Fe Avivada

Fe Avivada - Habacuc 2:4Escuchar audio de esta predica Habacuc 2:4 ¡Mira a los orgullosos! Confían en sí mismos y sus vidas están torcidas. Pero el justo vivirá por su fidelidad a Dios.

Vivir conforme a la Palabra de Dios es un reto continuo en fe. No es algo que se hace sólo una vez. Es un proceso en el cual eliges creer y actuar sobre la Palabra de Dios una y otra vez, en cada situación.

Para muchos su fe es como estanque de agua tranquilo, contrario a lo que la palabra dice que todo aquel que de Él beba, de su interior correrán, -CORREN- ríos de agua viva, donde Cristo es la fuente del agua de vida.

En este caso indica vivificación, renovación, y satisfacción completa. El río de agua viva representa al Espíritu Santo precisamente como el autor de nuestra salvación, que lleva a cabo en nosotros todas las bendiciones espirituales en los lugares celestiales en Cristo; bendiciones que él obtuvo para nosotros por medio de su perfecta obediencia, y su Espíritu las toma de él para concederlas a su pueblo. A este Espíritu se le llama Espíritu de vida; Espíritu de adopción, por el cual clamamos Abba, Padre; Espíritu de verdad, que nos guía a toda verdad; Espíritu vivificante; de santidad y santificación; de sabiduría, conocimiento y revelación; en fin, el Espíritu de Cristo.

Leamos Habacuc 2:4: He aquí que aquel cuya alma no es recta, se enorgullece; mas el justo por su fe vivirá.

Hoy es un buen momento para fluir en una fe avivada, expectante, agresiva, dinámica que conoce quien es Él que habla.

Por eso tenemos que llevar nuestra fe al rojo vivo, y ejercitarla en toda oportunidad hasta que se convierta en una llama ardiente. El apóstol Pablo le aconseja a Timoteo, "Aviva el fuego del don de Dios que está en ti" (2 Tim 1:6). Sólo una postura de fe intensa y apasionada puede establecer las condiciones necesarias para que ver el poder de Dios actuar.

1. NUESTRA FE SE AVIVA CUANDO COMPRENDEMOS Y ASIMILAMOS QUE ES FE.

Hebreos .11:1: Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.

El capítulo 11 de la carta a los Hebreos es conocido como los héroes de la fe, porque dice la palabra que por ella alcanzaron buen testimonio (2), no a causa de sus logros, santidad personal-es curioso que no se hace mención de sus pecados o limitaciones y la razón es obvia la sangre de Jesucristo había borrado sus pecados- o pasiva aceptación de las promesas divinas, sino por una activa certidumbre que se expresó en obediencia, perseverancia en fe.

He.11:1: La fe es la confianza de que en verdad sucederá lo que esperamos; es lo que nos da la certeza de las cosas que no podemos ver.

Hay dos elementos en la fe: (1) la seguridad, expresada aquí en las palabras "certeza" –sig. Literalmente pararse debajo en el sentido técnico de una escritura de propiedad y "convicción", y (2) lo invisible, expresada aquí en las palabras "lo que se espera" o "lo que no se ve". Dónde: el primer lugar: La fe bíblica es confianza en Dios. En segundo lugar, es llegar a estar convencido de que lo que Dios dice (no lo que nosotros deseamos, o pensamos, o imaginamos, o confesamos) es verdad. En tercer lugar, aquello que Él (Dios) ha prometido, se cumplirá. Para actuar, y tomar el destino eterno de nuestra alma.

Sabemos que Dios siempre actuará de acuerdo a su persona--su santidad, su justicia, su misericordia. Por ejemplo, podemos tomar alguna decisión de obediencia a la Palabra de Dios.

A veces lo que llamamos "fe" es en realidad optimismo, y no tiene ese elemento de certeza. Por ejemplo decimos, "Tengo fe que nos va a ir bien en esta empresa." La fe real tiene su base en Dios y en la Palabra de Dios. Por eso es algo totalmente seguro.

Elaboramos todo un plan de vida proyectándonos hacia el futuro sin ajustarlo a la voluntad de Dios. Recuerdo de una chica que iba a la reunión de jóvenes y para ella su vida estaba tan planificada que para ese entonces decía que su sueldo en una empresa no era inferior a 8 millones de pesos, el punto aquí no es el monto, más bien si era fe u optimismo.

