Acción Correcta, Motivación Incorrecta

Acción correcta motivación incorrecta - filipenses 1:14-20Escuchar audio de esta predica Filipenses 1:14 Y la mayoría de los hermanos, cobrando ánimo en el Señor con mis prisiones, se atreven mucho más a hablar la palabra sin temor. 1:15 Algunos, a la verdad, predican a Cristo por envidia y contienda; pero otros de buena voluntad. 1:16 Los unos anuncian a Cristo por contención, no sinceramente, pensando añadir aflicción a mis prisiones; 1:17 pero los otros por amor, sabiendo que estoy puesto para la defensa del evangelio. 1:18 ¿Qué, pues? Que no obstante, de todas maneras, o por pretexto o por verdad, Cristo es anunciado; y en esto me gozo, y me gozaré aún. 1:19 Porque sé que por vuestra oración y la suministración del Espíritu de Jesucristo, esto resultará en mi liberación, 1:20 conforme a mi anhelo y esperanza de que en nada seré avergonzado; antes bien con toda confianza, como siempre, ahora también será magnificado Cristo en mi cuerpo, o por vida o por muerte.

El contexto del verso catorce es que Pablo había sido puesto en prisión en Jerusalén por causa de la predicación del evangelio, y el considerar que no recibiría un juicio justo en este lugar lo condujo a apelar al Cesar, motivo por el cual fue llevado a Roma y encarcelado, pero lejos de esto producir desanimo en los hermanos de Roma, termino alentándolos aumentado la predicación de Cristo. El ver la actitud de Pablo a pesar de estar preso los impulsó a hacer este ejercicio, motivo por el cual el apóstol se regocija.

Ahora lo que descubrimos a partir del verso quince es que hay dos tipos de personas que predican el evangelio, pero la particularidad que guarda uno de esos grupos es que lo hacen por rivalidad con Pablo, mientras los otros lo hacen por un amor genuino por la la obra de Dios y al hombre que se halla en la cárcel padeciendo por causa del evangelio. Lo que queda al descubierto a pesar de lo inverosímil de este relato es que esta es una de las estrategias más utilizadas por satanás para intentar detener la obra de Dios, así queda en evidencia al presentarse división entre los hermanos de Roma quienes están cumpliendo con la comisión del Señor pero de una manera particular, lo hallamos también en los hermanos de Filipo, a quienes Pablo invita a que no hagan nada por vanagloria y lo mismo paso en Corinto, donde los hermanos se dicen unos ser de Pablo, otros de Apolo y otros de Cristo.

Más allá de que creamos que la historia de la iglesia ha sido de unidad perfecta, nos encontramos con hechos recurrentes que demuestran lo contrario: En el libro de hechos en el capítulo cinco Ananías y Safira pierden la vida por tratar de engañar a sus hermanos, en el capítulo seis las viudas se están quejando, ahora había problemas en Roma, en Filipo, en Corinto, en Galacia, en Éfeso, en la mayoría de las iglesias. El día que Dios remueva todas estas dificultades de la iglesia con seguridad es porque ya no estaremos presentas en la tierra.

Este pasaje nos ofrece dos perspectivas que nos ayudan a extraer verdades bíblicas profundas para nuestras vidas. Lo primero que vemos es; un grupo de personas con la motivación incorrecta pero haciendo el ejercicio correcto y segundo; la perspectiva tan particular del hombre de Dios asociada con este hecho.

1. Motivación incorrecta pero acción correcta.

Filipenses 1:15 Algunos, a la verdad, predican a Cristo por envidia y contienda; pero otros de buena voluntad. 1:16 Los unos anuncian a Cristo por contención, no sinceramente, pensando añadir aflicción a mis prisiones; 1:17 pero los otros por amor, sabiendo que estoy puesto para la defensa del evangelio.

Este pasaje nos narra la realidad de dos grupos de personas, ambas proclamando el evangelio pero por lo menos con una diferencia marcada entre unos y otros. Ahora el texto nos deja claro que a pesar de que esta diferencia que se hallaba en algunos no era correcta, lo que predican si lo era, ellos no están quitando, ni añadiendo nada al evangelio, de hecho es notorio que incluso parecen ser definidos por Pablo como hermanos, no como herejes como lo hizo en otras ocasiones. Estos hombres tienen en común el mensaje; ambos predican a Cristo, tienen en común la misma profesión de fe, pertenecen a la misma familia, pero tienen algo en lo cual difieren y esto es: la motivación por la cual predican la Palabra. Estas personas se definen como rivales de Pablo ahora: ¿cómo se produjo esta rivalidad? El texto nos lo deja claro y es por envidia.

El historiador griego Senofón decía: “Los envidiosos son aquellos que se sienten molestos ante el éxito de sus amigos” Y a Pablo podemos realmente definirlo como alguien exitoso dentro del propósito que Dios le entrego. Y aunque el pasaje no deja claro la razón por la cual estos hermanos empezaron a experimentar este sentimiento, lo cierto es que decidieron generar una rivalidad que tubo por consecuencia la extensión del evangelio. Decía alguien que cuando nosotros experimentamos envidia el problema no es que queremos lo que el otro tiene, porque eso es codicia. Lo que la envidia hace es que nos lleva a desear que otro no tenga lo que tiene y con eso quisiéramos desposeerlo de lo alcanzado. En este caso puntual ellos no querían que Pablo tuviera el liderazgo, la influencia, el reconocimiento que tenía y por eso decidieron establecer una frente en contra del apóstol, ellos eran competencia a pesar de que Él no estaba compitiendo con ellos.

