Justicia

Justicia - Romanos 3:20-31Escuchar audio de esta predica Si tuviéramos que pensar en cual es pasaje que simplifica el centro de las escrituras, ¿en cuál pensaríamos?, sé que hay muchas opiniones pero la gran mayoría de los teólogos han llegado a la conclusión que el más apropiado es Romanos 3: 26 -31, ahora lo menciono porque es el pasaje que vamos a estudiar hoy y esto para muchos académicos representa el centro de gravedad de la Biblia entera.

Una de las controversias más evidentes en todo lo que tiene que ver con la reforma protestante estuvo enmarcada en este texto, ya que lo que la iglesia tradicional exponía es que la salvación por fe no era suficiente, así que las obras eran necesarias ya que ellas contribuían para poder alcanzar nuestra salvación. Por el contrario el padre del protestantismo; Lutero, aducía que el hombre solo podía ser salvo colocando la confianza en la obra salvífica de Jesús en la cruz, ya que el Señor a través de esta nos hizo justos frente al Padre.

Roma insistía e incluso insiste hoy en que la fe cumple un papel prioritario en la salvación, no se puede ser salvo sin eso, pero que las obras contribuyen al proceso de salvación, ellos realmente nunca han negado que no se requiera de la fe, pero el problema está en el más innecesario que se coloca porque no solo es la fe, sino hay que sumarle las obras. Para La iglesia Católica Dios establecerá su justificación en la vida de los hombres a través de examinar al final de sus vidas las obras buenas y las malas que efectuaron. Lutero consideraba al igual que nosotros que el hombre nunca podrá ser justo en sí mismo, Dios nos justifica por la fe que manifestamos en la obra que tiene que ver con la muerte, sepultura y resurrección del Señor Jesús. Contrario a eso Roma declara que Dios nos declara justo cuando lo somos en nosotros mismos.

Cuando Lutero descubrió la doctrina de la justificación que operaba exclusivamente por la fe él llego a decir que ese es el principio sobre el cual la iglesia se levanta o se cae, porque indistintamente del tamaño de la iglesia el no creerlo así es una negación de la obra hecha por Cristo y eso lo llevo a la conclusión que cualquier iglesia que no lo crea es apostata, ya que las obras no contribuyen en nada sino que solo sirven para mostrar que somos salvos, pero ellas no contribuyen a nuestra salvación. Hay muchos de nosotros a pesar de caminar un largo tiempo en nuestra en el cristianismo que seguimos teniendo la consideración que las obras son las que nos otorgan salvación y nada más lejos de la verdad bíblica.

Ahora uno creería que en la Palabra hay pasajes tan claros que podrían terminar con la controversia, por lo menos llega a Efesios 2:8 Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; 2:9 no por obras, para que nadie se gloríe. Uno creería que con esto no hay más nada que decir, ya que la Salvación es un don de Dios a partir de allí no hay absolutamente nada que agregar. Sin embargo parece ser que algunos no comprenden lo claro que nos ha sido dado ese pasaje.

Romanos 3:20 ya que por las obras de la ley ningún ser humano será justificado delante de él; porque por medio de la ley es el conocimiento del pecado. 3:21 Pero ahora, aparte de la ley, se ha manifestado la justicia de Dios, testificada por la ley y por los profetas; 3:22 la justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo, para todos los que creen en él. Porque no hay diferencia, 3:23 por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios, 3:24 siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús, 3:25 a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre, para manifestar su justicia, a causa de haber pasado por alto, en su paciencia, los pecados pasados, 3:26 con la mira de manifestar en este tiempo su justicia, a fin de que él sea el justo, y el que justifica al que es de la fe de Jesús. 3:27 ¿Dónde, pues, está la jactancia? Queda excluida. ¿Por cuál ley? ¿Por la de las obras? No, sino por la ley de la fe. 3:28 Concluimos, pues, que el hombre es justificado por fe sin las obras de la ley. 3:29 ¿Es Dios solamente Dios de los judíos? ¿No es también Dios de los gentiles? Ciertamente, también de los gentiles. 3:30 Porque Dios es uno, y él justificará por la fe a los de la circuncisión, y por medio de la fe a los de la incircuncisión. 3:31 ¿Luego por la fe invalidamos la ley? En ninguna manera, sino que confirmamos la ley.

1. La ley tiene una limitación.

Romanos 3:20 ya que por las obras de la ley ningún ser humano será justificado delante de él; porque por medio de la ley es el conocimiento del pecado.

