Control mental

Control mental - Colosenses 3:1-8Escuchar audio de esta predica Colosenses 3:1 Si, pues, habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios. 3:2 Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra. 3:3 Porque habéis muerto, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios. 3:4 Cuando Cristo, vuestra vida, se manifieste, entonces vosotros también seréis manifestados con él en gloria. 3:5 Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros: fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia, que es idolatría; 3:6 cosas por las cuales la ira de Dios viene sobre los hijos de desobediencia, 3:7 en las cuales vosotros también anduvisteis en otro tiempo cuando vivíais en ellas. 3:8 Pero ahora dejad también vosotros todas estas cosas: ira, enojo, malicia, blasfemia, palabras deshonestas de vuestra boca.

Nuestra mente es la torre de control de nuestra vida, lo que pasa en nuestras vidas comienza en la mente, todas nuestras decisiones están allí y la verdad es que lo que hoy somos es el resultado de lo que hemos pensado todos estos años que hemos dejado atrás, la Biblia dice: "Tal cual es su pensamiento es su corazón, tal es él". Si no nos gusta lo que pasa a nuestro alrededor debemos preguntarnos ¿en qué hemos estado pensando? Que pienso de mí mismo, que pienso acerca de otras personas. Porque lo que pensamos es lo que nos controla. Por ejemplo: Nuestra relación con Dios, nuestra relaciones con otros, la dirección en la vida, los logros que alcancemos, nuestros fracasos en la vida todo, siempre será el resultado de la manera como pensamos.

A veces olvidamos que nuestra mente es la torre de control, así que el resultado siempre estará unido a la manera como pensamos. En este mensaje deseo compartirles cómo controlar nuestro pensamiento, ya que nuestra mente lo controla todo, de allí surgen nuestros pensamientos.

Lo invito a que busquemos Colosenses 3: 1 – al 8 y luego deseo que pueda responderse como controlar mi mente quien determina la clase de vida que quiero vivir.

Colosenses 3:1 Si, pues, habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios. 3:2 Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra. 3:3 Porque habéis muerto, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios. 3:4 Cuando Cristo, vuestra vida, se manifieste, entonces vosotros también seréis manifestados con él en gloria. 3:5 Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros: fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia, que es idolatría; 3:6 cosas por las cuales la ira de Dios viene sobre los hijos de desobediencia, 3:7 en las cuales vosotros también anduvisteis en otro tiempo cuando vivíais en ellas. 3:8 Pero ahora dejad también vosotros todas estas cosas: ira, enojo, malicia, blasfemia, palabras deshonestas de vuestra boca.

Ahora; ¿Cómo controlar esta torre de control llamada mente? Una de las formas de vencer el pecado que se halla en nuestras vidas es haciéndonos algunas preguntas muy importantes.

Debemos hacernos estas preguntas no importando lo que pensemos:

¿A dónde me llevaran estos pensamientos? ¿A dónde me llevaran si sigo pensando lo mismo? ¿A dónde iré, me llevara a algún lado?

Otra pregunta es ¿Me llevaran a donde quiero ir? Obviamente hay que decidir a donde quiero ir con anterioridad. Pero si pensamos: "Yo soy un don nadie, no tengo dones, ni talentos" ¿Será que si sigo pensando de esta manera esto me llevara a donde quiero ir?

Luego pregúntese: ¿Son bíblicamente aceptables estos pensamientos? Si no los son, corte con toda fuente de aquello que puede generar un pensamiento indebido. Podemos decir; "Es que soy débil", y lo es porque está diciendo que lo es. Si usted y yo somos hijos de Dios no somos débiles porque tenemos al Espíritu de Dios que nos ha empoderado para vencer cualquier cosa que intente cautivar nuestras mentes.

Así que tenemos que hacernos preguntas que nos lleven a ver la realidad y ¿Cuál es la realidad? La realidad es: ¿A dónde me llevaran esos pensamientos? Debo responder, ¿Me llevaran a donde quiero ir? Debo responder esa pregunta, ¿son bíblicamente aceptables? Usted y yo podemos responder eso ¿Me edificaran estos pensamientos o me derribaran? Con seguridad harán una de las dos cosas ya que los pensamientos no son neutrales. Cuando escuche este mensaje estos pensamientos deben edificarle y no derribarle, al ver cosas que son indebidas, impías, anti bíblicas debe saber que la realidad es que le derribaran espiritualmente. Así que debemos decidir lo que veremos o escucharemos.

