Una llenura que transforma

Una llenura que transforma - Hechos 4:8-21Escuchar audio de esta predica Hechos 4:8-21. En el capítulo tres del libro de Hechos Pedro y Juan habían sanado a un hombre paralitico que se hallaba en esa condición desde su nacimiento, dicho milagro produjo cierta irritación en las autoridades judías que no podían explicarlo, pero tampoco querían escuchar el mensaje que se hallaba detrás de este milagro y en esa ocasión Pedro se levantó y empezó a predicar su segundo sermón apostólico, que termino con la conversión de tres mil personas.

Esa noche que ocurrió la sanación las autoridades no sabiendo que hacer con ellos ya que el día estaba finalizando así que decidieron colocar a Pedro y a Juan en la cárcel y al día siguiente los interrogaron y esta fue la pregunta que les hicieron: ¿En qué nombre habéis hecho esto? Ahora, ellos no preguntaron ¿cuál fue el milagro que hicieron o como lo hicieron? Sino ¿En qué nombre? Y la razón para hacerlo así era porque en el contexto Judío se suponía que los milagros ocurrían en el nombre o con el poder de alguien. Y si seguimos el relato con cuidado él nos dice que Pedro fue lleno del Espíritu Santo y empezó a predicar y una de las cosas que dijo fue; "En ningún otro nombre hay salvación porque no hay otro nombre debajo del cielo en el que podamos ser salvos" siendo esto una idea sumamente confrontadora para una audiencia judía que eran quienes habían crucificado al que había hecho este milagro y llevaba por nombre; "Jesús"

Pedro y Juan estarían frente al sanedrín quien representaba el poder político y religioso del pueblo judío, pero lo que llama la atención es la confianza con que exhibían la Palabra estos hombres a quienes la Biblia los describe como sin letras y sin preparación, los del sanedrín se sintieron impresionados por algo que no se esperaban y cuando uno lee esto en el original lo más cercano correspondería con hombres analfabetas, pero lo más probable es que tenga que ver con que ellos no tuvieron ninguna preparación rabínica, ni habían asistido a ninguna escuela rabínica para ser entrenados en la ley y hablar con tanta elocuencia.

Estos religiosos reconocían algo y es que ellos habían estado con Jesús, ahora el haber estado con Jesús para el Sanedrín representaba algo en virtud a lo especial que había sido Jesús aun para los que no quisieron saber nada de Él y lo especial de Jesús es que el vivió de una manera veraz, el Señor guardaba algo poderoso en su enseñanza ya que lo que decía estaba acompañado de autoridad y no como sus contradictores. Lo especial de Jesús y que incluso estos hombres están exhibiendo es que no se dejó amedrantar por nada ni por nadie. El tiempo que Pedro y Juan pasaron con Jesús los cambio de hombres amedrentados a hombres que amedrentaban. Podemos ver como el Sanedrín esta algo confuso no sabían qué hacer y les piden que salgan para ellos poder conversar y debatir que es lo que iban a decidir.

Lo cierto es que pasar tiempo con Jesús transforma la vida de las personas. Quizás un devocional no nos transforme, tal vez leer la Biblia no produzca cambios en nosotros, porque esto depende mucho de cómo la leamos, ya que tal vez puedo leerla solo para tener conocimiento o para cumplir con el requisito del día, pero algo muy diferente ocurre cuando mi ejercicio procura llevarme a un encuentro personal con la Palabra hecha carne (Jesús) y así de esta manera aplicarla produciendo en mí una profunda transformación. Nosotros podemos pasar tiempo con la Biblia sin ser transformados, pero no podemos pasar un tiempo genuino con Jesús a través de su Palabra sin sufrir cambios evidentes.

Esto debe confrontarnos en cuanto a nuestra relación con Dios, porque podemos hacer alarde de la comunión que supuestamente tenemos, pero si el fruto no se puede apreciar, sino se puede comunicar, sino se puede compartir hay que preguntarse qué tan genuinos han sido mis encuentros con el Señor.

