.

Mantén la expectativa de lo sobrenatural, entre más rompa con el molde de lo lógico o racional, lograre avanzar con más facilidad. (No es sabio gastar tiempo en pensar como Dios lo hará)

Nivel de lo necesario, deseos y caprichos. Mientras avanzamos dejemos que nuestra vida se limite a lo necesario el resto que Dios lo sume como quiera.

Rompe con el circulo vicioso del consumismo, haga una lista consiente de lo necesario, deseado y caprichos. No deje que el mundo marque la pauta.

1. Recuerda que solo somos mayordomos.

2. Define tus prioridades.

3. Practique la generosidad.

4. Administre sabiamente sus recursos actuales.

5. Haz un presupuesto y ajústate a él.

6. Decídete a no contraer deudas a partir de hoy.

7. Haz de Dios el dueño de tu corazón y de tus finanzas.

Conclusión

Los diezmos y ofrendas son un sistema absolutamente complejo para la mente humana, imposible de calcular pero efectivo a la hora de funcionar. El no seguir al pie de la letra las indicaciones divinas es quitarle de las manos de Dios el timón de las finanzas en nuestra vida, con seguridad cuando lo hacemos a nuestra manera la agonía jamás terminara.

Hoy el mundo grita todo el tiempo contra este principio, de hecho se ha convertido en el caballito de batalla contra la fe cristiana y lo que hay que entender es que efectivamente Dios no necesita de nada, pero nosotros si necesitamos de él y cuando estableció su sistema financiero era la manera de mantenernos resguardados de cualquier padecimiento y escases producto de creer que en nosotros mismos o en algo más estaba la suficiencia para mantenernos con vida y además que fuera abundante.

Nuestra seguridad solo puede estar en Dios, las demás cosas incluyéndonos siembre serán variables, todas las demás son cambiantes, el Señor es el único en que podemos reposar seguros.

No tomemos el ejemplo de Adán quien quiso tomar el control de una vida que no le pertenecía y término cosechando cardos y espinos.

No podemos olvidarnos que este es el Reino que siempre funcionara a la inversa.
 
Pastor: David Bayuelo
Marzo 17 de 2017

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.