¿Sumiso a Su Voluntad?

¿Sumiso a su voluntad? - Marcos 14:27-42Escuchar audio de esta predica Marcos 14:27 Entonces Jesús les dijo: Todos os escandalizaréis de mí esta noche; porque escrito está: Heriré al pastor, y las ovejas serán dispersadas. 14:28 Pero después que haya resucitado, iré delante de vosotros a Galilea. 14:29 Entonces Pedro le dijo: Aunque todos se escandalicen, yo no. 14:30 Y le dijo Jesús: De cierto te digo que tú, hoy, en esta noche, antes que el gallo haya cantado dos veces, me negarás tres veces. 14:31 Más él con mayor insistencia decía: Si me fuere necesario morir contigo, no te negaré. También todos decían lo mismo. 14:32 Vinieron, pues, a un lugar que se llama Getsemaní, y dijo a sus discípulos: Sentaos aquí, entre tanto que yo oro. 14:33 Y tomó consigo a Pedro, a Jacobo y a Juan, y comenzó a entristecerse y a angustiarse. 14:34 Y les dijo: Mi alma está muy triste, hasta la muerte; quedaos aquí y velad. 14:35 Yéndose un poco adelante, se postró en tierra, y oró que si fuese posible, pasase de él aquella hora. 14:36 Y decía: Abba, Padre, todas las cosas son posibles para ti; aparta de mí esta copa; mas no lo que yo quiero, sino lo que tú. 14:37 Vino luego y los halló durmiendo; y dijo a Pedro: Simón, ¿duermes? ¿No has podido velar una hora? 14:38 Velad y orad, para que no entréis en tentación; el espíritu a la verdad está dispuesto, pero la carne es débil. 14:39 Otra vez fue y oró, diciendo las mismas palabras. 14:40 Al volver, otra vez los halló durmiendo, porque los ojos de ellos estaban cargados de sueño; y no sabían qué responderle. 14:41 Vino la tercera vez, y les dijo: Dormid ya, y descansad. Basta, la hora ha venido; he aquí, el Hijo del Hombre es entregado en manos de los pecadores. 14:42 Levantaos, vamos; he aquí, se acerca el que me entrega.
 
Cada uno de nosotros en algún momento de nuestras vidas ha querido conocer la voluntad de Dios y de la misma manera cada uno de nosotros con seguridad ha luchado con la idea de someterse a eso que Dios nos revela. Muchas veces queremos conocer esa voluntad para ver si coincide con la nuestra y si coincide nos sentimos aprobados, pero si no es así; emprendemos un camino de resistencia, de desilusión, de depresión, de frustración, he incluso nos atrevemos a entrar en rebeldía. Y no creo que ninguno de nosotros pueda decir que no ha experimentado alguna de esas emociones frente a la voluntad de Dios y todos estas no son más que la demostración de lo difícil que resulta que nuestra carne se someta de forma automática, voluntaria o gozosa a los designios establecidos por el Señor para nuestras vidas.

Tenemos que reconocer porque lo que vemos incluso en Jesús en Getsemaní que frecuentemente hay una lucha con la voluntad de Dios, en algunos casos porque me cuesta saber cuál es, en otros porque me cuesta aceptarla, me resisto, no puedo hacer algo como loque Él demanda, y en otros momentos es porque quiero encontrar una alternativa ya que a pesar de esperar que Dios me la revelara, lo que me muestra finalmente no me gusta.

El huerto Getsemaní es el lugar clave para descubrir la humanidad de Jesús, si hay un momento donde queda develado frente a nuestros ojos lo autenticidad de la humanidad de Cristo es aquí, ya que vemos al Señor buscando agónicamente una alternativa frente a lo que representa la voluntad de su Padre. La realidad es que al final del camino solo el sometimiento a la voluntad de Dios va a traer al corazón la paz que tanto anhelamos.

Si observamos con cuidado la lucha de Cristo se da en Getsemaní, no en la cruz, pasada su agonía en el huerto ya no vemos a Jesús en tribulación, no lo encontramos luchando, ni afanado, ni angustiado, fue en este momento clave en el que el expreso emociones; como su angustia y su profunda tristeza, el resto del camino lo encontramos triunfante. Lo que esto debe decirnos es que la decisión de someternos a la voluntad de Dios con sumisión reverente producirá que esa lucha interior termine y que mi andar a partir de allí será mucho más fácil. Cuando yo hago esto; la tristeza, la ira, la lucha, el desaliento empieza a disiparse y empiezo a descubrir que la voluntad de Dios es buena, agradable y perfecta para mi vida.

1. Dios permitirá circunstancias que descubrirán nuestra capacidad de vivir en sumisión a su voluntad.


Marcos 14:27 Entonces Jesús les dijo: Todos os escandalizaréis de mí esta noche; porque escrito está: Heriré al pastor, y las ovejas serán dispersadas. 14:28 Pero después que haya resucitado, iré delante de vosotros a Galilea. 14:29 Entonces Pedro le dijo: Aunque todos se escandalicen, yo no. 14:30 Y le dijo Jesús: De cierto te digo que tú, hoy, en esta noche, antes que el gallo haya cantado dos veces, me negarás tres veces. 14:31 Más él con mayor insistencia decía: Si me fuere necesario morir contigo, no te negaré. También todos decían lo mismo.