1. El ser llenos del Espíritu Santo nos capacita para ser testigos de la causa de Cristo.

Hechos 4:8 Entonces Pedro, lleno del Espíritu Santo, les dijo: Gobernantes del pueblo, y ancianos de Israel:

Para las autoridades del Sanedrín la razón de la confianza que estos hombres expresaban se hallaba en que habían pasado tiempo con Jesús y sin duda Él representaba para ellos un hombre que había muerto de manera muy valiente sin renunciar a sus principios. Pero Viéndolo desde otra óptica el versículo ocho del capítulo cuatro nos cuenta la razón de esa confianza ya que Pedro y Juan había sido llenos del Espíritu Santo. Y tenemos que recordar que en el capítulo uno del libro de Hechos el Señor Jesús les dio instrucción a sus discípulos de no salir de Jerusalén hasta no recibir el poder que vendría de lo alto y en este momento ese poder ya había descendido y estos apóstoles desde el capítulo dos en adelante nos dejan ver como se convirtieron en testigos fidedignos de la causa de Cristo por haber sido llenos por su Espíritu.

Para testificar de manera correcta yo debo ser lleno del Espíritu de Dios y la llenura del Espíritu en esencia ¿Qué es lo que significa?, ya que esto no es algo místico, sino que es algo practico. Ser lleno del Espíritu significa ser controlado por el Espíritu, eso es lo que implica. Efesios 5: 18 nos dice: No se emborrachen con vino, que lleva al desenfreno. Al contrario, sean llenos del Espíritu. (NVI) En vez de que mi carne me controle, yo debo ser controlado por él Espíritu y para ser controlado por el Espíritu de Dios yo necesito morir a mí mismo. Recordemos que Jesús nos dijo que para ver abundante fruto nosotros teníamos que morir.

Juan 12:24 De cierto, de cierto os digo, que si el grano de trigo no cae en la tierra y muere, queda solo; pero si muere, lleva mucho fruto. En otras palabras para yo ser parte de su Historia yo necesito morir a mi historia. Para vivir en su voluntad yo tengo que renunciar a la mía. Todos queremos recibir los deseos de Dios pero para que esto pase yo debo morir a los míos. Para que Cristo pueda ser plenamente el Señor de mi vida yo debo colocar en sujeción todo aquello que está en mí y que se halla en rebelión. Y hago esta aclaración porque esta asociación de la llenura del Espíritu Santo solo con lo místico no nos deja ver que Jesús nos llenó con su Espíritu para darnos el poder necesario que nos lleva a controlar nuestra carne y así de esta manera ser los testigos que debemos ser de Cristo. Hay personas que creen que porque hablan en lenguas o se mueven en algún don experimentan la llenura del Espíritu Santo y lo cierto es que si esto no va acompañado de un control sobre su carne que les permita ser testigos genuinos de Cristo deben preguntarse que tan genuina es su experiencia.

Pablo nos dice en 1 Corintios 2: 4 y ni mi palabra ni mi predicación fue con palabras persuasivas de humana sabiduría, sino con demostración del Espíritu y de poder. Él podía testificar correctamente de Cristo por el poder con el que había sido envestido.

La llenura del Espíritu es imposible de definir, pero posible de percibir. Cuando las multitudes decían de Jesús: "Él habla como quien tiene autoridad" Ellos veían algo que podían percibir, pero que no podían definir. Y esto no era más que la unción que había venido sobre Él cuando se bautizó en el río Jordan.

El Pedro cobarde que negó a Cristo ahora no teme a nada y su vida se ha convertido en un testimonio que dejaba ver a la iglesia el valor del poder recibido al ser lleno del Espíritu Santo.

Adrián Rogers dijo en alguna ocasión: "La verdadera llenura del Espíritu Santo no está en hablar en leguas sino en poder controlarla".

2. El ser llenos del Espíritu Santo nos da la fortaleza para resistir y permanecer fieles a nuestra fe.

Hechos 4:17 Sin embargo, para que no se divulgue más entre el pueblo, amenacémosles para que no hablen de aquí en adelante a hombre alguno en este nombre. 4:18 Y llamándolos, les intimaron que en ninguna manera hablasen ni enseñasen en el nombre de Jesús.

El Sanedrín están frente a unos hombres que los han maravillado, ellos no saben qué hacer con ellos, de hecho el texto nos dice que les pidieran que salieran del concilio para ellos deliberar, estaban confundidos y después de ellos salir dijeron: "No hay duda que aquí hay un milagro notable que nadie puede negar", este es un testimonio que no podía pasarse por alto.

