Estamos en Tiempo de Gracia

estamos en tiempo de gracia - tito 2:11 Escuchar audio de esta predica Porque la gracia de Dios se ha manifestado para salvación a todos los hombres" Tito 2:11

Hay un dicho popular que dice “todo tiempo pasado fue mejor” pero a la luz de la Palabra vemos que este tiempo el cual estamos viviendo, es un tiempo mejor, es un tiempo extraordinario que Dios ha dispuesto para la humanidad, pues estamos en un tiempo de GRACIA.

Gracia, amor y pacto están íntimamente relacionados con la obra que nuestro Padre hizo a través de su hijo Jesucristo en la cruz del calvario. Desde el Génesis hasta el Apocalipsis vemos su amor operando en gracia a favor de su pueblo Israel como pueblo escogido (pacto), para mostrarnos ese mismo amor operando en su gracia para la humanidad.
Para entender mejor el tiempo de gracia veamos algunos aspectos a tener en cuenta:

1. SOMOS AMADOS DE PURA GRACIA.

 
Oseas en el AT. Lo expreso de la siguiente manera: Yo sanaré su rebelión, los amaré de pura gracia; porque mi ira se apartó de ellos. 14:4.

Pablo a la luz de la revelación nos da a conocer en su carta a los Efesios capítulo 2 de los versos 1 al 10 nuestra condición antes de y después de nuestra conversión al Señor; el verso 4-5: Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó, 5 aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos). Ambos escritores expresan el amor incondicional de Dios Padre para cada uno de nosotros.
 
¿Alguna vez ha pensado o se ha preguntado en cuan profundamente Dios le ama?

Pudiéramos pasar un largo tiempo considerando eso y nunca penetrar en la profundidad de cuan intensamente Él se interesa por usted. Sin embargo el meditar en su amor si transformará su vida.

Un aspecto que nos afianza en su amor es saber que fuimos hechos a su imagen. Gn.1:26-27: Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra. 27 Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. Esa fue su decisión intencional, tan importante que se repite 4 veces en el relato. Dios le creo con un potencial inimaginable y una valía incuestionable no solo con esto sino que nos dio la capacidad de tener una relación personal profunda e íntima con Él. Esto no tiene precio.

Un ejemplo de esto es el Apóstol Pablo, quien se pudo imaginar que antes de su conversión, -quien era perseguidor de los cristianos- su vida tendría tal impacto en el mundo de ese entonces y en la Biblia que escribió más de 13 cartas, pero la gracia de Dios que le toco a él como toco a cada uno de nosotros, porque ningún pecado está más allá de su alcance de su perdón.

Así que, sin que importe como se sienta con respecto de sí mismo, abrace esta verdad Is.43:1: Pero ahora, oh Jacob, escucha al SEÑOR, quien te creó. Oh Israel, el que te formó dice: No tengas miedo, porque he pagado tu rescate; te he llamado por tu nombre; eres mío. NTV. -Esto es gracia-

Carlos Spurgeon lo dijo: “El sentido depende de la palabra "gracia".

Este es el glorioso, el adecuado, el divino camino por el cual el amor fluye del cielo a la tierra, un amor espontáneo fluyendo a aquellos que no lo merecieron, ganaron o buscaron después de todo”.

2. ESTAMOS EN TIEMPO DE GRACIA.


Hay dos versículos que nos dan claridad sobre este tema:

Jn.1:17: Pues la ley por medio de Moisés nos fue dada, pero la gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo.

Ro.6:14: Porque el pecado no se enseñoreará de vosotros; pues no estáis bajo la ley, sino bajo la gracia.

El primer versículo nos muestra el gran cambio dispensacional que tuvo lugar con la venida de Cristo. El segundo, nos muestra el resultado de ese cambio en lo que concierne al creyente. Bajo el nuevo régimen, el creyente obtiene libertad de la esclavitud del pecado.

En un sentido, la ley y la gracia son similares. Ambas nos presentan una norma muy elevada; aunque en esto la segunda sobrepasa a la primera en todo, pero la ley y la gracia son diametralmente opuestas.

Bajo el tiempo de la ley, le fue dada a Moisés en el monte de Sinaí (Éxodo 19 y 20). Dios entonces —quien apenas era conocido, por cuanto habitaba en densas tinieblas— estableció explícitamente Sus justas y santas demandas. Si los hombres obedecían, serían bendecidos; si desobedecían caían bajo la solemne maldición de la ley.

La gracia, por otro lado, significa que Dios se ha revelado plenamente a nosotros en su Hijo, y todas sus justas y santas demandas han sido satisfechas en la muerte y resurrección de Cristo, de modo que la bendición está abierta a todos. A todos los que creen se les otorga el perdón de pecados y el don del Espíritu Santo, de modo que hay poder para conformarlos a la norma, la cual, bajo la gracia, es nada menos que Cristo mismo.

La esencia de la ley es demanda; mientras que la esencia de la gracia es provisión.
 
Bajo la ley, Dios, por decirlo así, se presenta ante nosotros diciendo: «¡Dame, ríndeme tu amor y tu debida obediencia!». Bajo la gracia, en cambio, Él se presenta con las manos totalmente extendidas diciendo: «¡Toma, recibe mi amor y mi poder salvador!»

La ley dice «Haz y vive»; la gracia dice «Vive y haz».

Un ejemplo de ello es que ya no vivimos por Deut.28 sino que ahora nuestra verdad espiritual es Ef.1:3: Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo quien nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo.