De acuerdo con este texto la ley es incapaz de justificarnos, no hay ni un solo ser humano que haya podido cumplirla a la perfección, esto prueba que por las obras de la ley ningún ser humano alcanzara el ser justo. Pablo de hecho nos dice un poco más adelante en esta misma carta: De manera que la ley a la verdad es santa, y el mandamiento santo, justo y bueno. (Romanos 7:12) En otras palabras nos anuncia que el problema no está en la ley, sino en la incapacidad del hombre en cumplirla. Romanos 8: 3 nos lo dice: Porque lo que era imposible para la ley, por cuanto era débil por la carne, Dios, enviando a su Hijo en semejanza de carne de pecado y a causa del pecado, condenó al pecado en la carne;

En otras palabras la ley se debilito por causa de la incapacidad que se hallaba en mi carne para cumplirla y esta es la razón por la cual todos nosotros tuvimos necesidad de un Sustituto perfecto, alguien que pudiera cumplirla como lo es Cristo Jesús para poder vencer al pecado.

Los mejores representantes de la raza humana que hallamos en las escrituras no pudieron cumplir con la ley: Moisés un hombre tipo de Cristo no pudo entrar en la tierra prometida por causa de su desobediencia, David un hombre conforme a al corazón de Dios violo dos mandamientos dentro de una misma acción; se convirtió en alguien que codicio y tomo la mujer de su prójimo y no contento con eso se convirtió en su homicida, Pedro el que tuvo la revelación de quien era Jesús por encima de los otros discípulos es el mismo que tiempo después termina negando a su Maestro tres veces. Definitivamente a pesar de que ley era buena, justa y santa no hubo ningún hombre que la pudiera cumplir.

Bueno y si la ley no me puede salvar para que me sirve. Romanos 3: 20 B porque por medio de la ley es el conocimiento del pecado.

La ley es una reflexión del carácter justo, santo y bueno de Dios. Pero además ella me enseña cómo es la manera como yo debo vivir, me dice lo que complace a Dios, pero al no poder cumplirla ella me hace conocer cuál es mi pecado, ella me dice; "Este es Dios y este eres tú" me pone frente a un espejo y eso me hace sentir condenado haciendo que corra hacia Cristo quien fue el que la cumplió por mí. Miremos como lo dice Gálatas 3:24 De manera que la ley ha sido nuestro ayo (Guía), para llevarnos a Cristo, a fin de que fuésemos justificados por la fe.

2. Jesucristo introdujo un cambio.

Romanos 3:21 Pero ahora, aparte de la ley, se ha manifestado la justicia de Dios, testificada por la ley y por los profetas; 3:22 la justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo, para todos los que creen en él. Porque no hay diferencia, 3:23 por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios,

La justicia de Dios es un término que se nos dificulta entender, pero en esencia cuando se está hablando de ella en este contexto hace referencia a que yo soy justo pero no por mi merito sino porque me fue imputado al declarar mi fe en la persona de Cristo. Pablo nos dice que esta justificación antes no estaba disponible, ella solo pudo ser manifestada a través del sacrificio del Señor Jesús. Ahora las personas que murieron antes de este sacrificio podían alcanzar el Reino de los cielos colocando su fe en un Cristo que habría de venir (Abraham fue declarado justo), en nuestro caso nosotros ponemos nuestra fe en un Cristo que ya vino.

Es por eso que el evangelio me brinda esperanza y esta es una esperanza que no depende de mí, ni de mí obrar y eso es una muy bueno noticia. Esto debe llevarnos a descansar, porque cuando creemos que nuestra salvación es por nuestro obrar un día creemos estar en el cielo y al otro día por nuestras mal obrar estamos en el infierno.

La iglesia tradicional nos hizo creer que habían ciertas obras que nos hacían merecedores del favor de Dios, de su salvación, pero que habían otras que eran tan extraordinarias que nos permitían tener un ahorro que se le podía imputar a otros para sacarlos del purgatorio. (La doctrina de los tesoros de los méritos)

El pecado afecto a todos los hombres por cuanto todos pecaron no alcanzaron la gloria de Dios, pero de esa misma manera la justicia de Dios, la posibilidad de ser declarados justos delante de Él, el carácter Santo de Dios otorgado al pecador también está disponible potencialmente para todos los hombres.

No importa quien hallamos sido, que tan malvados fuimos, el colocar nuestra fe en Cristo Jesús nos da la oportunidad de tener salvación. Nuestra perspectiva de justicia nos coloca frente a la disyuntiva que yo que no fui tan malvado no puedo merecer el mismo castigo que aquel que cometió delitos atroces, pero lo cierto es que lo que Pablo nos quiere mostrar es que la paga para todos aquellos que pecamos es la misma; la destitución de la gloria de Dios, pero de igual manera la recompensa para todos aquellos que creemos en Cristo es la misma; una absoluta justificación.

