Glorificados

Glorificados - Filipenses 3:11Escuchar audio de esta predica Filipenses 3:11 Si en alguna manera llegase a la resurrección de entre los muertos.
 
 
Después de pasar por la redención y la santificación el fin es llegar a la resurrección de los muertos. Pablo en este pasaje escrito a los Filipenses nos toma en el momento de nuestra vida sin Cristo, nos lleva por la justificación, nos pasa por la santificación y terminamos en la glorificación, en tres versículos nos explica toda nuestra salvación. De tal manera que ahora el mismo poder que levanto a Cristo entre los muertos es el mismo que va a levantar a nuestros cuerpos entre los muertos para ser glorificados.

La glorificación es el término teológico que se usa para describir la extracción final del pecado de la vida del cristiano al final de los tiempos, siendo una obra que se le atribuye al Poder de la resurrección (Espíritu Santo). Los diccionarios generalmente definen glorificación como un estado de gran honor. Aun así, en las escrituras, glorificación existe como una de tres partes en el proceso de la vida Cristiana de las que hemos estado hablando que incluye la justificación (ser hecho justo ante Dios), la santificación (el proceso continuo de ser santificado), y la glorificación (la extracción final del pecado).

La glorificación sucederá en el momento de la trompeta final. 1 Corintios 15:52 enseña que esto sucederá “en un instante, en un abrir y cerrar de ojos, al toque de la última trompeta. Pues sonará la trompeta y los muertos resucitarán con un cuerpo inmortal y seremos transformados.” Cuando esto suceda, tendremos la experiencia perfecta de júbilo en la presencia de Dios. Judas 1:24-25 dice. “¡Al único Dios, nuestro Salvador, que puede guardarlos para que no caigan, y presentarlos sin tacha y con gran alegría ante su gloriosa presencia, sea la gloria, la majestad, el dominio y la autoridad, por medio de Jesucristo nuestro Señor, antes de todos los siglos, ahora y para siempre! Amén.” Filipenses 3:20-21 habla de los cambios que sucederán cuando los creyentes sean glorificados: “En cambio, nosotros somos ciudadanos del cielo, de donde anhelamos recibir al Salvador, el Señor Jesucristo. Él transformará nuestro cuerpo miserable para que sea como su cuerpo glorioso, mediante el poder con que somete a sí mismo todas las cosas.” Al final, el cuerpo de cada cristiano se convertirá como el de Cristo, completamente glorificado en eternidad.

1. El mismo Poder que resucito a Cristo nos resucitara y glorificara.


2 Corintios 4:14 sabiendo que el que resucitó al Señor Jesús, a nosotros también nos resucitará con Jesús, y nos presentará juntamente con vosotros.

Pablo lo que intenta explicar es que él está viviendo una vida de fe anclada al poder de la resurrección. Recordemos que el Poder de la resurrección es el poder del Espíritu y el poder del Espíritu es el Poder que se manifiesta en la vida de Pablo y en la vida de nosotros desde el día en que fuimos nacidos de nuevo, hasta el día que proceda nuestra glorificación. La orientación del pensamiento de Pablo en este versículo al igual que en del libro de Filipenses es futurista y eterna: Cristo resucito entre los muertos, y Él nos prometió resurrección, ahora yo pongo mi fe en ese evento futuro y empiezo a entender que no tengo porque temer a la muerte. Cuando tenemos una vida orientada hacia lo terrenal, hacia lo pasajero, el poder de la resurrección no es algo en lo que este puesto nuestra fe. Llegar a ser glorificados por medio del poder de la resurrección debe representar para nosotros salir de un mundo de necesidad, de enfermedad, de dolor, de dificultad, de perdidas, de sin sabores. ¿Será que este mundo es suficientemente atractivo como para superar nuestro deseo de ser un día resucitados?

2 Reyes 13:20 Y murió Eliseo, y lo sepultaron. Entrado el año, vinieron bandas armadas de moabitas a la tierra. 13:21 Y aconteció que al sepultar unos a un hombre, súbitamente vieron una banda armada, y arrojaron el cadáver en el sepulcro de Eliseo; y cuando llegó a tocar el muerto los huesos de Eliseo, revivió, y se levantó sobre sus pies. En el antiguo testamento el Poder de la resurrección venia y operaba a través de profetas, reyes y sacerdotes y lo que la biblia nos describe es como este Poder a pesar de que Eliseo había muerto puedo levantar a otro mortal.

Entendiendo lo que significa poseer el Poder de la Resurrección es imposible que tengamos vidas empobrecidas, esclavizadas a acciones pecaminosas, o sin una esperanza futura, imaginemos como eso hace lucir a Dios, porque de lo que hablamos es del poder que se hará presente en mi cuerpo después de haber sido enterrado, es ese poder que en un abrir y cerrar de ojos a la trompeta final hará que los muertos resuciten incorruptibles y los que estemos vivos seremos transformados para siempre, por toda la eternidad para reinar con Jesucristo.

Jesús entrego su ser completo en la cruz del calvario con la completa seguridad que sería levantado por el Poder de la resurrección, de la misma manera nuestro ser completo debe estar sujeto a ese mismo poder con la certeza de que nos justificó, nos santifica y que finalmente nos glorificara.

