Oposición

Oposición - efesios 6:12Escuchar audio de esta predica Efesios 6:12 Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes. Hechos 13: 1 - 12

Cuando escudriñamos las escrituras descubrimos que la Palabra de Dios ha sido revelada de una manera progresiva, tanto en el antiguo testamento, como en el nuevo, pero una de las cosas que se hacen visibles con mucha facilidad es la oposición que siempre se ha presentado por parte del reino de las tinieblas en contra del reino de la luz. No se requiere de mucho discernimiento para darnos cuenta de esta verdad, solo al echar un vistazo rápido a lo acontecido desde el principio de los tiempos nos deja al descubierto toda la maquinación de las tinieblas. Maquinación que ha ocurrido de distintas formas; desde implantar diferentes ideologías, hasta con ataques directos del mismo diablo; como en la lucha cuerpo a cuerpo que vemos descrita en los evangelios en contra del Señor Jesús en el desierto.
Satanás ha poseído personas usándolas para sus fines, y en otros momentos ha logrado influenciar a individuos a través de sistemas de enseñanza que contradicen la Palabra de Dios. Es por esto que el apóstol Pablo nos expone en 2 Corintios 10 la necesidad como iglesia de llevar nuestros pensamientos cautivos a la obediencia de Cristo. Un ejemplo claro de todo esto es el ataque que han estado sufriendo las estructuras de la sociedad, en donde se ha replanteado la forma de ver la familia, la sexualidad, el aborto, la eutanasia y así distintos temas esenciales para la preservación de la verdad. Y no nos debe quedar la menor duda que quien está detrás de todo esto es nuestro enemigo, ya que no hay manera en que esto pueda ocurrírsele con tanta vehemencia a ningún hombre.

Desde el huerto del Edén vemos a satanás en una franca oposición; él hizo todo lo necesario para que Adán y Eva no se fructificaran y multiplicaran y mucho menos gobernaran la creación de Dios, batalla que finalmente fue perdida por el hombre, llevando las tinieblas a extenderse a tal punto que en el capítulo seis del Génesis Dios ya estaba anunciando la destrucción total de su creación porque en el pensamiento del hombre solo estaba de continuo hacer el mal. Y solo unos capítulos después el Señor enviaría fuego para consumir dos ciudades; Sodoma y Gomorra porque era imposible lidiar con tanta corrupción en el corazón del hombre. Y así mismo más adelante el diablo usa a falsos profetas y maestros para procurar que el pueblo de Israel se olvide de su Dios.

Cuando llegamos al nuevo testamento descubrimos que la oposición pudo cambiar de forma, pero no se disminuyó. Entre los doce apóstoles encontramos un infiltrado cuya misión es una sola: favorecer a nuestro enemigo, con tal de detener el avance del Reino de Dios y más adelante uno y otra vez después de la partida del Señor Jesús todos sus emisarios librarían continuamente una oposición propiciada por el reino de las tinieblas.

Todo esto debe llevarnos a tener la conciencia que a pesar de lo hecho por Cristo en la cruz, nosotros peleamos diariamente una batalla y que el discernir de forma incorrecta quien es nuestro enemigo nos conducirá en ser ineficaces en nuestra lucha. 2 Corintios 10:3 Pues aunque andamos en la carne, no militamos según la carne; 10:4 porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas.

1. El arma número uno de nuestro enemigo es la mentira.

Juan 8:44 Sois de vuestro padre el diablo y queréis hacer los deseos de vuestro padre. Él fue un homicida desde el principio, y no se ha mantenido en la verdad porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, habla de su propia naturaleza, porque es mentiroso y el padre de la mentira. (BA)

En este pasaje el Jesús deja al descubierto la naturaleza de satanás y a todos aquellos que son sus hijos. Él Señor nos muestra la imposibilidad que hay en él de decir la verdad, ya que la misma naturaleza o esencia de nuestro enemigo es la mentira, cuando el diablo habla, de su boca solo salen mentiras, él siempre habla de su propia naturaleza, él es incapaz de decir alguna vez la verdad porque no hay un ápice de verdad en él. Santiago 3:12 Hermanos míos, ¿puede acaso la higuera producir aceitunas, o la vid higos? Así también ninguna fuente puede dar agua salada y dulce. Este pasaje dicho por el apóstol Santiago nos permite entender que cuando Satanás intenta decirnos algo aunque su intención parezca buena, siempre estará contaminada para procurar la destrucción de nuestras vidas.