Lo siguiente para preguntarnos es ¿Podría compartir estos pensamientos con alguien más? O es uno de esos pensamientos que no podría compartir, que claramente no me edifican y no edifican a nadie por su impureza.

Pregúntese ¿Dónde se originaron esos pensamientos? Algunos pensamientos no se originaron en la Palabra de Dios, ni en el cielo, no vienen de una vida que agrada a Dios, no se originaron de nada santo, ni de nada que sea bueno para nosotros. Y al analizar los pensamientos; ¿de dónde viene esto?, ¿Por qué lo pienso?, ¿Cuál es el origen de esto?, ¿Qué hará esto en mi vida? Usted y yo tenemos el derecho y el poder para conseguir una respuesta. Nadie más que nosotros podemos respondernos estos interrogantes.

La otra pregunta es ¿Me siento culpable de estos pensamientos? Esto cuando se tiene al Espíritu de Dios nos conduce a una respuesta fácil y rápida. De hecho entendiendo que nuestra mente es la torre de control de nuestra vida cuando sabemos que nuestros pensamientos no están bien nos predisponemos para recibir los consecuentes, de la misma manera que generamos una fuerte expectativa de las bendiciones que nos van a venir cuando estos son correctos.

¿Cómo hemos pensado acerca de nosotros mismos estos años, como hemos pensado acerca de Dios, como hemos pensado de nuestros amigos, de nuestras relaciones, de nuestro país, de nuestros gobernantes? No hay quien pueda quitarse la mente y ponerse la de otro, excepto la de Cristo. Cuando aceptamos a Cristo como nuestro salvador Dios nos dio el poder de pensar como el piensa, no significa que seremos tan sabios como Él, ni que tendremos todo conocimiento, pero nuestro Señor nos da el poder y el derecho de pensar como a Él le agrada. Tenemos el poder de pensar bien, tenemos el don del Dios todo poderoso.

Sigámonos preguntándo:

¿Encajan estos pensamientos con quien soy como seguidor de Cristo? Si no soy seguidor de Cristo todo es aceptable, pero si soy seguidor de Cristo algunos pensamientos no cuadran, hay muchos pensamientos que no concuerdan una vez que hemos aceptado a Cristo como nuestro salvador, no compaginan con nosotros al aceptar a Jesús como Señor de nuestras vidas.

Todos nosotros tomamos decisiones basadas en quienes percibimos que somos como seguidor de Cristo, así que hay decisiones que no nos cuadran, hay lugares en los que no nos sentimos cómodos, hay palabras que no son acordes, hay pensamientos que no encajan, hay personas con las que no compaginamos, hábitos que ya no nos dejan sentir cómodos. Por eso dice la Biblia: "Salíos en medio de ellos dice el Señor". Debo pensar distinto y si pienso de manera diferente, actuare de manera distinta y con seguridad me veré diferente y así sigo a Jesús y no al mundo. Porque si quiero vivir como agrada de Dios, haré de mi mente como quiere que sea debo ser obediente a la Palabra de Dios.

Veamos algunas de las cosas que Pablo dice: Colosenses 3:1 Si, pues, habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios.

Pablo utiliza un tiempo verbal al referirse a buscad que significa: seguir buscando, buscar continua y habitualmente; es decir buscar las cosas de arriba es un estilo de vida; leemos la Palabra de Dios y la mantenemos de manera continua y habitual, es parte de nuestra vida, nos nutrimos de ella, es parte de nuestra dieta. Pablo con este texto desea ubicarnos en la necesidad de buscar las cosas que agradan al Padre, pensar la mayor parte de las veces las cosas que Dios piensa.

El apóstol pablo nos dice: "Siga pensando las cosas de arriba donde está sentado Cristo", ¿Qué clase de pensar es ese? Esto es pensar en lo mejor, ya que Cristo piensa siempre en que es lo mejor para nuestra vida, en nuestro trabajo, matrimonio, relaciones, finanzas.