2. Cristo nos dio la certidumbre de que el poder de la resurrección nos resucitara y glorificara.

1 Tesalonicenses 4:15 Por lo cual os decimos esto en palabra del Señor: que nosotros que vivimos, que habremos quedado hasta la venida del Señor, no precederemos a los que durmieron. 4:16 Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero.

Aquí hay una frase clave: "Por lo cual os decimos esto en palabra del Señor" Pablo lo que quiere decir es: Yo no me lo estoy inventado, esto no es algo que yo deduje. Queda claro que de alguna manera, en algún momento el Señor hablo de esto y esto es equivalente a decir como lo hacían los profetas en el antiguo testamento: "Así ha dicho el Señor". No hay ninguna verdad que pueda estar por encima de esto y solo debemos creerlo. Algunos creyentes decimos creer en Dios pero le damos un sentido fabulesco a su Palabra, como si lo que estuviese allí solo fuera fantasía y como si realmente no fuera a ocurrir.

Mateo 27:51 Y he aquí, el velo del templo se rasgó en dos, de arriba abajo; y la tierra tembló, y las rocas se partieron; 27:52 y se abrieron los sepulcros, y muchos cuerpos de santos que habían dormido, se levantaron; 27:53 y saliendo de los sepulcros, después de la resurrección de él, vinieron a la santa ciudad, y aparecieron a muchos. Cristo nos dio muestra de esto al resucitar a personas en su andar por esta tierra para que tuviéramos certidumbre de la resurrección, Él quería que nos quedara claro que esto no solo era una promesa sino que se cumpliría en la vida de todos aquellos que estamos en Él. El poder de la resurrección nos dio un avance claro de aquello que iba a suceder, como una garantía de que iba a pasar, el Espíritu Santo que resucito a Jesús con cuerpo glorificado hizo que los sepulcros se abrieran, las rocas se partieron y estos santos que habían dormido, se levantaron y el domingo de resurrección después que Cristo resucito fueran y se aparecieron a sus familiares con cuerpos restaurados al ser traídos a la vida.

El Señor Jesús dijo que nuestros cuerpos serian resucitados para ser glorificados y tal cual ocurrirá.

La resurrección del cuerpo para unirse con el alma es el momento final de la glorificación. Cuando yo muero y mi espíritu y alma pasa a la presencia de Dios, todavía no me encuentro total mente glorificado, mi cuerpo yace todavía sin glorificación y esto solo sucederá cuando Cristo venga por su iglesia para ser llevada a las bodas del cordero.

3. Podemos estar convencidos que seremos glorificados por el poder de la resurrección porque Cristo venció la muerte.


Hebreos 2:14 Así que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, él también participó de lo mismo, para destruir por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo, 2:15 y librar a todos los que por el temor de la muerte estaban durante toda la vida sujetos a servidumbre.

Mi muerte no va a tener la última Palabra, mi resurrección tiene la última Palabra, cuando el poder de la resurrección la haga efectiva en el día final, porque la muerte murió cuando Cristo resucito, la resurrección de Cristo mato la muerte, le quito su poder. Él domingo en la mañana mientras Jesús dejaba ordenado su sudario, le estaba declarando a la muerte que no tendría más poder.

Nosotros hemos abrazado una fe como la única religión que tiene una tumba vacía, las demás tumbas están llenas de huesos. Nosotros no servimos a un Cristo que vivió y hoy está muerto, nosotros servimos a un Cristo que murió y hoy está vivo. Ese es nuestro Cristo ese es nuestro Señor, ese es el poder que vive en nosotros.

1 Corintios 15: 54 Entonces, cuando nuestros cuerpos mortales hayan sido transformados en cuerpos que nunca morirán, se cumplirá la siguiente Escritura: «La muerte es devorada en victoria. 55 Oh muerte, ¿dónde está tu victoria? Oh muerte, ¿dónde está tu aguijón? (NTV)

Siendo glorificados por el Poder de la resurrección nuestra unión con el Señor será para siempre, no será casual, no será momentánea, no será del encuentro en las nubes y se terminó, estaremos con Él por la eternidad, eso es una enorme esperanza y eso es un enorme gozo. El Señor prometió que Él vuelve, así que lo hará, Él Señor prometió que descenderá, así que lo hará, Él Señor prometió que el dará voz de mando, así que lo hará, El Señor prometió que los sepulcros se abrirán y los sepulcros entregaran a sus muertos, así que lo hará y por qué el Señor lo dijo cumplirá sus promesas.

Conclusión

No debemos entristecernos como quienes no tiene esperanza, nosotros tenemos una esperanza de vida eterna, una esperanza viva, una esperanza en aquel que conquisto la muerte, que conquisto el pecado, que se levantó entre los muertos y que proclamo yo soy el Alfa y la Omega, el Principio y el Fin a través del Poder de la resurrección.

Cuando seamos glorificados al lado de millones de individuos tú y yo vamos a conocer la plenitud del Poder de la resurrección, millones de personas siendo levantados a la vez con cuerpos glorificados para encontrarnos en las nubes con el Señor Jesús.
  
 
Pastor: David Bayuelo
Agosto 31 de 2018

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.