Perseveremos

Perseveremos - Gálatas 6:9Escuchar audio de esta predica Gálatas 6:9 No nos cansemos, pues, de hacer bien; porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos.

Si hay alguien que la Palabra nos descubra como insistente y sumamente perseverante en los propósitos divinos en el nuevo testamento es el apóstol Pablo, una y otra vez lo hallamos frente a circunstancias que procuraban detenerlo en sus propósitos pero estas nunca fueron determinantes para trazar lo que sería su final destino. Aquí en Gálatas hallamos como nos exhorta a perseverar haciendo el bien y como este ejercicio nos conducirá a tener recompensa en esta tierra y más halla en la eternidad con Cristo.

La perseverancia es una cualidad que escasea en nuestros tiempos. Muchas personas creen que el triunfo tiene que ver más con estar en el lugar debido, en el momento apropiado, que con la perseverancia. Cuando hoy vemos la realidad a nuestro alrededor los medios de comunicación están llenos de frases publicitarias cuyo mensaje subliminal es que, con el mínimo esfuerzo y solo con un poco de dinero, puede conseguirse casi todo lo que se desea. En los periódicos no dejan de aparecer historias de triunfos repentinos y de jóvenes empresarios prodigios que ganan millones de dólares poco después de graduarse.

La palabra perseverar significa; "mantenerse firme o constante en la realización o consecución de un propósito o de una cosa". Implica proseguir con decisión ante la adversidad o lo circunstancial, ser tenaz, no darse por vencido. La Biblia pone de relieve la importancia de la perseverancia. Por ejemplo, nos da los siguientes consejos: Pero vosotros, hermanos, no os canséis de hacer el bien (2 Tesalonicenses 3: 13), "si perseveramos, también reinaremos con El; si le negamos, Él también nos negará (2 Timoteo 2:12)", "Gozosos en la esperanza; sufridos en la tribulación; constantes en la oración (Romanos 12: 12).

Un aspecto importante de la perseverancia es hacer frente a los reveses que inevitablemente se sufrirán. NTV Proverbios 24:16 dice: "Los justos podrán tropezar siete veces, pero volverán a levantarse. En cambio, basta una sola calamidad para derribar al perverso". En lugar de rendirse cuando se presenta una dificultad o se tiene un fracaso, quien persevera 'se levanta', sigue adelante y lo intenta de nuevo.

1. Para poder perseverar hay que conocer los propósitos sobre los que Dios nos ha puesto a caminar.

Hechos 9: 6 El, temblando y temeroso, dijo: Señor, ¿qué quieres que yo haga? Y el Señor le dijo: Levántate y entra en la ciudad, y se te dirá lo que debes hacer. 10 Había entonces en Damasco un discípulo llamado Ananías, a quien el Señor dijo en visión: Ananías. Y él respondió: Heme aquí, Señor. 11Y el Señor le dijo: Levántate, y ve a la calle que se llama Derecha, y busca en casa de Judas a uno llamado Saulo, de Tarso; porque he aquí, él ora, 12y ha visto en visión a un varón llamado Ananías, que entra y le pone las manos encima para que recobre la vista. 13 Entonces Ananías respondió: Señor, he oído de muchos acerca de este hombre, cuántos males ha hecho a tus santos en Jerusalén; 14 y aun aquí tiene autoridad de los principales sacerdotes para prender a todos los que invocan tu nombre. 15 El Señor le dijo: Ve, porque instrumento escogido me es éste, para llevar mi nombre en presencia de los gentiles, y de reyes, y de los hijos de Israel; 16porque yo le mostraré cuánto le es necesario padecer por mi nombre.

Este capítulo nueve es una de los textos en toda la escritura que manifiestan el poder y la gracia de Dios en la vida de una persona, uno de los hombres más cruentos como perseguidor de la iglesia sería tocado por el amor de Dios y juntamente con ello le sería revelado su propósito. El apóstol Pablo entendió sin duda la importancia de este punto. Él sabía que si quería que sus esfuerzos dieran fruto, necesitaba caminar en un propósito definido, como un corredor que centra su atención en cruzar la línea de meta.

Mateo 16: 21Desde entonces comenzó Jesús a declarar a sus discípulos que le era necesario ir a Jerusalén y padecer mucho de los ancianos, de los principales sacerdotes y de los escribas; y ser muerto, y resucitar al tercer día. 22Entonces Pedro, tomándolo aparte, comenzó a reconvenirle, diciendo: Señor, ten compasión de ti; en ninguna manera esto te acontezca. 23Pero él, volviéndose, dijo a Pedro: ¡Quítate de delante de mí, Satanás!; me eres tropiezo, porque no pones la mira en las cosas de Dios, sino en las de los hombres. El Señor Jesús tenía claro su propósito y no dejaría que nada se interpusiera entre él y su cumplimiento.

Es prudente preguntarnos de tiempo en tiempo adónde nos dirigimos, si estamos caminando en la dirección correcta, si aún nos mantenemos en el propósito dispuesto por Dios en nuestras vidas, incluso si aún no lo hemos descubierto o si nos es necesario hacer algunos cambios. Es de capital importancia tener muy claro qué desea Dios que logremos y por qué. Nos sentiremos menos dispuestos a renunciar si no perdemos de vista nuestro destino final.

