No se turbe vuestro corazón

No se turbe vuestro corazón - Juan 14:1-9Escuchar audio de esta predica Juan 14:1 No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí. 14:2 En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros. 14:3 Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis. 14:4 Y sabéis a dónde voy, y sabéis el camino. 14:5 Le dijo Tomás: Señor, no sabemos a dónde vas; ¿cómo, pues, podemos saber el camino? 14:6 Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí. 14:7 Si me conocieseis, también a mi Padre conoceríais; y desde ahora le conocéis, y le habéis visto. 14:8 Felipe le dijo: Señor, muéstranos el Padre, y nos basta. 14:9 Jesús le dijo: ¿Tanto tiempo hace que estoy con vosotros, y no me has conocido, Felipe? El que me ha visto a mí, ha visto al Padre; ¿cómo, pues, dices tú: Muéstranos el Padre?

El libro de primera de Samuel nos brinda una mirada a la agonía que se hizo presente en la vida de un rey como Saúl ante la incertidumbre de lo que le depararía su siguiente batalla, los evangelios como acabamos de leer también registran la intranquilidad de los discípulos al acercarse la inminente partida de su Maestro, el pueblo de Israel frente a los retos que les presentaba cada paso en el desierto dejaron ver como sus corazones se llenaran de crítica y desesperanza, todos estos sentimientos contrastan con la seguridad de un salmista como David que se atreve a afirmar que Hubiera desmayado, si no creyese que vería la bondad de Jehová En la tierra de los vivientes. (Salmos 27:13) o como un Pablo que indistintamente de las circunstancias tiene la capacidad de decirnos ¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada? guardando fielmente la esperanza en cada Palabra que el mismo Dios le había revelado.

Vivir con incertidumbre es una de las sensaciones heredadas por causa del pecado, esta se halla asociada con ese primer sentimiento que Adán experimento después de haber caído llevándolo a esconderse al saber que había menospreciado la gracia de su creador.

"Y sabéis a dónde voy, y sabéis el camino" Estas fueron las Palabras del Señor Jesús a sus discípulos para quitarles toda incertidumbre justo antes de pasar por la cruz, para luego partir, pero al parecer ellos no sabían ni a donde iba y mucho menos que Él era el Camino. Por eso le dijo Tomás: Señor, no sabemos a dónde vas; ¿cómo, pues, podemos saber el camino? Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí. El Camino era Él y el lugar al que llegarían sería a su Padre.

Estas mismas Palabras deberían ser suficientes para todos aquellos que hemos creído en la persona de Cristo, ya que el encontrarnos con él por malos que sean los tiempos debe producirnos una absoluta tranquilidad, una tranquilidad que borre en nosotros toda incertidumbre. El asunto es que al igual que sus discípulos aunque nos hemos encontrado con el Camino seguro que nos guía a una vida abundante muchos de nosotros aún desconocemos que estamos marchando en Él.

1. El desconocimiento tiene la facultad de producirnos una profunda incertidumbre.

¿Qué es la incertidumbre?: Esta es la falta de seguridad, de confianza o de certeza sobre algo, especialmente cuando crea inquietud. Es totalmente lo contrario a la fe.

Juan 14:1 No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí. 14:2 En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros.

Jesús está a cortas de pasar por la cruz para luego marcharse y sus discípulos empezando por Pedro le expresan su incertidumbre, así que Él les pide que tengan una absoluta confianza en Él y que dejen a un lado toda aquello que les causa inquietud. Durante más de tres años Él se les había estado revelando y eso debía ser suficiente para que se mantuvieran seguros. El asunto estaba en que ellos no le habían reconocido plenamente y esto les causaba una profunda incertidumbre. Pero al decirles: "En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros". En otras Palabras lo que les quiere decir es: "Todo lo que necesitan saber para vivir certeramente en esta tierra y por la eternidad Yo ya se los he hecho manifiesto"

Esta es una verdad extraordinaria para nosotros ya que todo aquello que nos puede mantener seguros no solo en este presente sino hacia nuestro futuro eterno ya fue revelado por gracia a través de la persona del Señor Jesús. Sin duda no puede existir una sensación más agradable que reconocer que pase lo que pase todo estará bien para nosotros y eso debe borrar toda incertidumbre de nuestro corazón.

Una de las cosas que a los hombres más inquietud les produce es lo que les espera después de la muerte, un sin número de especulaciones y contradicciones son las que escuchamos común mente, pero solo una persona con el conocimiento de lo que representa ahora su vida en Cristo puede decir algo como esto: "Porque para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia". (Filipenses 1: 21) En Pablo no hallamos miedos, temores, o turbaciones solo una absoluta seguridad en Aquel en quien está su vida.

Juan 10:27 Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen, 10:28 y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano. 10:29 Mi Padre que me las dio, es mayor que todos, y nadie las puede arrebatar de la mano de mi Padre. El conocer esta Palabra me da una absoluta confianza y tiene la capacidad de quitar toda incertidumbre.

