Todo lo que brilla no es oro

Todo lo que brilla no es oro - 1 Juan 4:1-6Escuchar audio de esta predica 1 Juan 4:1 Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios; porque muchos falsos profetas han salido por el mundo. 4:2 En esto conoced el Espíritu de Dios: Todo espíritu que confiesa que Jesucristo ha venido en carne, es de Dios; 4:3 y todo espíritu que no confiesa que Jesucristo ha venido en carne, no es de Dios; y este es el espíritu del anticristo, el cual vosotros habéis oído que viene, y que ahora ya está en el mundo. 4:4 Hijitos, vosotros sois de Dios, y los habéis vencido; porque mayor es el que está en vosotros, que el que está en el mundo. 4:5 Ellos son del mundo; por eso hablan del mundo, y el mundo los oye. 4:6 Nosotros somos de Dios; el que conoce a Dios, nos oye; el que no es de Dios, no nos oye. En esto conocemos el espíritu de verdad y el espíritu de error.

Frente a los tiempos en los que estamos el discernir la verdad del error es una necesidad y una necesidad que solo puede ser satisfecha a través de la Palabra de Dios.

Sin temor a equivocarme puedo afirmar que son muchos los que hoy tiene dificultad para discernir la verdad del error.

La idea central de este pasaje se halla en la Palabra Probad, esa es nuestra palabra clave y esa palabra encierra el sentido de todo el pasaje.

Cada generación ha tenido que luchar con sus propias corrientes y sus propios desafíos ya medida que ha transcurrido el tiempo nuestros retos son más exigentes. Muchos de esos retos han venido de forma abierta y rebelde como fueron las ideas de Marx, Engels, Niche, pero muchas otras han venido camufladas de una aparente santidad y esto ha llevado a que nuestra generación le cueste mucho más discernir los espíritus que vienen a ser maestros entre el pueblo de Dios.

Cuando leemos con cuidado, Juan viene hablando del amor y luego hace un giro por unos cuantos versos para enfocarse en el discernimiento de la verdad y la razón es porque la falsedad está asociada con un amor tolerante que abraza todas las corrientes, un amor que no se atreve a juzgar entre lo santo y pecaminoso, de ninguna manera se quiere ser acusado de legalismo.

Hoy en día con el advenimiento del posmodernismo este se encargó de darle muerte al sentido común. Hoy no sabemos la diferencia entre lo sano e insano, porque nuestra sociedad esta tan enferma que o insano es lo común, lo común normal y lo que es común no puede ser malo.

Satanás conocía y conoce muy bien que si él logra convencer a esta generación que lo amoroso es tolerar, no juzgar, lo que no está acorde con la voluntad de Dios, muy pronto nos habrá convencido de abandonar la verdad.

Juan conocía todo esto y por eso comienza diciendo "Amados no creáis a todo espíritu" "Sino probad los espíritus" La palabra probad proviene del griego "Doquimaso", que se usaba para probar los metales.

La comunión personal es determinante para poder discernir la verdad.

1 Juan 1:1 Lo que era desde el principio, lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros ojos, lo que hemos contemplado, y palparon nuestras manos tocante al Verbo de vida 1:2 (porque la vida fue manifestada, y la hemos visto, y testificamos, y os anunciamos la vida eterna, la cual estaba con el Padre, y se nos manifestó); 1:3 lo que hemos visto y oído, eso os anunciamos, para que también vosotros tengáis comunión con nosotros; y nuestra comunión verdaderamente es con el Padre, y con su Hijo Jesucristo.

Lo que Juan está diciendo es; "Mi enseñanza no es nueva, yo no la estoy inventando", esto es lo que oímos de los labios del Señor, esta es la verdad vista y palpada por nosotros y eso es lo que le traemos producto de nuestra comunión personal con la verdad viviente, nadie nos lo conto, nuestra experiencia personal con la Palabra hecha carne nos permite ser testigos fieles. La expresión "Testificamos" Es la que se usaba cuando se interrogaba a un testigo presencial de un hecho frente a un juez.

Debemos convertirnos en testigos fidedignos, que nuestra experiencia con Dios no sea por lo que oímos, por lo que alguien más me conto, esta al igual que con Juan debe ser única y personal. Una experiencia que se tiene con diligencia sin pereza espiritual.

Dios está dispuesto a mostrarse.

Juan 20:26 Ocho días después, estaban otra vez sus discípulos dentro, y con ellos Tomás. Llegó Jesús, estando las puertas cerradas, y se puso en medio y les dijo: Paz a vosotros. 20:27 Luego dijo a Tomás: Pon aquí tu dedo, y mira mis manos; y acerca tu mano, y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente. 20:28 Entonces Tomás respondió y le dijo: ¡Señor mío, y Dios mío! 20:29 Jesús le dijo: Porque me has visto, Tomás, creíste; bienaventurados los que no vieron, y creyeron.
 
Pastor: David Bayuelo
Junio 4 de 2017

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.