2. Para poder perseverar debemos saber que lo circunstancial no marca la pauta en nuestra vida.

Romanos 8: 28 Y sabemos que Dios hace que todas las cosas cooperen[j] para el bien de quienes lo aman y son llamados según el propósito que él tiene para ellos. NTV

Es interesante como Pablo plantea este verso en toda su extensión porque contrario a lo que muchos puedan creer existe una evidente relación entre el propósito y las dificultades que se nos puedan presentar. Hay quienes nos quedamos cortos en su lectura y no notamos que el texto nos invita a perseverar aun teniendo circunstancias adversas ya que estas finalmente contribuirán al cumplimiento de nuestro propósito. Esto nos dice que lo circunstancial siempre será usado a nuestro favor y no que el determina los pasos que debemos seguir en nuestras vidas. (Ilustración: Quienes cambian su rumbo por lo circunstancial)

Hechos 27: 21Entonces Pablo, como hacía ya mucho que no comíamos, puesto en pie en medio de ellos, dijo: Habría sido por cierto conveniente, oh varones, haberme oído, y no zarpar de Creta tan sólo para recibir este perjuicio y pérdida. 22Pero ahora os exhorto a tener buen ánimo, pues no habrá ninguna pérdida de vida entre vosotros, sino solamente de la nave. 23Porque esta noche ha estado conmigo el ángel del Dios de quien soy y a quien sirvo, 24diciendo: Pablo, no temas; es necesario que comparezcas ante César; y he aquí, Dios te ha concedido todos los que navegan contigo. 25Por tanto, oh varones, tened buen ánimo; porque yo confío en Dios que será así como se me ha dicho. 26Con todo, es necesario que demos en alguna isla.

Contrario a lo que vemos en la vida de Pablo quien a pesar de lo circunstancial él persistía, muchas personas no están preparadas para afrontar las dificultades y los fracasos que pudieran surgir. El problema es que nunca han desarrollado el deseo de perseverar, no saben que en nuestra debilidad Dios se gloria con gran poder y se dan por vencidas fácilmente. Muchos la visión que tienen de los fracasos los lleva a reaccionar de un modo perjudicial para sí mismos. Se auto compadecen, culpan a todo el mundo, se amargan y finalmente se rinden.

Es lamentable que se reaccione así. "Nos olvidamos que en el plan de Dios hay razones para sufrir pruebas, que en la adversidad en el Señor y en sus propósitos con seguridad hallaremos algún valor." ¿De qué se trata? Esto nos lleva a aprender que los fracasos no son fatales, que los reveses no son eternos. Esto finalmente nos ayuda a ser más firmes y dependientes de Dios. Nos prepara para afrontar otras situaciones hacia nuestro futuro.

3. Para poder perseverar debemos hacer los cálculos correctos.

Romanos 8: 36 Como está escrito: Por causa de ti somos muertos todo el tiempo; Somos contados como ovejas de matadero. 37Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó.

Pablo está anunciando que los que vivimos por la causa de Cristo nos veremos asediados en todo momento, muchas cosas vendrán en nuestra contra para apartarnos de perseverar en los propósitos Divinos, nos trataran como a ovejas destinadas al matadero, o sea sin ningún cuidado o trato especial, sino como el de condenados a muerte.

Lucas 14: 25Grandes multitudes iban con él; y volviéndose, les dijo: 26Si alguno viene a mí, y no aborrece a su padre, y madre, y mujer, e hijos, y hermanos, y hermanas, y aun también su propia vida, no puede ser mi discípulo. 27Y el que no lleva su cruz y viene en pos de mí, no puede ser mi discípulo. 28 Porque ¿quién de vosotros, queriendo edificar una torre, no se sienta primero y calcula los gastos, a ver si tiene lo que necesita para acabarla? 29No sea que después que haya puesto el cimiento, y no pueda acabarla, todos los que lo vean comiencen a hacer burla de él, 30diciendo: Este hombre comenzó a edificar, y no pudo acabar. Jesús coloco a las multitudes frente al cálculo de lo que significaba perseverar en Él, es increíble como esto contradice la doctrina que hoy se promueve por parte de algunos predicadores a la hora de conseguir adeptos para el cristianismo, ellos hablan de que la gente conseguirá lo que Cristo está anunciando que por su causa perderán. Él nos habla de que lo más seguro es que perdamos todo, hasta lo más preciado y que esto hace parte de lo invertido por el tesoro que Él representa para nuestras vidas.

Las personas como Pablo que llegaron al final de la carrera es porque entendieron que si deseaban realmente la vida determinada por Dios, tenían que hacer todo lo necesario para conseguirla. Comprender con claridad todos los pasos necesarios que hemos de dar para lograr lo que Dios quiere para nosotros nos ayudará a mantenernos concentrados todo el tiempo.

Conclusión

Salmos 1:1 Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos, Ni estuvo en camino de pecadores, Ni en silla de escarnecedores se ha sentado; 1:2 Sino que en la ley de Jehová está su delicia, Y en su ley medita de día y de noche. 1:3 Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas, Que da su fruto en su tiempo, Y su hoja no cae; Y todo lo que hace, prosperará. 1:4 No así los malos, Que son como el tamo que arrebata el viento. 1:5 Por tanto, no se levantarán los malos en el juicio, Ni los pecadores en la congregación de los justos. 1:6 Porque Jehová conoce el camino de los justos; Mas la senda de los malos perecerá.
 
Pastor: David Bayuelo
Junio 16 de 2017

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.