Redes Rotas

Redes rotas - Mateo 19:27-29Escuchar audio de esta predica Mateo 19:27 Entonces respondiendo Pedro, le dijo: He aquí, nosotros lo hemos dejado todo, y te hemos seguido; ¿qué, pues, tendremos? 19:28 Y Jesús les dijo: De cierto os digo que en la regeneración, cuando el Hijo del Hombre se siente en el trono de su gloria, vosotros que me habéis seguido también os sentaréis sobre doce tronos, para juzgar a las doce tribus de Israel. 19:29 Y cualquiera que haya dejado casas, o hermanos, o hermanas, o padre, o madre, o mujer, o hijos, o tierras, por mi nombre, recibirá cien veces más, y heredará la vida eterna.

Este texto lo encontramos al final de la historia del Joven rico que se acercó al Señor a preguntar: "Qué bien tenía que hacer para alcanzar la vida eterna". Jesús le dijo: Si quieres ser perfecto, anda, vende lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven y sígueme. Al recibir la respuesta esta le produjo una profunda tristeza en su corazón, marchándose con una segura elección. Pero más allá de la actitud final del muchacho, la resolución de su inquietud por parte de Jesús les dejo una nueva pregunta a sus discípulos: ¿Quién, pues, podrá ser salvo?

Según lo dicho por su Maestro la conclusión a la que los condujo fue que el recibir la vida eterna tenía tal grado de imposibilidad que dejaba por fuera del rango de su obtención a cualquier hombre en la tierra, lo cual sería aseverado por el mismísimo Dios al decir que: "Para los hombres esto es imposible; mas para Dios todo es posible".

Ni a los discípulos, ni a nosotros nos debe quedar la menor duda que no se trataba del que hacer de nuestras obras como creía este Joven para obtener tan magnifico favor y que todo sería de manera exclusiva a través de la obra de Cristo en su sacrificio, pero de por medio habría una acción que probaría nuestra fe en esta obra hecha por Jesús y era el estar dispuesto a dejarlo todo.

El relato nos deja ver que la actitud del muchacho lo dijo todo; su suerte estaba echada, la prelación por sus bienes le otorgaba un lugar secundario a su aceptación de Jesús y por ende a la necesidad de heredar la vida eterna. Pero también nos descubre a unos discípulos quienes le recuerdan al Señor haberlo dejado todo por su causa produciendo en el ambiente una sensación de haber sido riquezas lo que sacrificaron.

La pregunta para hacernos esta noche es: ¿Cuál es el valor que le damos a nuestras vidas y vienes? ¿Sera que están sobre valorados al punto de estar por encima de la vida que nos ha entregado el Señor Jesús?

La respuesta es más simple de encontrar de lo que creemos porque una rápida revisión a nuestras acciones nos develara que tanta es la desventaja de la voluntad de Dios frente a la nuestra por el valor que le damos.

1. No podemos sobre valorar nuestra vida sin Cristo.

Mateo 19:21 Jesús le dijo: Si quieres ser perfecto, anda, vende lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven y sígueme. 19:22 Oyendo el joven esta palabra, se fue triste, porque tenía muchas posesiones.

Jesús está haciendo un ofrecimiento inmejorable; que entregara sus posesiones materiales perecederas para recibir a cambio las que permanecerían por la eternidad. El relato deja implícito la elección del muchacho, pero está claro que para elegir tuvo que sopesar el valor de lo ofrecido por lo que el poseía. Los discípulos en cierta forma hicieron lo mismo ya que Pedro quien es el que habla por ellos dijo: He aquí, nosotros lo hemos dejado todo, y te hemos seguido; ¿qué, pues, tendremos? Lucas nos ayuda a recordar como fue el encuentro de Jesús con algunos de sus discípulos y como los encontró; "Cuando terminó de hablar, dijo a Simón: Boga mar adentro, y echad vuestras redes para pescar. 5:5 Respondiendo Simón, le dijo: Maestro, toda la noche hemos estado trabajando, y nada hemos pescado; mas en tu palabra echaré la red". Jesús hallo pescadores en total banca rota. Tanto su vida material como espiritual estaba en un absoluto déficit.

Será que nuestro estado era diferente al de estos hombres. La pregunta que surge es ¿Qué fue lo que nosotros dejamos atrás para considerar que la vida en Cristo es inferior? ¿Qué tan extraordinarias y acertadas eran nuestras decisiones que hoy ponemos en entre dicho la prudencia Divina?

Cuando nosotros decidimos hacer nuestra voluntad por encima de la de Dios es porque a ambas le otorgamos un valor y nuestra prudencia termina finalmente prevaleciendo. El punto está en que hay quienes hemos estado sobre valorando nuestras vidas sin Cristo y esta es la razón por la que no hemos terminado de abandonar nuestras formas religiosas y pecaminosas. Pablo nos dice en: Efesios 4:22 En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos, 4:23 y renovaos en el espíritu de vuestra mente, (Lo que está en nuestra mente muchas veces es nuestra riqueza intangible) 4:24 y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad.