Luego nos sigue diciendo en Colosenses 3:2 Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra. 3:3 Porque habéis muerto, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios. En "Este poned la mira", Usa una vez más del presente continuo al igual que en el "buscar". Como creyentes seguidores de Cristo morimos a la vieja vida y alineamos nuestro pensar en cómo piensa Dios, ¿Cómo quiere que vivamos?, ¿Cómo quiere que actuemos? Y en el proceso al pensar como Dios tendremos los pensamientos más poderosos que hay, al pensar como Dios podremos ver claramente lo que Dios piensa de nosotros y al enfocarnos en lo que descubrimos; como que Él nos ama, nos ha perdonado, que nos cuida, que quiere lo mejor para nosotros empiezan a suceder cosas buenas en nuestras vidas y por eso dice que busquemos y miremos habitual y continuamente.

En el verso 5 Pablo continua con su exhortación diciendo: Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros: fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia, que es idolatría; Hay cosas en esta nueva vida a las que nosotros debemos presentarnos como alguien que ha muerto. Satanás nos recordara, lo que algún día escuchamos, sentimos, tocamos, vimos, o experimentamos, ¿qué hemos de hacer? ¡Hacerlo morir! Así que nos levantaremos y diremos gracias Jesús porque nada de esto encaja con lo que hoy soy. Decimos: ¡No!

Si usted y yo decimos: "Soy débil" Lo que habremos hecho es tomar el lado del diablo. Satanás nos dice de inmediato: "Eso es, dilo otra vez" Eso es lo que a veces escogemos pensar frente a la tentación, pero si somos de manera genuina hijos de Dios tenemos el poder para tomar en el momento una decisión sabia.

Más adelante Pablo nos dirá: 3:16 La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándoos unos a otros en toda sabiduría, cantando con gracia en vuestros corazones al Señor con salmos e himnos y cánticos espirituales.

Observemos lo grandioso que es esto: "La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros" En griego es: La palabra abundancia desde el griego es "Plosios" Extravagantemente, así que a lo que nos quiere llevar es que cada vez que pensemos vendrá a nuestra mente un pasaje bíblico o el Espíritu Santo nos recordara algún versículo. Está claro que si solo nos alimentamos de la Palabra de Dios ocasionalmente será imposible poder vivir en su abundancia. ¿Cuántos de nosotros llevamos nuestra Biblia a casa después del servicio y ella solo se vuelve a abrir cuando regresamos a la iglesia? Sé que nadie de esta congregación haría eso.

Si lo hacemos de esta manera esto no es llenar nuestra mente con la abundancia de la Palabra de Dios, ósea de manera extravagante. Cuando la Palabra de verdad sobre abunda en nosotros podremos hacerle frente a lo que sea y sabremos como pensar y reaccionar correctamente y si sobre abunda en nosotros sentiremos la fortaleza y el poder de Dios para salir de cualquier situación, sea cual sea. Pero cuando solo acudimos a la biblia de vez en cuando difícilmente podremos sortear nuestras circunstancias.

El tener una mente llena de la Palabra de Dios nos dará una absoluta confiabilidad en nuestra mente que es la torre de control en nuestras vidas.

Conclusión

Salmos 119:9 ¿Con qué limpiará el joven su camino? Con guardar tu palabra.

Salmos 119:11 En mi corazón he guardado tus dichos, Para no pecar contra ti.

Guardado, no solo puesto allí, de modo que sobre abunde la Palabra viva de Dios, porque lo que significa es que en la torre de control hay verdad, hay buen sentido de dirección, la torre de control pensó las cosas como son, no como parecen ser, en la torre de control estamos pensando esto; "El pecado trae consecuencias, cualquier cosa que siembre hoy la segare mañana", es decir que pensara correctamente. De forma que sobre abunde, si en nuestra vida hay un área en particular que tenemos un problema serio, preguntémonos: ¿De dónde vino esto? Y como no cuadra con la Palabra de verdad, no cuadra con migo.

Recordemos esto: Usted y yo decidimos quien queremos ser, usted y yo decidimos que queremos lograr, Pero todo esto lo decidimos en la mente y recordemos que este es nuestro campo de batalla, satanás quiere llevarnos por un lado, Dios por otro, pero satanás nunca nos ha querido ver bien, nos ha mentido, engañado y no ha cumplido ninguna de las promesas que ha hecho. Él nos dice: "Lo disfrutaras" pero no nos dice esto solo será un tiempo y luego espera las nefastas consecuencias.

Debemos decidir en nuestra mente que clase vida viviremos, que futuro tendremos y si somos sabios tomaremos buenas decisiones y se hará las preguntas que le di frente a cada situación que se le presente.
 
Pastor: David Bayuelo
Noviembre 10 de 2017

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.