Para los que estamos en Cristo Todo aquello que corresponde con lo que habremos de vivir eternamente ya fue escrito y lo mejor es que es bueno agradable y perfecto.

Nuestro desconocimiento termina cuando conocemos la voluntad de Dios a través de renovar nuestro entendimiento con su Palabra.

2. Una cosa tener el conocimiento que nos quita toda incertidumbre por fe y otra muy diferente tratar de obtenerlo por la razón.

Juan 14:4 Y sabéis a dónde voy, y sabéis el camino. 14:5 Le dijo Tomás: Señor, no sabemos a dónde vas; ¿cómo, pues, podemos saber el camino? 14:6 Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí. Tomas es conocido como el discípulo incrédulo, alguien a quien le resultaba muy difícil creer cualquier cosa que no estuviera suscrita a la razón, prueba de ello es la manera lógica como le plantea su interrogante a Jesús: "Señor, no sabemos a dónde vas; ¿cómo, pues, podemos saber el camino?"

Luego dijo a Tomás: Pon aquí tu dedo, y mira mis manos; y acerca tu mano, y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente. Entonces Tomás respondió y le dijo: ¡Señor mío, y Dios mío! Jesús le dijo: Porque me has visto, Tomás, creíste; bienaventurados los que no vieron, y creyeron. (Juan 20:27 - 29 ) Recordemos que solo una experiencia personal con Cristo después de la resurrección pudo derribar su incredulidad para darle paso a la seguridad en el Dios con quien había caminado.

Entre más rápido nos despojemos de nuestra lógica y razón más pronto tendremos la oportunidad de encontrarnos frente a frente con la revelación de todo aquello dispuesto por Dios para nuestras vidas y así poder gozar de una total certidumbre.

Mateo 16:15 Él les dijo: Y vosotros, ¿quién decís que soy yo? 16:16 Respondiendo Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente. 16:17 Entonces le respondió Jesús: Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos.

Al parecer la testarudez, el mal genio y el espíritu envidioso hallado en Pedro era directamente proporcional con su capacidad de creer, es por esto que en este pasaje el Señor Jesús le hace un reconocimiento por encima de todo los demás, este discípulo sin duda guardaba la sensibilidad que se requiere para descubrir toda la revelación que Dios había servido para los que creyeran en Él.

En Juan 6:67 encontramos otro ejemplo de esto: Dijo entonces Jesús a los doce: ¿Queréis acaso iros también vosotros? 6:68 Le respondió Simón Pedro: Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna. Una confesión por encima de toda lógica, esto es lo que Dios espera que salga de nuestras bocas para que toda incertidumbre desaparezca.

3. El Señor Jesús está dispuesto a quitarnos todo velo para desaparecer toda incertidumbre.

Juan 14:6 Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí. 14:7 Si me conocieseis, también a mi Padre conoceríais; y desde ahora le conocéis, y le habéis visto. 14:8 Felipe le dijo: Señor, muéstranos el Padre, y nos basta. 14:9 Jesús le dijo: ¿Tanto tiempo hace que estoy con vosotros, y no me has conocido, Felipe? El que me ha visto a mí, ha visto al Padre; ¿cómo, pues, dices tú: Muéstranos el Padre?

Dios quiso mostrase plenamente para que los hombres le conocieran a través de su Hijo, Él no se guardó nada de su gloria y poder todo les fue manifiesto.

Jesús dijo en Juan 15:15 Ya no os llamaré siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor; pero os he llamado amigos, porque todas las cosas que oí de mi Padre, os las he dado a conocer.

A los hombres nos atrae lo místico, todo aquello que tiene que ver con misterios aparentes y muchas veces queremos ver más de lo que simplemente se ve. Pero en la persona de Cristo todo fue descubierto a los que creemos, nada quedo oculto a nuestros ojos.

Jeremías 33:3 Clama a mí, y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces. La revelación es personal e intransferible, este es la razón por la cual algunos viven en la seguridad de lo que la Palabra dice, ella siempre es eficaz para ellos.

Juan 14:26 Más el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho. Espíritu Santo fue encomendado para enseñarnos todas las cosas, hay que darle la oportunidad a nuestro gran Maestro a través de una relación única y personal.

Conclusión

1 Corintios 2:9 Antes bien, como está escrito: Cosas que ojo no vio, ni oído oyó, Ni han subido en corazón de hombre, Son las que Dios ha preparado para los que le aman. 2:10 Pero Dios nos las reveló a nosotros por el Espíritu; porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios.

En Mateo 7:8 encontramos tres acciones que demuestran nuestra fe en el Señor: Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá. Pedir, buscar, llamar. Debemos tener claro que el no pide, no recibe, el que no llama, no se le abre y el que no busca no encuentra.

Esta noche Dios desea que busquemos para que encontremos los tesoros que Él nos ha descubierto en su Hijo para que toda incertidumbre desaparezca por completo de nuestro corazón.
 
Pastor: David Bayuelo
Octubre 27 de 2017

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.