El anuncio que Cristo acaba de hacer tiene dos particularidades. Numero uno: ninguno de los once sería excluido, todos se escandalizarían sin excepción y lo segundo: es que esto no era una sorpresa para el Señor, Él cita a uno de los profetas del antiguo testamento. "Hiere al pastor, y serán dispersadas las ovejas; y haré volver mi mano contra los pequeñitos "(Zacarías 13:7B). Con esto Jesús le está informando a sus discípulos: "Esto es algo que a mí no me va a tomar por sorpresa".

Los que necesitan descubrir la verdad en sus corazones somos nosotros, Dios todo lo sabe, el futuro puede guardar sorpresas para nosotros, pero esto es algo que nunca le va a ocurrir a nuestro Señor, así que hay cosas que Dios permitirá que nos llevaran a confrontarnos con la rebeldía que hay en nosotros en contra de su voluntad.

Jesús hizo este anuncio pero Pedro no lo cree, a pesar de que se encontraba en el antiguo testamento, estaba en la Biblia que ellos conocían, la que con seguridad habían oído o leído, pero Pedro no lo cree. "Entonces Pedro le dijo: Aunque todos se escandalicen, yo no". En otras palabras: "Ellos pueden ser infieles, yo no, tu no me conoces Jesús, tú no sabes de lo que yo soy capaz, tú no sabes hasta donde yo estoy dispuesto a ir por mis amigos, yo no solo estoy dispuesto a ir hasta la cárcel, yo estoy dispuesto a ir hasta la muerte".

Ahora Jesús escucha a Pedro incluyendo la incredulidad que había en sus palabras y le dice: "De cierto te digo que tú, hoy, en esta noche, antes que el gallo haya cantado dos veces, me negarás tres veces". Más él con mayor insistencia decía: Si me fuere necesario morir contigo, no te negaré. También todos decían lo mismo. Estos dos versículos son muy precisos, Jesús lo dijo así: "De cierto tú, hoy, esta misma noche, antes de que el gallo cante dos veces, me negaras tres". De cierto, es una frase enfática que procuraba que prestara atención a lo que se le iba a decir, en el original es lo mismo que amen. "En verdad, tu Pedro, te estoy hablando a ti, tú eres el que has hablado en primer lugar, tú eres el que te sientes más seguro, tú eres el que está dispuesto a morir con migo, en verdad te digo a ti, hoy, es más esta noche, es más antes de que el gallo cante dos veces me negaras tres" Y los otros le hicieron el coro, diciendo lo mismo que él.

Pedro no solamente en pocas horas lo iba a abandonar, sino que lo iba a negar y lo iba a negar no solamente una vez, sino tres veces. Pedro tendría que pasar por esta experiencia y caer en esta experiencia para descubrir, la auto suficiencia, el orgullo, su auto justicia, su falta de verdadera sumisión a la voluntad de Dios.

¿Cuál será la experiencia en la que nos corresponde caer para descubrir la verdad en nuestro corazón?

Todos nosotros nos creemos mejores de lo que somos y somos peores de lo que creemos. Pedro se creía capaz de mantenerse en la fidelidad, en sumisión a la voluntad de Dios, pero el solo contaba con sus deseos, no es que el tuviera una actitud hipócrita, sino que él estaba convencido que era alguien que finalmente termino demostrándole el Señor que no era. Dios está dispuesto a usar ciertas circunstancias que nos probaran quienes somos en verdad.

2. El escuchar con sumisión su voluntad nos conducirá a no errar en nuestro caminar.


Marcos 14:30 Y le dijo Jesús: De cierto te digo que tú, hoy, en esta noche, antes que el gallo haya cantado dos veces, me negarás tres veces. 14:31 Más él con mayor insistencia decía: Si me fuere necesario morir contigo, no te negaré. También todos decían lo mismo.

Pedro no quiso escuchar lo que Jesús tenia para decir, él negó todo de manera enfática. Entre Pedro y Jesús se presenta un contraste interesante porque mientras el primero no quiere escuchar lo que su autoridad tenía para decirle, no le permitió revelarle su voluntad, el Señor a pesar del sufrimiento que reconocía que le esperaba estuvo dispuesto a que la voluntad de su autoridad le fuera revelada.

Hay quienes a pesar de confesar que Dios es nuestro Señor no queremos compartir nuestras decisiones con Él por temor a escuchar que estas se hallan en contra vía con su voluntad, Jesús le habla a Pedro y él se resiste a escuchar lo que Él le tenía que decir. Dios nos conoce plenamente, Él sabe que cosas hay en nuestro corazón que no están alineadas con lo que representa su voluntad y aún más Él sabe cómo serán nuestras acciones hacia el futuro. Pedro por no querer escuchar después tuvo que echar reversa con una profunda amargura, si estuviéramos dispuestos a escuchar a Dios así no nos guste antes que a nuestros deseos, otro gallo cantaría.

