El Precio de la Obediencia

El precio de la obediencia - Hechos 5:29Escuchar audio de esta predica Hechos 5:29 Respondiendo Pedro y los apóstoles, dijeron: Es necesario obedecer a Dios antes que a los hombres. 

Cuando Dios empieza a mover su poder en favor de la iglesia, satanás empieza a mover el suyo de manera paralela pero opuesta en contra de los propósitos de Divinos. Y si hay un libro donde esta realidad se hace claramente evidente es en el de los Hechos, ya que vemos una iglesia creciente, avanzando contra viento y marea, Dios bendiciéndola y su enemigo oponiéndose.

El diablo sabe a quienes usar, como usarlo, él tiene claro como atacar. A lo largo de la historia vemos una oposición religiosa como la del sanedrín frente a las primeras cruzadas evangelisticas de los apóstoles y más adelante la de la iglesia de Roma frente a los postulados del padre del protestantismo Martín Lutero, pero también observamos una oposición política como la que se ha generado de parte de todos los gobiernos comunistas que se han levantado. Otras veces la oposición es más sutil dándose dentro de nuestras iglesias y tiene que ver con cosas de la carne, cosas que vemos en la Palabra pero que rara vez descubrimos en nosotros.
Uno lee en primera de Samuel sobre David como le cantaban las mujeres afirmando que; “Saúl había matado a sus miles y David a sus diez miles” y la Biblia registra como a partir de ese momento el corazón de Saúl se llenó de celos contra su siervo. Tan solo en el capítulo cuatro de génesis comenzando la historia de la humanidad en la tierra, hallamos una manifestación similar cuando Caín mata a su hermano Abel por la envidia que le produjo el que Dios hubiese visto con agrado la ofrenda de su hermano y no la de él.

Aunque nosotros podemos percibir todas estas luchas de manera horizontal, el apóstol Pablo nos recordó que estas batallas que libramos no son contra sangre, ni sangre, sino contra principados en las regiones celestiales, de hecho él les llamó: huestes espirituales de maldad.

Una sensación equivocada que a veces tenemos es que no enfrentaremos ningún tipo de oposición en la misión que hemos sido llamados a cumplir y eso no es tan cierto, porque lo que vemos en el relato bíblico es que hubo mensajeros de Dios que padecieron mucho por causa del evangelio, pero lo que hay que resaltar es que ni siquiera sus muertes pudieron impedir el avance del mensaje. Al mismo tiempo podemos ver que los hombres convencidos del llamado de Dios para predicar su Palabra, nunca se dejaron intimidar por la persecución u oposición que pudieran enfrentar.

1. La obediencia invita la oposición.


Hechos 5:17 Entonces levantándose el sumo sacerdote y todos los que estaban con él, esto es, la secta de los saduceos, se llenaron de celos; 5:18 y echaron mano a los apóstoles y los pusieron en la cárcel pública.

Si nos suscribimos a los versos anteriores lo que ha ocurrido es que los apóstoles estaban donde debían estar, haciendo lo que debían hacer, obedeciendo el mandato de Cristo y Dios manifestaba su poder a favor de su iglesia; sanidades, liberaciones, milagros estaban aconteciendo, la iglesia estaba creciendo y ellos se hallaban experimentando un genuino avivamiento y lo que viene como consecuencia de esto es que un grupo de hombres con poder religioso, pertenecientes a la aristocracia, que se levantan en su contra, al punto que terminan enviándolos a la cárcel. Esto parece ser una paradoja como una de las tantas que encontramos en las escrituras, ya que es como si el bien pudiera prevalecer sobre el mal, los hombres de Dios obedeciendo y como resultado terminan siendo encarcelados por hijos de Satanás.