Un ejemplo que hallamos en la Biblia es el caso de Sara en el Cap.15 de Gn. Dios le da la promesa v.4 Abram de un hijo cuando este le preguntaba ¿quién le va heredar? 2-6.

En el cap.16 hay un hecho sobresaliente de parte de Sara quien a los 75 años su fe se agotó esperando la promesa que 10 años atrás Dios le dio a Abram y este la creyó. Así que ella en sus fuerzas toma la promesa y la ajusta a su necesidad entregándole a su esposo su esclava Agar.

Otras veces pensamos que lo importante en la fe es la cantidad o la firmeza de nuestra fe. Pensamos, "Si tan solo tuviera más fe. . . ". En realidad lo importante de la fe es el objeto de ella. ¿En quién creo? ¿Qué tan digno de confianza es la persona en quien creo? ¿Puedo estar segura que cumplirá? La fe conecta todo el poder y la suficiencia de Dios con nosotros. En otras palabras, Dios está allí con todo su poder. Yo estoy aquí con toda mi necesidad. ¿Cómo puedo echar mano a los recursos de Dios?

Lo que conecta con Dios es la FE

Una definición de Fe es: es confianza en la fiabilidad de Dios, convicción de que lo que Dios dice es verdad, absoluta seguridad en que aquello que Dios ha prometido se cumplirá".

La idea básica es situarse debajo del derecho a la propiedad para apoyar su validez.

En esta descripción que hace el autor de Hebreos está conecta con los versículos 2 (alcanzaron buen testimonio los antiguos) y 3 (Por la fe entendemos que todo el universo fue formado por orden de Dios, de modo que lo que ahora vemos no vino de cosas visibles) tiene que ver con nosotros, actualmente, que ejercemos fe al aceptar que la creación del universo fue por la Palabra de Dios, este versículo 3 tiene una importancia especial, porque es un argumento para comprobar que lo invisible es más sólido que lo visible.

2. NUESTRA FE SE AVIVA PORQUE VIVIMOS POR FE.

He.11:8 Por la fe Abraham, siendo llamado, obedeció para salir al lugar que había de recibir como herencia; y salió sin saber a dónde iba.

Gn.15:6: Y creyó a Jehová, y le fue contado por justicia.

Stgo.2:23; Y se cumplió la Escritura que dice: Abraham creyó a Dios, y le fue contado por justicia, y fue llamado amigo de Dios.

Es así como se cumplió lo que dice la Escritura: «Abraham creyó a Dios, quien tomó en cuenta la fe de Abraham como si hubiera realizado algo muy bueno y lo aprobó». Por esa razón, Abraham fue llamado «amigo de Dios». Palabra de Dios para Todos-PDT

Abraham es uno de los personajes del Antiguo Testamento que más impacta vida espiritual de un creyente. Por medio de su ejemplo vemos la necesidad de vivir por fe.

La separación es a menudo parte de nuestro desarrollo espiritual. Antes de que podamos encargarnos de algo nuevo, el Señor puede pedirnos que dejemos algo que tenemos. En Génesis 12.1-3, Dios le dice a Abraham que emprenda un viaje que implicaba dejar su país, su pueblo y el hogar de su padre. La obediencia significaba decir adiós a las personas y a las cosas importantes para él; atrás quedaba la vida que había conocido en su tierra. Pero este varón no dudó; su gran fe le permitió decir que sí.

Avanzar en medio de la incertidumbre puede ser otro aspecto de la obediencia al Señor. A Abraham se le dijo que viajara sin saber su destino. Trate de imaginar lo que sería decirles a sus amigos que usted se está marchando a un lugar lejano, pero que no tiene idea de a dónde se dirige. Esta falta de detalles no detuvo a Abraham. Su confianza inquebrantable en su Padre celestial le permitió responder de todo corazón al llamamiento divino. A pesar de la falta de detalles específicos, Abraham estuvo preparado espiritualmente para decirle sí a Dios cuando Él le llamó.

Obedecer a Dios requiere vivir por fe, lo cual significa: confiar en la guía del Espíritu Santo (Jn.16.13: Cuando venga el Espíritu de verdad, él los guiará a toda la verdad. Él no hablará por su propia cuenta, sino que les dirá lo que ha oído y les contará lo que sucederá en el futuro.) cuando no vemos cómo encajan todas las piezas; creer que Dios obra siempre para nuestro bien (Ro 8.28: Y sabemos que Dios hace que todas las cosas cooperen[j] para el bien de quienes lo aman y son llamados según el propósito que él tiene para ellos. ) y para su gloria; y desear agradar a nuestro Padre celestial.

