Un Amor sin fingimientos.

Un Amor sin fingimiento Romanos 12:9Romanos 12:9. El amor sea sin fingimiento. Aborreced lo malo, seguid lo bueno.

Joyas, antigüedades, obras de arte, dinero, alimentos, vestuario, etc. Hacen parte de una lista interminable de cosas que el hombre ha falsificado desde el principio de los tiempos. Si revisamos en las Escrituras descubrimos que estas no se escapan en sus múltiples historias de esto, recordemos como desde el principio esto fue así: Caín se presento delante de Dios para ofrecer una falsa ofrenda, Jacob se hizo pasar por su hermano Esaú colocando sobre su cuerpo piel de cabra para poder conseguir la primogenitura, Tamar se disfrazo de prostituta para tener un hijo de su suegro Judá, los fariseos como lo dijo Jesús se veían blancos por fuera pero su interior estaba lleno de podredumbre o los lobos disfrazados de ovejas de quienes la palabra nos advierte.

En este pasaje que hoy es objeto de nuestro estudio el apóstol Pablo apunta a la necesidad de observar ciertas normas sociales que incluyen la comunión fraternal entre los miembros de la iglesia y que se extiende para dar cabida a nuestros semejantes, llevándonos obligadamente a través de un proceso de renovación a abandonar toda manifestación falsa en nuestras actitudes.

Todo lo que hacemos en nuestra vida como cristianos incluyendo nuestras relaciones interpersonales debe expresar autenticidad.

El amor sea sin fingimiento. Este amor al que aquí se refiere la escritura es el ágape y este denota el mismísimo amor de Dios, aquel que expresa incondicional, y que no admite ningún tipo de falsificación.

La palabra fingimiento proviene del griego anupócritos que significa: sin hipocresía, sincero y a su vez esta es una palabra derivada de Jupokrinomai que significa: decidir o actuar bajo una parte falsa, fingir simular.

Gálatas capitulo cinco verso nueve nos dice que: un poco de levadura leuda toda la masa, Dios está hablando a su iglesia diciéndole que a través de la renovación de nuestro entendimiento podamos apartar todo aquello que traíamos del mundo y que leuda todo lo nuevo dispuesto por él. Todo el amor que salga del corazón debe expresar una absoluta pureza y la única forma que esto pase es que todas nuestras motivaciones estén suscritas al mismo deseo de Dios.

Cuando vamos a decir algo de alguien debemos pensar por un instante si esto no está suscrito a una motivación distinta a la que Dios tendría por con esta persona y usted que escucha aprenda a discernir lo que se le está diciendo, porque si esto guarda un interés destructivo sepa que nunca podrá provenir de Dios.

Nos es necesario romper todos nuestros falsos esquemas relacionales para darle paso a la autenticidad, a poder expresarnos ante nuestros semejantes de la misma manera como Dios lo hace, sin motivaciones ocultas, sin envidias y con la verdad por delante que debe caracterizar la autenticidad de los hijos de Dios.

El cristianismo es un proceso continuo en donde a medida que los días pasan vamos abandonando todo lo que expresa falta de autenticidad.

Aborreced lo malo. Esta expresión está suscrita a un presente continuo, el apóstol nos habla de lo que se suscita todos los días en la vida de aquellos que somos hijos de Dios, a medida que vamos descubriendo lo que es desagradable a nuestro Padre lo vamos alejando como algo que nos incomoda, ya que representa lo más desagradable e inmundo para nosotros.

Aborrecer: proviene del griego Apostugéo que significa: Detestar absolutamente

Cuando una mujer está embarazada por lo reglar genera una repulsión hacia algo y en muchos casos no vuelven a desearlo más nunca en su vida. Esto es lo que Dios demanda en nuestras vidas que todo aquello con lo que hemos estado conviviendo y sea incorrecto en nuestra vida relacional hasta ahora empecemos a expresar repulsión por ello. Que cuando de nuestra boca valla a salir un comentario mal intencionado o un sentimiento equivoco por un semejante sintamos un profundo asco al punto que esto desaparezca por completo de nuestro corazón.

El cristianismo es un proceso continuo de consagración en donde a medida que los días pasan vamos asumiendo cada vez más las características del original.

Seguid lo bueno.

