Confiando en su soberanía

Confiando en su soberanía - Hechos 4:23-28Escuchar audio de esta predica Hechos 4:23 Y puestos en libertad, vinieron a los suyos y contaron todo lo que los principales sacerdotes y los ancianos les habían dicho. 4:24 Y ellos, habiéndolo oído, alzaron unánimes la voz a Dios, y dijeron: Soberano Señor, tú eres el Dios que hiciste el cielo y la tierra, el mar y todo lo que en ellos hay; 4:25 que por boca de David tu siervo dijiste: ¿Por qué se amotinan las gentes, Y los pueblos piensan cosas vanas? 4:26 Se reunieron los reyes de la tierra, Y los príncipes se juntaron en uno Contra el Señor, y contra su Cristo. 4:27 Porque verdaderamente se unieron en esta ciudad contra tu santo Hijo Jesús, a quien ungiste, Herodes y Poncio Pilato, con los gentiles y el pueblo de Israel, 4:28 para hacer cuanto tu mano y tu consejo habían antes determinado que sucediera.

¿Qué es Soberanía?

La soberanía de Dios es ese atributo que le permite hacer promesas y cumplir cada una de esas promesas, este es el control, el poder, el derecho que Él tiene de que dichas promesas puedan acontecer. La soberanía de Dios habla de la cualidad que Él ha tenido para orquestar activamente o pasivamente cuanto ha de acontecer y eso tiene implicaciones prácticas tanto para la vida de oración como para la vida del creyente. El grado de paz con el que alguien vive está directamente relacionado con cuanto yo confió en la soberanía de Dios, el tipo de oración o petición que yo efectuó tiene que ver con la manera como entiendo o descanso en la soberanía de Dios, de tal manera que la calidad de mis oraciones no solo guardan una estrecha relación no solo con el entendimiento de la soberanía Divina, sino con la manera de vivir confiadamente en dicha soberanía.

El texto que vamos a estudiar nos muestra como esta iglesia conocía a su Dios, pero de igual forma como ella supo orar en medio de momentos cruciales, este nos habla de cómo se vive cuando confías en un Dios soberano. Pedro y Juan salieron de la cárcel, habían pasado una noche en prisión y se fueron a los suyos y les contaron las amenazas que les había hecho el Sanedrín, al igual que cual fue su respuesta ante su intimidación: "No podemos dejar de hablar de lo que hemos oído y lo que hemos visto". Frente a esto que trajeron los apóstoles lo que la iglesia hizo inmediatamente fue correr a orar al Dios que tiene el poder para controlar en esta tierra hasta el más mínimo detalle. Ahora para orar como esta iglesia oro, hay que conocer a Dios como esta iglesia le conoció y para vivir como esta iglesia vivió hay que vivir en comunidad como ellos lo hicieron.

1. La confianza en un Dios soberano afectara siempre nuestra percepción de nuestra vida de oración.

Hechos 4:24 Y ellos, habiéndolo oído, alzaron unánimes la voz a Dios, y dijeron: Soberano Señor, tú eres el Dios que hiciste el cielo y la tierra, el mar y todo lo que en ellos hay;

Los discípulos ante las noticias adversas no temieron, oraron, no cuestionaron, oraron, no dudaron, oraron, no se dividieron en diferentes opiniones, oraron unánimemente, no se escondieron ante las amenazas, oraron. Esta fue una iglesia que conocía a su Dios y vivió congruentemente con esto. Nótese que dice "unánimes": Esto significa que hubo un solo sentir, una sola voz, un solo clamor, un solo entendimiento de los hechos, una sola forma de afrontar las circunstancias y una sola forma de continuar su vida.

La iglesia lo que estaba haciendo era un reconocimiento de la soberanía absoluta que poseía la Persona a la que ellos se están dirigiendo, ellos le reconocen como el hacedor de todo cuanto hay en el universo y en como esto lo coloca en un lugar de absoluta superioridad sobre todo lo creado, es a este Dios a quienes ellos se dirigen y esto los lleva a un punto de absoluta confianza. La iglesia está diciendo: "Hay un Dios en su trono que tiene el poder de controlar todo cuanto sucede en el universo, que oye nuestras oraciones, las responde y lo hace de la mejor manera posible".