Cuando comprendemos que nuestra batalla se libra es con un enemigo espiritual, tenemos que discernir de donde procede todo lo que pensamos, o lo que escuchamos, ya que lo que no está concebido dentro de la voluntad Divina tiene un solo perpetrador y estará siempre lleno de mentira.

Debemos reconocer que lo que nuestro enemigo procura es recuperar o acentuarse en el terreno de nuestra mente, que ya perdió con el Señor Jesucristo.

Nuestro enemigo va a oprimirnos con pensamientos que desvirtúan la verdad, porque esta ha sido su lucha desde siempre, desde el huerto del Edén.

Génesis 3:4 Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis; 3:5 sino que sabe Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal. 3:6 Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto, y comió; y dio también a su marido, el cual comió así como ella.

¿Lo que pensamos de nosotros mismos corresponde con lo que Dios estableció en su Palabra? Mateo 4:3 Y vino a él el tentador, y le dijo: Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en pan. Jesús fue tentado en su identidad. Él te va a querer convencer de algo que tú no eres, algo muy distinto a lo que Dios dice de ti.

y la del Hijo de Dios es la verdad.

Las misiones representan el corazón de Dios.
 

2. La meta de nuestro enemigo siempre será apartarnos de la fe.

Hechos 13:6 Y habiendo atravesado toda la isla hasta Pafos, hallaron a cierto mago, falso profeta, judío, llamado Barjesús, 13:7 que estaba con el procónsul Sergio Paulo, varón prudente. Este, llamando a Bernabé y a Saulo, deseaba oír la palabra de Dios. 13:8 Pero les resistía Elimas, el mago (pues así se traduce su nombre), procurando apartar de la fe al procónsul.

Pablo y Bernabé habían sido apartados para las misiones por la iglesia de Antioquia por dirección del Espíritu Santo, ellos emprenden su primer viaje y cuando llegan a Pafos se encuentran con un mago Judío que se les oponía, Barjesús este era su nombre que en Arameo significa: hijo de Jesús, siendo un excelente nombre para disfrazar al falso maestro. Aquí estamos viendo a dos representantes del Reino de la luz, contra un representante del reino de las tinieblas quien tenía una meta clara; apartar al procónsul de la fe. Aquí no se está planteando una batalla física, pero si una espiritual, este hijo del diablo estaba siendo usado por él en procura de desvirtuar la verdad y así apartar a este hombre de la fe.

En la práctica nuestro enemigo solo puede acceder a nuestras vidas a través de la mente. 1 Timoteo 4:1 Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios; 4:2 por la hipocresía de mentirosos que, teniendo cauterizada la conciencia, 4:3 prohibirán casarse, y mandarán abstenerse de alimentos que Dios creó para que con acción de gracias participasen de ellos los creyentes y los que han conocido la verdad. ¿Qué estamos escuchando, de que nos estamos alimentando? Aquí es donde está el peligro, esta es la razón por la que muchos de nosotros somos derribados en nuestra fe. A veces creemos que nuestra batalla es sensorial, que es algo que nos oprime externamente y lo cierto es que realmente se está librando es en nuestras mentes. Nuestro enemigo no empuja a nadie físicamente para que se suicide, pero si trabaja en su mente hasta doblegarlo en su voluntad. Y en el caso de los hijos de Dios, él reconoce el poder que opera en ellos, así que si logra convencernos con sus mentiras nos hará inofensivos. Efesios 1:19 y cuál la supereminente grandeza de su poder para con nosotros los que creemos, según la operación del poder de su fuerza, 1:20 la cual operó en Cristo, resucitándole de los muertos y sentándole a su diestra en los lugares celestiales, 1:21 sobre todo principado y autoridad y poder y señorío, y sobre todo nombre que se nombra, no sólo en este siglo, sino también en el venidero; 1:22 y sometió todas las cosas bajo sus pies, y lo dio por cabeza sobre todas las cosas a la iglesia, 1:23 la cual es su cuerpo, la plenitud de Aquel que todo lo llena en todo.

Si nuestro enemigo nos aparta de nuestra fe nos hará inofensivos y nos pondrá a pelear con armas naturales. La Biblia es clara al decirnos que nuestra lucha no es contra carne, ni sangre, el no interpretar esto nos coloca en la posición de quienes están listos a perder la batalla, con seguridad perderemos nuestra confianza, nuestra familia, nuestras fuerzas, nuestros dones, nuestros talentos, nuestras amistades, nuestra pureza, nuestro amor por Dios.