Pablo llama nuestra atención en la carta a los Gálatas 5:4 De Cristo os desligasteis, los que por la ley os justificáis; de la gracia habéis caído.

Puesto que la plataforma de la gracia, sobre la cual hemos sido emplazados, es mucho más elevada que la ley, a la que hemos abandonado, volver atrás, aunque sea sólo en pensamiento, de la una a la otra, es caer. “De la gracia habéis caído” es lo que les dice el apóstol a quienes hacen esto (Gálatas 5:4).

Abraham y David eran hombres de alta estima para la nación de Israel. Pablo en su carta a los Romanos capítulo 4, los toma como punto de referencia, en especial a Abraham presentándoles no una doctrina nueva y extraña que cancelaba el AT testamento y dejaba al judío flotando en el mar de la vida, asido en un ancla, en lugar de estar en un bote salvavidas, Pablo les estaba demostrando que tanto Abraham como David estaban en el mismo bote salvavidas, el cual Dios estaba ofreciendo a su pueblo en su día. La ley era un pedagogo o hayo que tomó de la mano al hombre que se encontraba bajo la ley para llevarlo al Señor Jesucristo. Leer Ro.4:1-4: ¿Qué, pues, diremos que halló Abraham, nuestro padre según la carne? 2 Porque si Abraham fue justificado por las obras, tiene de qué gloriarse, pero no para con Dios.3 Porque ¿qué dice la Escritura? Creyó Abraham a Dios, y le fue contado por justicia.4 Pero al que obra, no se le cuenta el salario como gracia, sino como deuda;

La parábola del hijo pródigo ilustra este punto. Su pensamiento más alto no se elevaba por encima de la ley cuando dijo: “Hazme como a uno de tus jornaleros” (Lucas 15:19). Sin embargo, fue recibido en plena gracia, y, una vez dentro, le fue dado el lugar de hijo. Supóngase, no obstante, que unos días después, con el argumento de querer conservar los afectos del padre así como el lugar y los privilegios tan libremente otorgados, él comienza a trabajar como un sirviente de la casa, conformándose rígidamente a las leyes que deben cumplir los criados domésticos; ¿qué pasaría entonces? Él así habría “caído de la gracia”, y habría afligido tristemente el corazón de su padre, ya que ello hubiera sido equivalente a un voto de «desconfianza» en él.

¡Qué importante es, pues, para nosotros, “tener el corazón afirmado con la gracia”! (Hebreos 13:9).

Pablo nos insta a estar firmes con la libertad con que Cristo nos hizo Libres.

El problema del pecado quedo resuelto. Ro.6:14: El pecado ya no es más su amo, porque ustedes ya no viven bajo las exigencias de la ley. En cambio, viven en la libertad de la gracia de Dios. NTV.

3. SU GRACIA NOS SOSTIENE.

 
2Ti.2:1 Tú, pues, hijo mío, esfuérzate en la gracia que es en Cristo Jesús.

Timoteo, mi querido hijo, sé fuerte por medio de la gracia que Dios te da en Cristo Jesús. NTV

Pablo anima y motiva Timoteo para que cumpla con su llamado, Esforzarse: (v.1) La expresión esfuérzate lo que implica es hacerse más fuerte de alma y de propósito (Efesios 6:10: Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor y en el poder de su fuerza)

Lo que se le dice a Timoteo es que se haga más fuerte en ese favor, donativo o regalo que Dios nos ha dado sólo en la persona de Cristo Jesús. Que sólo hay fortaleza interna real al creer y confiar plenamente en la obra que Cristo ha hecho por nosotros en la cruz del calvario. Pero también conlleva el hecho de ser agradecidos por ello y no tomarlo como que Dios nos está pagando una deuda.

CONCLUSION

Yo seré a Israel como rocío; él florecerá como lirio, y extenderá sus raíces como el Líbano.

6 Se extenderán sus ramas, y será su gloria como la del olivo, y perfumará como el Líbano.

7 Volverán y se sentarán bajo su sombra; serán vivificados como trigo, y florecerán como la vid; su olor será como de vino del Líbano.

8 Efraín dirá: ¿Qué más tendré ya con los ídolos? Yo lo oiré, y miraré; yo seré a él como la haya verde; de mí será hallado tu fruto.

9 ¿Quién es sabio para que entienda esto, y prudente para que lo sepa? Porque los caminos de Jehová son rectos, y los justos andarán por ellos; más los rebeldes caerán en ellos. Os.14:5-9

Oseas usa una serie de ejemplos de diferente naturaleza para mostrar como Dios restaurará a su pueblo; haciéndole florecer -él florecerá como lirio-; dándole estabilidad- raíces como el Líbano- fragancia- como de vino- embelleciéndolo -su gloria como la del olivo- El mismo Dios promete ser un lugar de refugio eterno –haya verde-

1Ti.1:12 Doy gracias al que me fortaleció, a Cristo Jesús nuestro Señor, porque me tuvo por fiel, poniéndome en el ministerio, 13 habiendo yo sido antes blasfemo, perseguidor e injuriador; mas fui recibido a misericordia porque lo hice por ignorancia, en incredulidad.

14 Pero la gracia de nuestro Señor fue más abundante con la fe y el amor que es en Cristo Jesús. ESTAMOS EN TIEMPO DE GRACIA.
 
 
Pastora: Myriam Vargas
Abril 29 de 2018

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.