3. Nuestra justificación no nos costó a nosotros.

Romanos 3:24 siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús,

Aquí hay varias palabras claves, primero somos justificados: Dikayo; es una palabra griega usada en las cortes legales y que básicamente significa que tu entrabas siendo culpable y acusado y salías siendo descargado a pesar de haber violado la ley, ya que el juez con la autoridad que le correspondía te declaraba inocente. Ahora si usted ve el texto dice que esa declaración de inocencia fue gratuita, no tuvimos que pagar nada, uno se preguntaría: ¿Pero esto como puede ser? Y la respuesta es por su gracia. Su gracia me ofrece la salvación gratuita, ósea que; ¿Dios da algo sin costo? No exactamente, sin costo para nosotros, porque el costo lo asumió Él y su Hijo, a Él le costó su Hijo y a su Hijo le costó la vida.

Ahora yo soy justificado, gratuitamente por su gracia mediante la redención que es en Cristo Jesús, yo necesito entender esa redención (Agorazo), porque no fue que nadie pago, Cristo lo hizo con su muerte derramando hasta la última gota de sangre en la cruz del calvario, Él nos otorgó nuestra libertad.

Para los que tiene una doctrina errada la justificación es un proceso que se va alcanzando en medio de nuestras buenas obras, eso no es correcto porque lo que es un proceso en nuestra vida es la santificación y eso es otra cosa. Pero la justificación es una declaración de parte de Dios sobre nuestras vidas que se alcanza a través de la fe.

4. Quien exhibió a Cristo fue su mismo Padre.

Romanos: 25 a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre, para manifestar su justicia, a causa de haber pasado por alto, en su paciencia, los pecados pasados, 3:26 con la mira de manifestar en este tiempo su justicia, a fin de que él sea el justo, y el que justifica al que es de la fe de Jesús.

Dios exhibió a Cristo Jesús, no los romanos, no los judíos, no Herodes, no Pilato, Dios fue quien clavo a su hijo en propiciación para aplacar la ira que Él tenía en contra del hombre pecador. Ahora el texto dice que como Cristo no había venido Dios paso por alto los pecados anteriormente; Dios lo hizo a través de un sistema de sacrificios temporales, donde los hombres tenían que ir al templo y ofrecer sacrificio de corderos que apuntaban al verdadero cordero de Dios que venía a quitar el pecado del mundo, pero el autor de Hebreos dice; "Que la sangre de corderos y de machos cabríos, nunca pudo calmar la conciencia del pecador", de manera que el pecador iba al templo ofrecía un sacrificio y Dios en su tolerancia pasaba por alto su pecado momentáneamente, pero el salía del tabernáculo y su conciencia seguía cargada así que al otro día o la otra semana él estaba de vuelta con otro cordero.

Si tomamos un préstamo en un banco y si llega un momento en que no podemos pagarle hay quienes hacen una concesión y es que paguemos los intereses y cuando tengamos una mejor solvencia económica paguemos el capital, con eso se logra que el banco no nos persiga por la deuda. De tal manera que pagamos los intereses pero el capital sigue intacto, los sacrificios en el tabernáculo pagaban los intereses pero la deuda seguía igualita, por eso no calmaba la conciencia del pecador. ¿Y cuando se me iba a calmar la conciencia? cuando la deuda fuera pagada en su totalidad y eso es lo que Cristo hizo en la cruz, Él fue y pago una vez y para siempre con un solo sacrificio el pecado de todos los hombre de una vez y por siempre.

Romanos 3:26 con la mira de manifestar en este tiempo su justicia, a fin de que él sea el justo, y el que justifica al que es de la fe de Jesús. Dios siendo un Dios justo tenía dos maneras de revindicar su justicia que había sido mancillada por el pecado del hombre, una era enviando a toda la humanidad al infierno y eso era justo, nadie podría decir nada o dos; poner que alguien que diera la medida de la deuda pagara por nosotros y Él eligió la segunda forma y la única razón para hacerlo así fue por amor.

Conclusión

Romanos 3:27 ¿Dónde, pues, está la jactancia? Queda excluida. ¿Por cuál ley? ¿Por la de las obras? No, sino por la ley de la fe. 3:28 Concluimos, pues, que el hombre es justificado por fe sin las obras de la ley. 3:29 ¿Es Dios solamente Dios de los judíos? ¿No es también Dios de los gentiles? Ciertamente, también de los gentiles. 3:30 Porque Dios es uno, y él justificará por la fe a los de la circuncisión, y por medio de la fe a los de la incircuncisión. 3:31 ¿Luego por la fe invalidamos la ley? En ninguna manera, sino que confirmamos la ley
 
Pastor: David Bayuelo
Agosto 27 de 2017

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.