Juan 11:41 Entonces quitaron la piedra de donde había sido puesto el muerto. Y Jesús, alzando los ojos a lo alto, dijo: Padre, gracias te doy por haberme oído. 11:42 Yo sabía que siempre me oyes; pero lo dije por causa de la multitud que está alrededor, para que crean que tú me has enviado. 11:43 Y habiendo dicho esto, clamó a gran voz: ¡Lázaro, ven fuera! 11:44 Y el que había muerto salió, atadas las manos y los pies con vendas, y el rostro envuelto en un sudario. Jesús les dijo: Desatadle, y dejadle ir. Jesús estaba seguro que su Padre lo escuchaba y la razón es porque Él conocía y reposaba en su perfecta voluntad. ¿Cuántos podemos vivir con la convicción que Dios nos oye y tiene el poder de cumplir su perfecta voluntad en nuestras vidas?

El detenernos a observar nuestras acciones frente a los circunstancial nos desnuda, llevándonos a descubrir la verdadera concepción que tenemos de nuestro Dios, cuan cierto es nuestro reposo en la verdad que Él es el creador de todo y dueño de todo cuanto existe. Hay quienes decimos: "Pero es que yo tengo que hacer mi parte" y eso no deja de ser cierto, pero nuestra parte también está ligada a la dirección Divina. (Abraham, Moisés, Josué, todos tuvieron acciones de fe, pero todas dirigidas en medio de lo ordenado por Dios)

Lucas 10:41 Respondiendo Jesús, le dijo: Marta, Marta, afanada y turbada estás con muchas cosas. 10:42 Pero sólo una cosa es necesaria; y María ha escogido la buena parte, la cual no le será quitada.

2. La confianza en un Dios soberano nos deja saber que ningún acontecimiento futuro se escapa de su conocimiento.

Hechos 4:25 que por boca de David tu siervo dijiste: ¿Por qué se amotinan las gentes, Y los pueblos piensan cosas vanas? 4:26 Se reunieron los reyes de la tierra, Y los príncipes se juntaron en uno Contra el Señor, y contra su Cristo. 4:27 Porque verdaderamente se unieron en esta ciudad contra tu santo Hijo Jesús, a quien ungiste, Herodes y Poncio Pilato, con los gentiles y el pueblo de Israel, 4:28 para hacer cuanto tu mano y tu consejo habían antes determinado que sucediera.

Este es el salmo dos escrito por David varios siglos antes de que la iglesia se encontrara en estas circunstancias y el que ellos hagan alusión a él es una forma de decirle a Dios en su oración; "Dentro de tu soberanía está tu omnisciencia, tu todo lo sabes, tú eras conocedor de lo que le acontecería a tu Hijo y nos lo hiciste saber para que hoy podamos reconocer que a Ti no se te escapa nada, tu hiciste profetizar a tu siervo, para que permaneciéramos en calma y pudiéramos mostrar una absoluta confianza en Ti".

La escritura siempre será esa Palabra profética que nos permite reconocer que no hay un solo suceso que pueda tomar por sorpresa al Señor.

Juan 6:5 Cuando alzó Jesús los ojos, y vio que había venido a él gran multitud, dijo a Felipe: ¿De dónde compraremos pan para que coman éstos? 6:6 Pero esto decía para probarle; porque él sabía lo que había de hacer. Cuando Jesús les plantea el problema a sus discípulos ya había hecho el milagro, ellos se dedicaron a especular sin poder llegar a una respuesta, ninguno se acercó a la solución, sin embargo esta ya se hallaba concebida en la perfecta voluntad de Dios.

Nosotros nos llenamos muchas veces de especulaciones, pensamos, nos desgastamos, nos desesperamos, cuando el que todo lo sabe ya tiene la respuesta que necesitamos.

Juan 16:12 Aún tengo muchas cosas que deciros, pero ahora no las podéis sobrellevar. 16:13 Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir. 16:14 El me glorificará; porque tomará de lo mío, y os lo hará saber.

Nada de lo que está pasando en nuestras vidas y nada de lo que pasara va a tomar por sorpresa a Dios así que lo que nos corresponde es confiar en su soberanía y reposar en ella.

3. La confianza en un Dios soberano afecta la manera como yo percibo los acontecimientos de mi diario vivir.

Hechos 4:27 Porque verdaderamente se unieron en esta ciudad contra tu santo Hijo Jesús, a quien ungiste, Herodes y Poncio Pilato, con los gentiles y el pueblo de Israel, 4:28 para hacer cuanto tu mano y tu consejo habían antes determinado que sucediera.