El día que veamos a Dios usando a nuestro hermano de manera más efectiva que a nosotros, alegrémonos, el día que veamos a Dios usando una iglesia más que la nuestra regocijémonos con ellos, el día que veas a un pastor siendo usado más que el tuyo, siéntete feliz, nosotros tenemos un solo Señor, por tanto no competimos, no tenemos contrincantes, ellos no son nuestros enemigos, somos un solo pueblo.

Filipenses 2:3 Nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo; 2:4 no mirando cada uno por lo suyo propio, sino cada cual también por lo de los otros. ¿De esta manera es como nosotros actuamos? o por el contrario, consideramos que mi idea, mi preferencia es superior a la del otro. ¿Estoy permitiendo que mi orgullo me gane la partida estimando lo que otro hace como inferior, despreciado lo que Dios hace a través de los demás?

2. La acción correcta pero con la motivación incorrecta produce división.

Filipenses 1:16 Los unos anuncian a Cristo por contención, no sinceramente, pensando añadir aflicción a mis prisiones; La razón del porque esta gente predicaba la describe Pablo en este texto. Estas personas eran egoístas, no eran sinceras y solo tenían un propósito; producir angustia, dolor en la vida de Pablo, ellos creían que de esta manera debilitarían su liderazgo, su influencia en medio de la iglesia de Roma.

Está claro que esto no está ocurriendo entre personas que niegan la fe en la persona de Jesucristo, son cristianos que por sus envidias procuraban agravar el padecimiento del apóstol Pablo, esto tal vez nos parezca imposible que pueda pasar, pero lo cierto es que está aconteciendo. Esta es la parte oscura que aún se deja ver en una comunidad de santos, pero Pablo también describe una parte buena ya que están los que por amor proclamaban el evangelio de Cristo.

Filipenses 2:14 Haced todo sin murmuraciones y contiendas. A pesar de todos los elogios que Pablo tiene para la iglesia de Filipo, él sabe que en ella hay serios problemas de división, es por esto que los exhorta a hacer todo sin murmuración, ni contienda. Lo que se evidencia incluso es que hay algunos que reconocen su autoridad apostólica, mientras otros hacen una negación y seria oposición a ella.

La respuesta a como derribar estos problemas de división está en la actitud y motivación correcta que mostro el segundo grupo al que Pablo se refiere; Filipenses 1:17 pero los otros por amor, sabiendo que estoy puesto para la defensa del evangelio. El amor; este es el centro de la unidad en torno a la proclamación del evangelio, porque si amo a Dios no voy a hacer, ni a tener nada en mi corazón que valla en contra posición a la voluntad de Dios. Y de igual manera no hare ni atesorare nada en interior que quiera producir un mal a mi hermano. Ni hare, ni pensare nada que vaya en detrimento del evangelio. Este es el sentir que debe predominar en todos los que hacemos parte de la iglesia de Dios.

Filipenses 4:2 Ruego a Evodia y a Síntique, que sean de un mismo sentir en el Señor. 4:3 Asimismo te ruego también a ti, compañero fiel, que ayudes a éstas que combatieron juntamente conmigo en el evangelio, con Clemente también y los demás colaboradores míos, cuyos nombres están en el libro de la vida.

3. Acción correcta y la motivación correcta.

Pablo esta consiente de la rivalidad y división que se halla a su alrededor, de hecho reconoce con claridad dos grupos, uno que se le opone y no reconoce su llamado y otro que se identifica con él, porque guarda su misma motivación. Ahora, ¿él como reacción? Es interesante ver su respuesta a esto en los versos siguientes.

Filipenses 1:18 ¿Qué, pues? Que no obstante, de todas maneras, o por pretexto o por verdad, Cristo es anunciado; y en esto me gozo, y me gozaré aún.

La manera como el responde nos deja ver la acción correcta y la motivación correcta, porque él no está pensando en su padecimiento, o en sus prisiones, o en su conveniencias, simplemente se coloca en un segundo lugar para darle paso a lo realmente importante y en este caso es la proclamación del evangelio. Lo único que a Pablo le importa es el mensaje que están proclamando: ¿Qué mensaje están proclamando? Les pregunta y ellos responden el de Cristo. “Entonces no importa si es pretexto o por verdad” “Yo me gozo”.

Lo que nosotros no hemos entendido que Pablo comprendía perfectamente, es que no se trata de nosotros, se trata es del evangelio que hemos sido llamados a proclamar. Si comprendiéramos su valor estaríamos dispuestos a darle toda nuestra vida como pablo se la dio.

Si miramos por encimita vamos a descubrir que las predicaciones de hoy giran en torno a nosotros y cuando se tratan de Dios, de su Palabra, de los perdidos, del amor a los hermanos, de la santidad, del cumplir la comisión, del servicio, eso no nos resulta llamativo y la razón es porque hemos usurpado un primer lugar que no nos corresponde.

Conclusión

Filipenses 1:19 Porque sé que por vuestra oración y la suministración del Espíritu de Jesucristo, esto resultará en mi liberación, 1:20 conforme a mi anhelo y esperanza de que en nada seré avergonzado; antes bien con toda confianza, como siempre, ahora también será magnificado Cristo en mi cuerpo, o por vida o por muerte.

Nuestras oraciones nos conducen a la respuesta Divina. Se cree por la tradición que Pablo fue liberado.

Pero lo más grande es lo que podemos ver al final de este texto, Pablo nos dice; mi vida no importa mucho, porque sea que viva o muera lo grandioso y seguro es que Cristo será magnificado en mi cuerpo.
 
 
Pastor: David Bayuelo
Fecha: Marzo 16 de 2018

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.