Lucas el escritor de este libro nos deja ver cuál fue la razón de la oposición en este caso; Los miembros del Sanedrín se llenaron de celos ya que ellos no tenían el poder para hacer las señales y prodigios que se manifestaban a través de los discípulos y mucho menos alcanzar las multitudes que los seguían. El celo en este contexto es como esa amargura, ese dolor emocional que los hombres sentimos cuando vemos a otros tener éxito, es esa molestia, esa irritación cuando vemos a individuos tener dones o talentos que nosotros no tenemos, cuando vemos a otros avanzar y nosotros no hemos podido hacerlo, cuando otros reciben el aplauso que yo no estoy recibiendo, esto es algo que definitivamente nos puede afectar a todos. Nuestra carne no le gusta de ninguna manera celebra el éxito de la obra que Dios está haciendo en la vida de otros. Lo importante es que podamos entender que como hijos de Dios no nos podemos convertir en generadores de oposición en la vida de nuestros hermanos, debemos aprender a celebrar las victorias de otros y no a ser usados por el diablo.

Génesis 4:3 Y aconteció andando el tiempo, que Caín trajo del fruto de la tierra una ofrenda a Jehová. 4:4 Y Abel trajo también de los primogénitos de sus ovejas, de lo más gordo de ellas. Y miró Jehová con agrado a Abel y a su ofrenda;

4:5 pero no miró con agrado a Caín y a la ofrenda suya. Y se ensañó Caín en gran manera, y decayó su semblante. 4:6 Entonces Jehová dijo a Caín: ¿Por qué te has ensañado, y por qué ha decaído tu semblante? 4:7 Si bien hicieres, ¿no serás enaltecido? y si no hicieres bien, el pecado está a la puerta; con todo esto, a ti será su deseo, y tú te enseñorearás de él. Abel fue bendecido por Dios por su obediencia y Caín se convirtió en su opositor.

La obediencia invita la oposición, pero no podemos detenernos en hacer el bien, ya que Dios nunca nos prometió una vida sin riesgos, sin dificultades o sin dolor. Dios no nos prometió un viaje sin turbulencias sino un aterrizaje seguro.

2. La obediencia es el mejor escenario para Dios mostrar su poder.


Hechos 5:19 Mas un ángel del Señor, abriendo de noche las puertas de la cárcel y sacándolos, dijo: 5:20 Id, y puestos en pie en el templo, anunciad al pueblo todas las palabras de esta vida.

Dios no permitiría que nada detuviera la obediencia de sus discípulos, así que la cárcel dispuesta para los apóstoles por el Sanedrín no representaba nada frente al poder ilimitado del Señor. Nuestro Padre nunca ignora los movimientos de satanás, más bien los permite y los usa para su gloria, en este caso usó los movimientos de nuestro enemigo para mostrar su poder.

Esto que le aconteció a los discípulos es una imagen que nos debe llevar a reflexionar para que permanezcamos alertas, ya que satanás va a querer vernos en cárceles físicas y espirituales. Él querrá que estemos llenos de resentimientos y amargura, o esclavos de pasiones, o esclavos de ambiciones, o esclavos de mentiras que nos creemos, o esclavos del dinero, o esclavos en medio de conflictos, el disfruta todo esto. Pero por otra parte la imagen del ángel liberando a los discípulos nos hace saber que Dios disfruta viendo a sus hijos libres de toda atadura que quiera irrumpir con la libertad que nos dio Cristo. Él desea vernos Libres de prisiones emocionales, espirituales, libres de pecados, de conflictos, de división, de celos, envidias, orgullos, libro de todo tipo de cadenas que puedan impedirnos el disfrutar su vida abundante.

Hechos 28:3 Entonces, habiendo recogido Pablo algunas ramas secas, las echó al fuego; y una víbora, huyendo del calor, se le prendió en la mano. 28:4 Cuando los naturales vieron la víbora colgando de su mano, se decían unos a otros: Ciertamente este hombre es homicida, a quien, escapado del mar, la justicia no deja vivir. 28:5 Pero él, sacudiendo la víbora en el fuego, ningún daño padeció. 28:6 Ellos estaban esperando que él se hinchase, o cayese muerto de repente; más habiendo esperado mucho, y viendo que ningún mal le venía, cambiaron de parecer y dijeron que era un dios. Esto nos muestra como a satanás le salió el tiro por la culata, el tratando de impedir que Pablo marchara obedientemente al cumplimiento de su propósito y su mal Dios termino convirtiéndolo a favor de Pablo. Un hombre principal de la isla, llamado Publio termina hospedándolos, Pablo ora por su padre y se sana de fiebre y de disentería, hecho esto, también los otros que en la isla tenían enfermedades, venían, y eran sanados; los cuales también los honraron con muchas atenciones; y cuando zarparon, los cargaron con las cosas necesarias.