El verso 28 nos revela como ellos entendían a Dios, como le conocían, pero también como interpretaban los acontecimientos que ocurrieron. La primera iglesia proclama que Pilato, Herodes, los judíos, los gentiles, se juntaron para conspirar contra Jesús, ellos lo torturaron, lo crucificaron y que cuando ellos hicieron esto no era más que todo lo que Dios había pre establecido desde la eternidad que ocurriera. Porque lo que Dios hace es que le permite a los hombres que ejecute sus planes y que le ganen aparentemente para mostrarles que la victoria del hombre sobre Dios es su derrota y que la derrota de Dios ante los hombres es su victoria. Si eso no es sabiduría, providencia, poder, control, ¿entonces que será soberanía? Dios fue el gran artífice planificando la cruz para revindicar su ley y poder justificar al hombre.

Juan 19:10 Entonces le dijo Pilato: ¿A mí no me hablas? ¿No sabes que tengo autoridad para crucificarte, y que tengo autoridad para soltarte? 19:11 Respondió Jesús: Ninguna autoridad tendrías contra mí, si no te fuese dada de arriba; por tanto, el que a ti me ha entregado, mayor pecado tiene. En otras palabras: "No te engañes Pilato, el que se puso en este banquillo fui Yo" Pilato y el pueblo tenían una percepción de lo que estaba sucediendo, pero Jesús tenía otra ya que Él tenía una absoluta paz porque nada de lo que estaba pasando o nada de lo que le ocurriría estaba fueran del plan o el control de Dios.

Juan 10:17 Por eso me ama el Padre, porque yo pongo mi vida, para volverla a tomar. 10:18 Nadie me la quita, sino que yo de mí mismo la pongo. Tengo poder para ponerla, y tengo poder para volverla a tomar. Este mandamiento recibí de mi Padre.

Frente a esto que nos queda hacer: Solo nos queda rendirnos, rendir nuestra voluntad, porque nunca nuestra prudencia podrá estar por encima de la de Dios y por más que queramos que las cosas sean bajo nuestro deseo solo existe una voluntad que puede gobernar nuestras vidas para alcanzar nuestro propósito y siempre será inmutable.

Hay quienes oramos, pedimos, clamamos creyendo que vamos a cambiar lo que Dios ya ha determinado y se nos olvida que la oración que encierra poder no es la que antepone nuestro deseo para que Dios lo bendiga, sino la que se alinea con el deseo de Dios para que se haga realidad en nuestras vidas. No debemos engañarnos aunque parezca que torcimos el brazo de Dios la verdad es que nuestra acción nos llevara directamente al punto donde Él sabe que nos es necesario estar. No hay manera de escapar al trato de un Padre que nos ama.

Conclusión

Génesis 32:24 Así se quedó Jacob solo; y luchó con él un varón hasta que rayaba el alba. 32:25 Y cuando el varón vio que no podía con él, tocó en el sitio del encaje de su muslo, y se descoyuntó el muslo de Jacob mientras con él luchaba. 32:26 Y dijo: Déjame, porque raya el alba. Y Jacob le respondió: No te dejaré, si no me bendices. 32:27 Y el varón le dijo: ¿Cuál es tu nombre? Y él respondió: Jacob. 32:28 Y el varón le dijo: No se dirá más tu nombre Jacob, sino Israel; porque has luchado con Dios y con los hombres, y has vencido. 32:31 Y cuando había pasado Peniel, le salió el sol; y cojeaba de su cadera. Dios a veces nos hace creer que ganamos pero lo cierto es que siempre habrá un solo ganador y es Él. Hebreos 11:21 Por la fe Jacob, al morir, bendijo a cada uno de los hijos de José, y adoró apoyado sobre el extremo de su bordón. NTV 21 Fue por la fe que Jacob, cuando ya era anciano y estaba por morir, bendijo a cada uno de los hijos de José y se inclinó para adorar, apoyado en su vara.

Dios tiene el poder de validar nuestros errores para acercarnos a su propósito. Jacob engañando a su padre para ser bendecido, Moisés matando al egipcio, Abraham teniendo un hijo con Agar, David tomando una mujer que no le pertenecía y asesinando a su esposo, todos sus equivocaciones fueron usadas por Dios y hay que tener claro que esto solo resulta valido para los que le aman, pero también todos padecieron el consecuente de sus equivocaciones.
 
Pastor: David Bayuelo
Julio 28 de 2017

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.