Uno pensaría que si uno ve un milagro que no se puede negar, lo seguro es que trataríamos de escudriñar que es lo que hay detrás del milagro porque esto tiene que ser de Dios. El problema del Sanedrín es que su meta no era creer sino permanecer en su incredulidad, la meta de indagar, de preguntar, de escudriñar no era para creer sino para buscar razones para no hacerlo. Ahora con esto comenzaría una persecución y el problema no era con Pedro y Juan, sino con el nombre que encerraba el mensaje que ellos proclamaban, por tanto la idea de estos religiosos era suprimir la proclamación que ellos estaban haciendo.

Anterior a la crucifixión y posterior a ella, Pedro y Juan no estaban preparados, de hecho ellos lo demostraron, Pedro negó a Jesús y los otros salieron corriendo, pero la venida del Espíritu cambio sus vidas, la llenura del Espíritu transformo a estos hombres. Esto fue lo que hizo que pudieran experimentar lo que era un verdadero discípulo y estuvieran dispuestos a pagar el precio que antes no tuvieron la valentía para pagar.

Hechos 4:19 Mas Pedro y Juan respondieron diciéndoles: Juzgad si es justo delante de Dios obedecer a vosotros antes que a Dios; 4:20 porque no podemos dejar de decir lo que hemos visto y oído. Este no es el Pedro que negó al Señor tres veces, este es el Pedro que está dispuesto a pagar el precio con su propia vida. Notemos que no le prohibieron hacer más milagros sino hablar en el nombre de este Jesús.

El verdadero discípulo, el que ha llegado a ser verdaderamente lleno del Espíritu Santo tiene claro su misión, ha llegado a entender que nosotros fuimos llamados a ser embajadores de Cristo bajo el precio que sea y que incluso estamos dispuestos a morir por la proclamación del evangelio. Un verdadero discípulo conoce su mensaje, el que le ha sido dado por Cristo Jesús, tiene claro donde radica su poder, en el Espíritu que les ha llenado y tiene claro donde radica su autoridad, que no es más que el testimonio de la Palabra que están proclamando.

3. El ser llenos del Espíritu Santo nos da la capacidad de obedecer a Dios por encima de los hombres.

Hechos 4:19 Mas Pedro y Juan respondieron diciéndoles: Juzgad si es justo delante de Dios obedecer a vosotros antes que a Dios; 4:20 porque no podemos dejar de decir lo que hemos visto y oído.

Los discípulos habían visto un Cristo herido, ensangrentado, clavado, crucificado y luego lo vieron resucitado y eso no lo podían negar. Ellos vieron la tumba vacía ellos no lo podían negar. Ellos escucharon a Jesús hablar del Reino de Dios por cuarenta días, ellos no lo podían olvidar y mucho menos esconderlo, ellos vieron ascender a Jesús a los cielos, y esto hacía imposible que no obedecieran a su mandato de ser sus testigos cuando ellos habían experimentado lo realidad de su Palabra.

El ser lleno del Espíritu Santo tiene la capacidad de llevarnos a elevar nuestra experiencia con Dios al nivel de sus discípulos quienes lo vieron y lo oyeron, a tal punto que tendremos tal seguridad en nuestro interior en cuanto a la experiencia que hemos tendido, que no habrá manera que la voluntad de los hombres se sobre ponga a la voluntad de Dios.

Conclusión

"Juzgad si es justo delante de Dios obedecer a vosotros antes que a Dios; 4:20 porque no podemos dejar de decir lo que hemos visto y oído" Cuando Pedro respondió de esa manera con toda probabilidad el Sanedrín, orgulloso, legalista, endurecido, se sintió irrespetado, esa no era la manera como dichas autoridades esperaban que el respondiera, ellos probablemente esperaban que se sometieran frente a su amenaza, así que lo que Pedro y Juan se estaban jugando era la vida. Pero ellos tenían otra visión de la vida, el Espíritu Santo los había conducido a rendir por completo su vida a Jesús. Ahora esa radicalidad que mostraron estos hombres no es algo fácil de vivir y para ello se requería de aquello que Jesús anuncio a sus discípulos: La necesidad de ser llenos del Espíritu Santo.
 
Pastor: David Bayuelo
Julio 23 de 2017

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.