QUE ES VIVIR POR FE?

Porque en el Evangelio la justicia de Dios se revela por FE y para FE, como está escrito: Mas el justo por la FE vivirá." Romanos 1:17.

En el Hebreo original las palabras "el justo por su fe vivirá"

Son solo 3 palabras. "El hombre justificado" es una palabra.

"Por su fe " es otra palabra.

Y "vivirá." Es la tercera palabra.

"El hombre justificado por su fe vivirá."

La frase es citada 3 veces en el Nuevo Testamento para subrayar y enfatizar su verdad y su importancia.

Ellas son encontradas en Romanos lo que nos trae entendimiento concerniente a la primera de estas palabras - "el hombre justificado." concerniente a la justificación: es ser declarados justos como justos delante de Dios.

Ellas son encontradas en Hebreos lo que nos trae entendimiento concerniendo exactamente a lo que verdaderamente es la fe que cree la cual es contada por justicia.

Ellas son encontradas en Gálatas donde es enfatizada la tercera palabra y nos trae entendimiento concerniente a vivir la vida que ahora tenemos como creyentes.

La persona justificada es aquella quien ha venido a Jesús por la justicia perfecta de Dios que El da gratuitamente por gracia.

Ro.4:3: Porque ¿qué dice la Escritura la Escritura? Creyó Abraham a Dios y le fue contando por justicia. Esto quiere decir que Dios juzgo los asuntos de su vida, sacó conclusiones de manera lógica y coloco cada acción de posición de débito o crédito. Debito cuando salió de su tierra. Crédito cuando creyó a la promesa de Dios por un hijo.

Esta es la vida cristiana – no lo que podamos hacer por Dios, sino recibir lo que Dios ya ha hecho por nosotros.

La más grande transacción está registrada en 2 Corintios 5:21 "Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él."

¿Y cómo recibimos el regalo? Por fe. En el libro de Hebreos, mientras el Espíritu Santo está mostrando el camino del Cristiano a través de este mundo hasta la gloria del cielo, el muestra claramente que es todo por fe.

Por fe Abel murió; por fe Enoc vivió, por fe Noé permaneció, por Fe Abraham salió, por Fe Sara recibió el hijo, por Fe Abraham lo ofreció, Por Fe José se queda en Egipto y llego a la cima de la riqueza, Por Fe Moisés sale de Egipto rehúsa de las riquezas.

3. NUESTRA FE SE AVIVA CUANDO NUESTRA VIDA DA PASOS DE FE (VIDA DE FE).

He.11:2: Por la fe entendemos que todo el universo fue formado por orden de Dios, de modo que lo que ahora vemos no vino de cosas visibles. NTV

Una vida de fe refleja la vida En Cristo en su andar cotidiano. Día tras día, paso a paso, La fe es un don de Dios y es la esencia de nuestra salvación.

La fe no es una actitud mental hacia los problemas, ni tampoco la afiliación personal a una iglesia. La fe no es solo una "salida" o "posible solución" a nuestros problemas. La fe es Convicción. Por eso es que somos llamados a vivir bajo la convicción de que Jesús es el Señor.

Para nosotros lo que vemos es más seguro que lo que no vemos.

Nuestra actitud es "Más vale pájaro en mano que cien volando." ¿Cuáles son las cosas que vemos? Dinero en efectivo o en el banco; exámenes de laboratorio que muestran que tenemos buena salud; hijos que se portan bien; nuestra casa, nuestra comida, nuestra ropa, nuestro automóvil.

¿Cuáles son las cosas que no vemos? El cielo, la vida eterna, los galardones futuros, la promesa de Dios de suplir nuestra necesidad económica, la promesa de Dios de darnos gozo en medio de la aflicción.

¿Cuál es más sólido? Generalmente preferimos tener lo visible, lo actual. Pero la vida de fe es poner nuestra mira en lo invisible, lo futuro, lo prometido por Dios, y estar convencidos de su solidez, y vivir con esa seguridad.