Efesios 6:16 Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno.

La palabra dardos, es “belos” en griego que quiere decir misil, dardo, jabalina o flecha. En la antigüedad esta arma se utilizaba para dañar al contrincante, desorientarlo y quemar sus posesiones. Cuando uno de estos dardos caía sobre un soldado, lo hería, y sobre todo los sacaba de la ruta de la batalla produciendo temor. Esto es lo que el diablo pretende, que por temor nos salgamos del propósito de Dios y de esa manera podamos ser dañados y nuestras posesiones puedan ser destruidas.

Colosenses 2:14 anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz, 2:15 y despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz.

3. Nosotros prevaleceremos contra los ataque de nuestro enemigo si estamos llenos del Espíritu Santo y de su Palabra.

Hechos 13:9 Entonces Saulo, que también es Pablo, lleno del Espíritu Santo, fijando en él los ojos, 13:10 dijo: ¡Oh, lleno de todo engaño y de toda maldad, hijo del diablo, enemigo de toda justicia! ¿No cesarás de trastornar los caminos rectos del Señor? 13:11 Ahora, pues, he aquí la mano del Señor está contra ti, y serás ciego, y no verás el sol por algún tiempo. E inmediatamente cayeron sobre él oscuridad y tinieblas; y andando alrededor, buscaba quien le condujese de la mano. 13:12 Entonces el procónsul, viendo lo que había sucedido, creyó, maravillado de la doctrina del Señor.

Pablo confronta y derrota este falso maestro lleno del Espíritu. Lo increíble es que la vida llena del Espíritu era la vida cotidiana de la primera iglesia. Jesús sabía lo que enfrentaríamos y por tal razón antes de partir fue enfático en decirle a sus discípulos que era necesario que fueran llenos del Espíritu Santo.

Pedro en Hechos 8:20 Entonces Pedro le dijo: Tu dinero perezca contigo, porque has pensado que el don de Dios se obtiene con dinero. 8:21 No tienes tú parte ni suerte en este asunto, porque tu corazón no es recto delante de Dios. 8:22 Arrepiéntete, pues, de esta tu maldad, y ruega a Dios, si quizás te sea perdonado el pensamiento de tu corazón; 8:23 porque en hiel de amargura y en prisión de maldad veo que estás. Pedro hizo esto con la llanura del Espíritu Santo. Se requiere de la llanura del Espíritu Santo para discernir la verdad de la mentira y así operar en el poder que se nos ha delegado.

Efesios 6:11 Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo.

El pasaje de hechos también nos dice que el procónsul creyó maravillado de la doctrina, Pablo uso la Palabra y esta es la clave para derribar todo argumento que él enemigo quiera usar para cautivar. Jesús lo hizo con satanás en el desierto. La Palabra tiene el poder para derribar todas las fortalezas que se han establecido en nuestras mentes.

Iglesia debemos hacernos conscientes que nuestras armas no son carnales. Hay quienes nos acostumbramos a operar en el mundo natural y con argumentos lógicos y lo único que puede desvanecer los ataques de nuestro enemigo es usar la Palabra de Dios, llenos del Espíritu Santo. El descuidar nuestra relación con Dios nos pondrá en una situación de vulnerabilidad.

Conclusión

2 Corintios 10: 3 Somos humanos, pero no luchamos como lo hacen los humanos. 4 Usamos las armas poderosas de Dios, no las del mundo, para derribar las fortalezas del razonamiento humano y para destruir argumentos falsos. 5 Destruimos todo obstáculo de arrogancia que impide que la gente conozca a Dios. Capturamos los pensamientos rebeldes y enseñamos a las personas a obedecer a Cristo;

A veces no se trata de que estemos haciendo las cosas mal, sino que estamos peleando con las armas incorrectas o sin la conciencia de que estamos es en una batalla espiritual. Debemos dejar de luchar con los hombres y reconocer que lo que necesitamos es operar con contundencia a través de la Palabra y la llenura de su Espíritu.

Vivir de continuo en su Palabra con la conciencia de que ya estamos en Él hará que nuestra cosecha sea abundante y que nuestro enemigo no tenga la posibilidad de rodearnos para generar opresión como león rugiente que es.
  
Pastor: David Bayuelo
Junio 3 de 2018

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.