Koláo: Pegar, unir, arrimar juntar a todo lo que es correcto a todo lo que expresa la naturaleza de Dios.

La escritural nos llama a seguir el orden de todo lo enseñado por nuestro Dios con su ejemplo en la vida práctica. Jesús ya se había tomado el trabajo de explicar al detalle en el sermón del monte como debía ser nuestra relación con Dios y con nuestro prójimo y Pablo ahonda en el tema a través de la explicación que nos hace en las epístolas a los romanos.

Jesús contaría una parábola que eliminaría toda duda de quién es nuestro prójimo y de qué manera debemos actuar con él. Lucas 10:25 Y he aquí un intérprete de la ley se levantó y dijo, para probarle: Maestro, ¿haciendo qué cosa heredaré la vida eterna? 10:26 El le dijo: ¿Qué está escrito en la ley? ¿Cómo lees? 10:27 Aquél, respondiendo, dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con todas tus fuerzas, y con toda tu mente; y a tu prójimo como a ti mismo. 10:28 Y le dijo: Bien has respondido; haz esto, y vivirás.10:29 Pero él, queriendo justificarse a sí mismo, dijo a Jesús: ¿Y quién es mi prójimo? 10:30 Respondiendo Jesús, dijo: Un hombre descendía de Jerusalén a Jericó, y cayó en manos de ladrones, los cuales le despojaron; e hiriéndole, se fueron, dejándole medio muerto. 10:31 Aconteció que descendió un sacerdote por aquel camino, y viéndole, pasó de largo. 10:32 Asimismo un levita, llegando cerca de aquel lugar, y viéndole, pasó de largo. 10:33 Pero un samaritano, que iba de camino, vino cerca de él, y viéndole, fue movido a misericordia; 10:34 y acercándose, vendó sus heridas, echándoles aceite y vino; y poniéndole en su cabalgadura, lo llevó al mesón, y cuidó de él. 10:35 Otro día al partir, sacó dos denarios, y los dio al mesonero, y le dijo: Cuídamele; y todo lo que gastes de más, yo te lo pagaré cuando regrese. 10:36 ¿Quién, pues, de estos tres te parece que fue el prójimo del que cayó en manos de los ladrones? 10:37 El dijo: El que usó de misericordia con él. Entonces Jesús le dijo: Ve, y haz tú lo mismo.

Dios no nos ha llamado a vivir relaciones superficiales y falsas como parte de su iglesia el nos ha llamado a probar día tras día el amor que él ha puesto en nuestro corazón y que expresan el profundo amor ágape que él nos ejemplifico al morir por cada uno de nosotros en la cruz del calvario.

1 Juan 2:9 El que dice que está en la luz, y aborrece a su hermano, está todavía en tinieblas. 2:10 El que ama a su hermano, permanece en la luz, y en él no hay tropiezo. 2:11 Pero el que aborrece a su hermano está en tinieblas, y anda en tinieblas, y no sabe a dónde va, porque las tinieblas le han cegado los ojos.

Conclusión

Pablo nos da una visión clara de nuestro original, el Señor Jesús: Romanos 12:10 - 21 Amaos los unos a los otros con amor fraternal; en cuanto a honra, prefiriéndoos los unos a los otros.

En lo que requiere diligencia, no perezosos; fervientes en espíritu, sirviendo al Señor; gozosos en la esperanza; sufridos en la tribulación; constantes en la oración; compartiendo para las necesidades de los santos; practicando la hospitalidad. Bendecid a los que os persiguen; bendecid, y no maldigáis. Gozaos con los que se gozan; llorad con los que lloran. Unánimes entre vosotros; no altivos, sino asociándoos con los humildes. No seáis sabios en vuestra propia opinión. No paguéis a nadie mal por mal; procurad lo bueno delante de todos los hombres. Si es posible, en cuanto dependa de vosotros, estad en paz con todos los hombres. No os venguéis vosotros mismos, amados míos, sino dejad lugar a la ira de Dios; porque escrito está: Mía es la venganza, yo pagaré, dice el Señor. Así que, si tu enemigo tuviere hambre, dale de comer; si tuviere sed, dale de beber; pues haciendo esto, ascuas de fuego amontonarás sobre su cabeza. No seas vencido de lo malo, sino vence con el bien el mal.
 
Pastor: David Bayuelo
12 de Agosto de 2012

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.