Jesús es el vivo ejemplo de la lucha, Él no oro una vez, ni dos veces, lo hizo tres veces para terminar bajo la absoluta sumisión a la voluntad de su Padre. Aunque queramos levantarnos, aunque sintamos la necesidad de salir corriendo, aunque la tristeza nos mate no debemos permanecer postrados hasta que la voluntad de Dios quede implantada en nuestro corazón.

Debemos hacernos consientes que nuestra lucha no es contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes, que procuran aprovecharse de la debilidad de nuestra carne caída, ellas harán lo necesario con tal de desviarnos del propósito establecido por Dios, ellas querrán sacarnos de la voluntad perfecta de nuestro Padre.

3. El sometimiento a la voluntad de Dios nos llevara a tiempos de tristeza y angustia.


Marcos 14:32 Vinieron, pues, a un lugar que se llama Getsemaní, y dijo a sus discípulos: Sentaos aquí, entre tanto que yo oro. 14:33 Y tomó consigo a Pedro, a Jacobo y a Juan, y comenzó a entristecerse y a angustiarse. 14:34 Y les dijo: Mi alma está muy triste, hasta la muerte; quedaos aquí y velad.

Esta tristeza no es pequeña y se da en la persona del Señor Jesús, Él está diciendo en otras palabras: "Estoy tan afligido que quisiera morir". Este es el Señor en medio de la voluntad de su Padre. Es bueno recalcar esto porque muchos pensamos que porque la voluntad de Dios es buena, agradable y perfecta, eso implica que yo siempre estaré gozoso, yo siempre estaré en paz, yo siempre estaré sin problemas, yo siempre estaré sin aflicción, eso no funciona así, en la Palabra no lo encontramos que se geste de esa manera.

Jesús está en Getsemaní por voluntad del Padre y este lugar es un buen lugar para estar por la experiencia que está teniendo, porque Getsemaní era un huerto en las laderas del monte de los Olivos donde se cultivaban aceituna y allí entonces se prensaban, se trituraban para sacarles el aceite, de manera que su alma está siendo prensada y triturada y lo que saldría de allí sería el cumplimiento de su propósito tras rendirse por completo a la voluntad de Dios.

Lucas 22:44 Y estando en agonía, oraba más intensamente; y era su sudor como grandes gotas de sangre que caían hasta la tierra. Este es el pasaje paralelo en los evangelios que narra este mismo suceso y en el hallamos que Jesús sudaba gotas de sangre y ese es un fenómeno conocido en medicina como Hematidrosis, donde bajo condiciones extremas de estrés físico y emocional el individuos o incluso animales pueden experimentar hemorragias en las glándulas sudoríparas y al sudar, el sudor sale ensangrentado, esa es la indicación externa de la agonía interna. De manera que el sometimiento a la voluntad de Dios me llevara a tiempos de angustia.

Nosotros vamos a pasar por procesos de trituración, esta es una experiencia que no resulta tan agradable, pero que terminara sacando lo mejor de nosotros, en este caso nos llevara a ser personas sumisas por completo a la voluntad de Dios. Jesús necesito un solo Getsemaní ¿Cuantos necesitamos nosotros?

Conclusión

Marcos 14:35 Yéndose un poco adelante, se postró en tierra, y oró que si fuese posible, pasase de él aquella hora. 14:36 Y decía: Abba, Padre, todas las cosas son posibles para ti; aparta de mí esta copa; mas no lo que yo quiero, sino lo que tú.

Las palabras hablan de su lucha: "Papito", "para ti todas las cosas son posibles, Yo sé cuál es tu voluntad, pero si fuera posible, ¿No hay otra alternativa?, ¿no hay otro camino? ¿No tienes otra forma de cumplir lo que me habías anunciado?" Jesús está actuando en toda su humanidad. Pero lo más importante es la forma en que ora y esta debe ser la forma en que tú y yo debemos orar si queremos triunfar: "Pero no se haga lo que yo quiero, sino lo que tú quieres" No es lo que mi carne desea, no es lo que mi carne le atrae, no es lo que mis instintos humanos dicen, es lo que tú quieras lo que yo necesito hacer, no es lo que mis sueños quisieran, es lo que tú quieres para mí".

Getsemaní tipifica el lugar donde nosotros entregamos la última fibra de nuestra voluntad, Getsemaní es el fin de la lucha humana contra la voluntad de Dios, Getsemaní es el lugar donde finalmente reconocemos él es Dios, Él sabe lo que hace, yo solo soy su hijo y coloco mi mano sobre mi boca y tan solo escucho y obedezco. Así que llegado Getsemaní y pasado Getsemaní la vida será más fácil 
  
 
Pastor: David Bayuelo
Julio 22 de 2018

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.