3. Dios nos invitara a obedecer una y otra vez indistintamente de la dificultad.


Hechos 5:20 Id, y puestos en pie en el templo, anunciad al pueblo todas las palabras de esta vida.

El ángel los saca de la cárcel y luego los envía a hacer la misma cosa que los puso en prisión, los envió a estar en riesgo otra vez, sería más congruente que el mensaje hubiese sido: “Tomensen un tiempo, vallan a otro lugar, no tienen que ir al templo, hay muchos otros sitios para predicar el evangelio, o mejor dejen de predicar la verdad” Después de que Dios nos saca de una dificultad nos va a invitar a seguir firmes en una vida de obediencia, el espera que estemos listos a asumir el riego de cumplir su voluntad para ver una vez más como manifiesta su poder. Aunque suene masoquista es como subirse a la montaña rusa una y otra vez, una y otra vez, aunque la sensación sea de que íbamos a morir.

Hechos 14:19 Entonces vinieron unos judíos de Antioquía y de Iconio, que persuadieron a la multitud, y habiendo apedreado a Pablo, le arrastraron fuera de la ciudad, pensando que estaba muerto. 14:20 Pero rodeándole los discípulos, se levantó y entró en la ciudad; y al día siguiente salió con Bernabé para Derbe. 14:21 Y después de anunciar el evangelio a aquella ciudad y de hacer muchos discípulos, volvieron a Listra, a Iconio y a Antioquía, 14:22 confirmando los ánimos de los discípulos, exhortándoles a que permaneciesen en la fe, y diciéndoles: Es necesario que a través de muchas tribulaciones entremos en el reino de Dios. Pablo volvió y se embarcó en una aventura llena de riesgos, para él estaba por encima de cualquier cosa el obedecer lo que Dios le había mandado a hacer.

Muchos de nosotros soñamos con una vida sin sobre saltos, que no tuviéramos ningún tipo de sorpresas, pero la realidad es que no funciona de esta manera, de hecho Dios conociendo esto nos advirtió sobre ello para que no nos frustraramos en nuestra vida cristiana. Lo que hay que resaltar es que las dificultades siempre van a existir, así que hay que seguir siendo obedientes, pero nuestra esperanza está en que Dios no nos la dejara asumir solos, Él estará con nosotros todos los días hasta el fin del mundo.

Conclusión

Hechos 5:21 Habiendo oído esto, entraron de mañana en el templo, y enseñaban. Entre tanto, vinieron el sumo sacerdote y los que estaban con él, y convocaron al concilio y a todos los ancianos de los hijos de Israel, y enviaron a la cárcel para que fuesen traídos.

Todos los que confesamos una fe genuina, siempre seremos hombres y mujeres de obediencia, sin importar los riesgos, sin importar las consecuencias que esto nos acarree. Estos hombres volvieron a predicar, el mismo evangelio, el mismo mensaje, la misma causa que los llevo a la prisión. Y no lo hicieron una semana después, no un mes después, no tres meses después cuando la situación se enfrió, la Biblia registra que fue al amanecer del próximo día, cuando ellos sabían que iban a estar buscándolos, porque la cárcel iba a aparecer vacía.

La obediencia nos pone en una posición donde podemos disfrutar el favor de Dios, en donde podemos experimentar el poder de Dios, la obediencia nos permite vivir en paz. La falta de paz que muchas veces experimentamos es falta de obediencia, la obediencia requiere confiar en los planes de Dios para nuestras vidas, requiere de fe.

La obediencia tardía, es desobediencia temprana, la obediencia cuando no duele, es conveniencia y la obediencia parcial es desobediencia total.
  
 
Pastor: David Bayuelo
Junio 10 de 2018

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.