Según Hebreos 11:3 ¿cuál es el origen de lo que es visible? Lo invisible, o sea la Palabra de Dios, dio sustancia a lo visible. Lo invisible, por lo tanto, es más sólido que lo visible, porque todo lo visible tiene su origen en lo invisible. Primero fue lo invisible--Dios y su Palabra, y después él hizo lo visible que a nosotros nos parece tanto más sólido y seguro que lo invisible. 2 Corintios 4:18. No mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas. Al aprender a vivir por fe, aprendemos a poder ver lo invisible y saber qué es más importante, más valioso, más duradero y más real que todo aquello visible que nos parece tan importante, y que nos ocupa tanto.

Una vida de fe Se caracteriza por la seguridad y confianza en Dios, y por ver lo invisible, lo que Dios ha prometido, pero que todavía no tenemos. En experiencias difíciles, Dios quiere que nuestra fe sea firme (Lucas 8:25 Y les dijo: ¿Dónde está vuestra fe? Y atemorizados, se maravillaban, y se decían unos a otros: ¿Quién es éste, que aun a los vientos y a las aguas manda, y le obedecen?-; 22:32).

La fe crece a través de las experiencias del caminar cristiano.

2 Tes. 1:3: Debemos siempre dar gracias a Dios por vosotros, hermanos, como es digno, por cuanto vuestra fe va creciendo, y el amor de todos y cada uno de vosotros abunda para con los demás.

El libro de Habacuc es un relato de un hombre que transita de las dudas a la fe en los primeros versículos del cap.1 el profeta se encuentra abrumado por las circunstancias que le rodean, junto con el pueblo padece y sufre violencia ante lo cual cree que Dios se ha ido de la escena y los ha abandonado. Pero al final en el cap.3 la situación cambia, el profeta ya no está bajo el control o ansioso por las circunstancia alza sus ojos arriba donde ha encontrado la fuente de su socorro, sustento, ha pasado de la queja a la confianza, del valle a la cima, del hombre a Dios, de la duda a la fe. Aprendió que es posible elevarse por encima de las circunstancia y aun en ella regocijarse; descubrió que su Dios es suficiente ante sus problemas.

Hab.3:17-19: Aunque la higuera no florezca, Ni en las vides haya frutos, Aunque falte el producto del olivo, Y los labrados no den mantenimiento, Y las ovejas sean quitadas de la majada, Y no haya vacas en los corrales; 18 Con todo, yo me alegraré en Jehová, Y me gozaré en el Dios de mi salvación. 19 Jehová el Señor es mi fortaleza, El cual hace mis pies como de ciervas, Y en mis alturas me hace andar.

David fue otro hombre con una vida de fe. Tenía plena confianza de que Dios lo ayudaría cuando, a pesar de ser muy joven, se enfrentó Goliat. Cuando Saúl trató de disuadirlo porque aún era muchacho, le respondió: Jehová, que me ha librado de las garras del león y de las garras del oso, él también me librará de la mano de este filisteo. (1 Samuel 17:37).

Siendo ya adulto, Dios lo llamó "varón conforme a mi corazón, quien hará todo lo que yo quiero" (Hechos 13:22).

Al igual que David, todos tenemos que enfrentarnos a nuestros leones, osos y Goliats; es decir, las adversidades y pruebas que pueden abrumarnos. Así como Dios ayudó y libró a David, también lo hace con nosotros. Dios ciertamente puede intervenir en nuestra vida y ayudarnos, siempre y cuando le obedezcamos y tengamos confianza en él. Dios no cambia (Malaquías 3:6; Hebreos 13:8), de manera que podemos confiar en su poder para ayudarnos.

Si descubro alguna incoherencia en mi vida, entre lo que creo y lo que hago, pues tengo el auxilio de lo Alto y la libertad para decir: « ¡Basta! Creo en Ti, Señor, y voy a ser coherente en mi vida diaria, ¡Decido hoy vivir día a día por crecer en esa coherencia! Y si acaso caigo, me levantaré. Y si caigo de nuevo me volveré a levantar las veces que sea necesario, porque creo, Señor, que Tú eres "el Camino, la Verdad y la Vida"!

CONCLUSION:

Una persona que vive en fe, actúa en base a ella. La Fe se refleja en las obras que hacemos. Vivir en Fe no es solamente creer, sino hacer.Stgo.2:14-18

Un Fe avivada es aquella que ve más allá de lo que a lo que será, porque confía en un Dios que siempre obra lo mejor para su vida.
 
Pastora: Myriam Vargas
Marzo 24 de 2017

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.