Un Padre insuperable

Un Padre insuperable - Romanos 4:18-24Escuchar audio de esta predica Romanos 4: 18 Aun cuando no había motivos para tener esperanza, Abraham siguió teniendo esperanza porque había creído en que llegaría a ser el padre de muchas naciones. Pues Dios le había dicho: «Esa es la cantidad de descendientes que tendrás». 19 Y la fe de Abraham no se debilitó a pesar de que él reconocía que, por tener unos cien años de edad, su cuerpo ya estaba muy anciano para tener hijos, igual que el vientre de Sara. 20 Abraham siempre creyó la promesa de Dios sin vacilar. De hecho, su fe se fortaleció aún más y así le dio gloria a Dios. 21 Abraham estaba plenamente convencido de que Dios es poderoso para cumplir todo lo que promete. 22 Y, debido a su fe, Dios lo consideró justo. 23 Y el hecho de que Dios lo considerara justo no fue solo para beneficio de Abraham, sino que quedó escrito 24 también para nuestro beneficio, porque nos asegura que Dios nos considerará justos a nosotros también si creemos en él, quien levantó de los muertos a Jesús nuestro Señor.

La semana anterior escuchamos en algunos apartes de la enseñanza argumentos suficientes para guardar concordancia con la Palabra al referirse a Abraham como el padre de la fe. La Biblia lo describe dentro de toda la escritura como el único hombre que estuvo dispuesto a entregar a su único hijo por mandato Divino y esto nos debe llegar a considerar que el título que le otorgo el Señor evidentemente lo cobija.

El apóstol Pablo nos brinda en este capítulo todo un tratado teológica en cuanto a poder entender que nuestra salvación es producto de la fe y no del cumplimiento de la ley y se enfoca en Abraham como el ejemplo concreto para poder entender esta verdad, pero más halla nos permite ver una serie de indicios que lo llevaron a que pudiera ser escogido por Dios como el padre en el que serían benditas todas las familias de la tierra.

Abraham el padre insuperable; aquel por donde entraron las más grandes bendiciones espirituales y en quien podemos poner nuestros ojos para distinguirnos de la misma manera. Debe quedarnos claro que cada principio que este pasaje nos ofrece es válido para todos aquellos que vivimos una vida cristiana.

1. Un Padre insuperable es aquel que le cree a Dios.

Romanos 4: 18 Aun cuando no había motivos para tener esperanza, Abraham siguió teniendo esperanza porque había creído en que llegaría a ser el padre de muchas naciones.

Pues Dios le había dicho: «Esa es la cantidad de descendientes que tendrás».

Todo lo propuesto por Dios estaba fuera de su alcance, a partir de allí él podría responder de dos maneras, con una visión pesimista o por el contrario con una muestra profunda de seguridad en las Palabras de Dios. La biblia registra que el Señor se le manifestó a Abraham por primera vez para hacerle una petición; que saliera al lugar que había de recibir como herencia; y efectivamente él salió sin saber a dónde iba. Esta fue su primera acción que probaba su credulidad, confianza y dependencia absoluta en Dios.

Mateo 1:18 El nacimiento de Jesucristo fue así: Estando desposada María su madre con José, antes que se juntasen, se halló que había concebido del Espíritu Santo. 1:19 José su marido, como era justo, y no quería infamarla, quiso dejarla secretamente. 1:20 Y pensando él en esto, he aquí un ángel del Señor le apareció en sueños y le dijo: José, hijo de David, no temas recibir a María tu mujer, porque lo que en ella es engendrado, del Espíritu Santo es. 1:24 Y despertando José del sueño, hizo como el ángel del Señor le había mandado, y recibió a su mujer. 1:25 Pero no la conoció hasta que dio a luz a su hijo primogénito; y le puso por nombre JESÚS.

Este es otro hombre de una credulidad absoluta en su Dios, ya que lo que hallamos aquí es una prueba tremenda de fe.

Cuando hablamos de creer a Dios, no se trata de aquellas cosas que como hombres están al parecer a nuestro alcance, es vivir en una dependencia que sobre pase nuestro entendimiento o nuestra capacidad para controlar las cosas.

Es llevar a nuestros hijos a través del ejemplo que les permita que nuestro Dios se convierta en su Dios. Nuestros hijos reproducirán la fe que perciben en nuestras vidas, ellos con mucha dificultad podrán expresar una confianza en Dios que no han visto en nosotros.

Hay que guiar a nuestros hijos a depender de Dios y no de nosotros y esto es conduciéndolos a percibir su bondad en todas las cosas de nuestras vidas.

2. Un Padre insuperable es aquel que reconoce su realidad pero sabe que la Palabra de Dios está por encima de ella.

Romanos 4: 19 Y la fe de Abraham no se debilitó a pesar de que él reconocía que, por tener unos cien años de edad, su cuerpo ya estaba muy anciano para tener hijos, igual que el vientre de Sara.

Aquí vemos una descripción muy concreta de lo que era la realidad en la vida de Abraham y de Sara, para cualquiera que viera ese cuadro no había nada que pudiera darle una razón o por lo menos una luz que les permitiese tener la seguridad que lo establecido por Dios podría superar su realidad. Todo estaba en su contra, pero esto no lo llevo a su rendición, sino por el contrario él logro afianzarse en la Palabra que Dios le había dado ya que esta superaba por mucho su realidad.