2. Hay que darle el valor correcto a la vida que antes teníamos y la que hoy poseemos.

Mateo 4: 21 Pasando de allí, vio a otros dos hermanos, Jacobo hijo de Zebedeo, y Juan su hermano, en la barca con Zebedeo su padre, que remendaban sus redes; y los llamó.

Redes rotas, estos eran los activos de los discípulos cuando Jesús los hallo, ahora la escritura es puntual en mencionarlo y la razón es porque el estado de sus redes descubría la realidad de sus vidas. Preguntémonos ¿Para qué sirve una red rota? Y la respuesta es simple: Para nada. Después de este instante el fracaso en sus vidas ya no sería el pan de cada día, porque el Señor se convertiría en su red y el los haría pescadores de hombres. Jesús les entrego un verdadero propósito para sus vidas, ahora si probarían la verdadera prosperidad, ellos entregaron redes rotas y él les daría por recompensa cien veces más, y heredarían la vida eterna.

Hay hombres que hablamos de las extraordinarias cosas que dejamos atrás, cuando en realidad no dejamos nada más que redes rotas que nos mantenían en una vida de pecado, encarcelados por la eternidad en el infierno, si lo vemos objetivamente no hay nada que valiera la pena sin Cristo en nuestro corazón.

Pablo nos dice en: Filipenses 3:7 Pero cuantas cosas eran para mí ganancia, las he estimado como pérdida por amor de Cristo. 3:8 Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura, para ganar a Cristo. Pablo coloca sobre la balanza un sin número de privilegios que su peso resultaba ser tan inferior frente a su encuentro con Cristo y su propósito que termina llamándole: "Basura".

Hay quienes estamos deseando lo que Pablo desecho y Pablo desecho lo que muchos queremos.

Mateo 13:44 Además, el reino de los cielos es semejante a un tesoro escondido en un campo, el cual un hombre halla, y lo esconde de nuevo; y gozoso por ello va y vende todo lo que tiene, y compra aquel campo. 13:45 También el reino de los cielos es semejante a un mercader que busca buenas perlas, 13:46 que habiendo hallado una perla preciosa, fue y vendió todo lo que tenía, y la compró

Muchas veces lo que no nos permite avanzar en los propósitos Divinos es la manera como valoramos nuestra vida pasada muy por encima de nuestra vida presente. Nuestras acciones lo descubren así, pensemos sin engañarnos a que cosas verdaderamente le damos prelación, cuales se están robando el lugar de Dios. Estas parábolas nos descubren como debe ser el corazón de quienes creemos que el conocimiento de Cristo está muy por encima de cualquier otra cosa.

3. En Cristo hay que soltar lo que no hace parte de nuestra nueva vida para poder avanzar.

Mateo 19:29 Y cualquiera que haya dejado casas, o hermanos, o hermanas, o padre, o madre, o mujer, o hijos, o tierras, por mi nombre, recibirá cien veces más, y heredará la vida eterna.

Jesús es claro, aunque era un pésimo intercambio el recibiría la pobreza de todo aquel que se hiciese su discípulo y como intercambio tendrían 100 veces más en esta tierra y una herencia incorruptible representada con la vida eterna, solo existía una condición si miraban atrás no serían dignos de ser sus discípulos. Con el Señor no podemos tener una actitud de entrega parcial, es con todo o nada. Lucas 9:62 Y Jesús le dijo: Ninguno que poniendo su mano en el arado mira hacia atrás, es apto para el reino de Dios.

Solo aquellos que comprendemos que 2 Corintios 5:17 De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas, podremos vivir una vida en avanzada.

Números 11:5 Nos acordamos del pescado que comíamos en Egipto de balde, de los pepinos, los melones, los puerros, las cebollas y los ajos; 11:6 y ahora nuestra alma se seca; pues nada sino este maná ven nuestros ojos.

El mana como lo dijo el mismo Cristo lo representaba a Él: "El Pan que descendió del cielo" Y los Israelitas teniendo el alimento que poseía la capacidad de quitar su hambre y mantenerlos en total sanidad no les era suficiente, así que vivían en una constante queja añorando el alimento insuficiente y acompañado de opresión que recibían en Egipto. ¿Acaso es la vida que nosotros nuevamente añoramos? No nos olvidemos que nuestras acciones siempre mostraran el verdadero deseo de nuestro corazón.

Conclusión

Somos infelices porque no hemos soltado por completo cosas que se le roban el lugar que le corresponde al conocimiento de Cristo, Pablo entendió perfectamente esto por esa razón él no tenía jamás nada que lamentar. Filipenses 4:11 No lo digo porque tenga escasez, pues he aprendido a contentarme, cualquiera que sea mi situación. 4:12 Sé vivir humildemente, y sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad. 4:13 Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.

Ya es hora de despojarnos y empezar a vivir en un cien por ciento lejos de todo aquello que no permite que la vida abundante de Cristo se manifieste en nosotros, está claro para que esto sea real una fe inquebrantable y decidida debe ser la que siempre nos caracteriza.

Mateo 19:21 Jesús le dijo: Si quieres ser perfecto, anda, vende lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven y sígueme.
 
Pastor: David Bayuelo
Octubre 20 de 2017

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.