1 Samuel 17:33 Dijo Saúl a David: No podrás tú ir contra aquel filisteo, para pelear con él; porque tú eres muchacho, y él un hombre de guerra desde su juventud. 17:34 David respondió a Saúl: Tu siervo era pastor de las ovejas de su padre; y cuando venía un león, o un oso, y tomaba algún cordero de la manada, 17:35 salía yo tras él, y lo hería, y lo libraba de su boca; y si se levantaba contra mí, yo le echaba mano de la quijada, y lo hería y lo mataba. 17:36 Fuese león, fuese oso, tu siervo lo mataba; y este filisteo incircunciso será como uno de ellos, porque ha provocado al ejército del Dios viviente. 17:37 Añadió David: Jehová, que me ha librado de las garras del león y de las garras del oso, él también me librará de la mano de este filisteo. Y dijo Saúl a David: Ve, y Jehová esté contigo.

David otro hombre que reconocía su realidad, él sabía lo que los demás veían de él, pero lo importante es que su confianza no estaba puesta en su realidad sino en la Verdad y para él esta era Dios.

Un padre insuperable es aquel que sabe que indistintamente de la realidad que pueda estar frente a sus ojos, su confianza en Dios terminara superándola llevándolo al cumplimiento de su propósito y el de su familia. El creer que nuestra realidad puede superarnos es no solo exponer nuestro futuro sino el de aquellos que Dios ha puesto a nuestro cuidado. Bríndele la oportunidad a los suyos de saber que lo que Dios dice está muy por encima de lo que la realidad nos presenta.

3. Un Padre insuperable es aquel que su fe no vacila, él sabe que Dios es suficiente para hacer lo que ha dicho.

Romanos 4: 20 Abraham siempre creyó la promesa de Dios sin vacilar. De hecho, su fe se fortaleció aún más y así le dio gloria a Dios. 21 Abraham estaba plenamente convencido de que Dios es poderoso para cumplir todo lo que promete. 22 Y, debido a su fe, Dios lo consideró justo.

Vacilar: Que se mueve de un lado a otro por falta de estabilidad o equilibrio. Que muestra vacilación o indecisión.

La fe de Abraham jamás vacilo él sabía que Dios era suficiente para hacer lo que había dicho.

Hebreos 11:17 Por la fe Abraham, cuando fue probado, ofreció a Isaac; y el que había recibido las promesas ofrecía su unigénito, 11:18 habiéndosele dicho: En Isaac te será llamada descendencia; 11:19 pensando que Dios es poderoso para levantar aun de entre los muertos, de donde, en sentido figurado, también le volvió a recibir. Para Abraham ni la muerte era una imposibilidad para que Dios cumpliera su Palabra.

¿Está usted completamente convencido que Dios es suficientemente poderoso para cumplir todo lo que le ha prometido a usted y su familia?

Abraham persevero en lo dicho por Dios indistintamente, de las circunstancias adversas, los fracasos que sufrió por sus decisiones equivocas, o las luchas que pudo tener, el en ningún momento miro hacia atrás, o se movió de la Palabra que Dios había determinado para él o su familia.

Mateo 9:18 Mientras él les decía estas cosas, vino un hombre principal y se postró ante él, diciendo: Mi hija acaba de morir; mas ven y pon tu mano sobre ella, y vivirá. 9:19 Y se levantó Jesús, y le siguió con sus discípulos. 9:23 Al entrar Jesús en la casa del principal, viendo a los que tocaban flautas, y la gente que hacía alboroto, 9:24 les dijo: Apartaos, porque la niña no está muerta, sino duerme. Y se burlaban de él. 9:25 Pero cuando la gente había sido echada fuera, entró, y tomó de la mano a la niña, y ella se levantó.

Un hombre que no vacila en la fe no hay nada que pueda interponerse entre él y el cumplimiento de lo dicho por Dios para su familia. Cada experiencia que tenga por dura que sea solo servirá para una cosa y será para fortalecer su fe. Un hombre que vacila en su fe pondrá en juego la vida de sus generaciones futuras. 1 Samuel 3:12 Aquel día yo cumpliré contra Elí todas las cosas que he dicho sobre su casa, desde el principio hasta el fin. 3:13 Y le mostraré que yo juzgaré su casa para siempre, por la iniquidad que él sabe; porque sus hijos han blasfemado a Dios, y él no los ha estorbado.

Conclusión

Un padre insuperable es aquel que a través de su fe bendice sus generaciones venideras. (Siempre deja un legado)

Romanos 4: 23 Y el hecho de que Dios lo considerara justo no fue solo para beneficio de Abraham, sino que quedó escrito 24 también para nuestro beneficio, porque nos asegura que Dios nos considerará justos a nosotros también si creemos en él, quien levantó de los muertos a Jesús nuestro Señor.

Génesis 26:17 E Isaac se fue de allí, y acampó en el valle de Gerar, y habitó allí. 26:18 Y volvió a abrir Isaac los pozos de agua que habían abierto en los días de Abraham su padre, y que los filisteos habían cegado después de la muerte de Abraham; y los llamó por los nombres que su padre los había llamado.

El mejor legado que podemos dejar para nuestros hijos el que puedan conocer una fe genuina en el Dios de nuestra salvación, eso les garantizara un futuro valioso para ellos y sus generaciones por venir, ¿qué posos estamos cavando para nuestros hijos y los hijos de sus hijos?
 
Pastor: David Bayuelo
Junio 18 de 2017

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.