Nacidos Para Brillar

nacidos para brillarEscuchar audio de esta predica Jueces 6: 11 Y vino el ángel de Jehová, y se sentó debajo de la encina que está en Ofra, la cual era de Joás abiezerita; y su hijo Gedeón estaba sacudiendo el trigo en el lagar, para esconderlo de los madianitas. 12Y el ángel de Jehová se le apareció, y le dijo: Jehová está contigo, varón esforzado y valiente. 13Y Gedeón le respondió: Ah, señor mío, si Jehová está con nosotros, ¿por qué nos ha sobrevenido todo esto? ¿Y dónde están todas sus maravillas, que nuestros padres nos han contado, diciendo: ¿No nos sacó Jehová de Egipto? Y ahora Jehová nos ha desamparado, y nos ha entregado en mano de los madianitas. 14Y mirándole Jehová, le dijo: Ve con esta tu fuerza, y salvarás a Israel de la mano de los madianitas. ¿No te envío yo? 15Entonces le respondió: Ah, señor mío, ¿con qué salvaré yo a Israel? He aquí que mi familia es pobre en Manasés, y yo el menor en la casa de mi padre. 16Jehová le dijo: Ciertamente yo estaré contigo, y derrotarás a los madianitas como a un solo hombre
 
 
¿Ha pensado alguna vez en la posibilidad que su existencia en esta tierra solo se haya convertido en una experiencia conformista?

Será que nosotros solo estamos destinados para: nacer, vivir y morir. O existir para vivir y vivir para existir, ¿es eso todo en su vida?

En esta tierra hay tres clases de hombres: los pioneros, los colonos y los cuidadores de museos. Los primeros son los que conquistan una meta y no se detienen allí, ellos desean más, anhelan experiencias nuevas, siempre tiene en mente algo más que alcanzar. Los Colonos alguna vez fueron pioneros pero se hallaron en la comodidad de algunas de las cosas conquistados y decidieron quedarse allí y los cuidadores de museos son el grupo que alguna vez tuvieron alguna clase de gloria es su vida y solo se dedican a cuidar su pasado olvidándose que existe un presente que conquistar y un futuro que los espera.

Veamos el trasfondo de la historia que se halla en estos versos. Eran días difíciles en Israel, los enemigos de la nación estaban ganando la batalla, parecía que el pueblo de Dios se hubiese rendido y todo lo que trataban de hacer, era sobre vivir, ellos se hallaban en una situación muy precaria, parecida a la de la generación presente, ya que este es un tiempo donde dentro de la iglesia del Señor se ha perdido la expectativa de que Dios haga cosas poderosas, eso es lo que dijo Gedeón: ¿Dónde están todas sus maravillas? Estoy seguro que muchos en el presente sienten de la misma manera: vivimos en la resignación de nuestras posibilidades y no en la expectativa de lo sobre natural. Nos hemos vuelto fatalistas y conformista dado nuestro estado de incapacidad frente a las circunstancias y hemos decidido creer en Dios no a través de la fe, sino a través de la razón.

Hay quienes nos hemos quedado quejándonos y lloriqueando en estos días de desafío, olvidándonos que Dios tiene un plan perfecto que quiere cumplir a través de nosotros.

1. Dios nos dio la capacidad de brillar al hacernos sus hijos.


Jueces 6: 11 Y vino el ángel de Jehová, y se sentó debajo de la encina que está en Ofra, la cual era de Joás abiezerita; y su hijo Gedeón estaba sacudiendo el trigo en el lagar, para esconderlo de los madianitas.

El pueblo de Israel tenía al único y poderoso Dios, pero sin embargo ellos solo procuraban mantenerse con vida. La escritura registra que Gedeón al igual que toda la nación estaban tratando de proteger el sustento de sus vidas, así que esconder el grano de su enemigo era vital para su subsistencia, el defenderse de Él o procurar una confrontación era algo inverosímil y absolutamente impensable.

Hay quienes hoy vivimos con los mismos temores, tenemos una sensación similar a la de Gedeón y es como si en nuestra prudencia existiera la suficiencia para mantener nuestra vida vigente en esta tierra, esto solo demuestra nuestra poca o casi nula dependencia del Dios en el que decimos creer. Es importante que no le permitamos a nuestro enemigo meternos a través de sus mentiras en un estado de conformismo o mediocridad, el nunca tendrá un poder superior al que Dios estableció para nuestro bienestar dentro de su plan.

Génesis 25: 29 Y guisó Jacob un potaje; y volviendo Esaú del campo, cansado, 30dijo a Jacob: Te ruego que me des a comer de ese guiso rojo, pues estoy muy cansado. Por tanto fue llamado su nombre Edom. 31Y Jacob respondió: Véndeme en este día tu primogenitura.32Entonces dijo Esaú: He aquí yo me voy a morir; ¿para qué, pues, me servirá la primogenitura? 33Y dijo Jacob: Júramelo en este día. Y él le juró, y vendió a Jacob su primogenitura. 34Entonces Jacob dio a Esaú pan y del guisado de las lentejas; y él comió y bebió, y se levantó y se fue. Así menospreció Esaú la primogenitura. Esaú era el hijo destinado para brillar, pero su conformismo lo condujo a negociar con el don que Dios le había dado para sobre salir. Hay quienes vivimos con una sensación similar hemos entregado todos nuestros dones a satanás por unas cuantas algarrobas.

Juan 10: 10 El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia. Esta es la clase de vida que Dios determino para todos aquellos que le amamos.

Si tenemos este pasaje dado a través de la boca del mismísimo Señor Jesús, porque conformarnos con tan poco, porque aceptar una vida espiritual empobrecida y casi moribunda, porque dejar que nuestros matrimonios sean derribados, o que nuestros hijos se consumidos en el pecado, porque permitirle a la enfermedad que nos venza y deteriore nuestros cuerpos, porque renunciar a nuestros sueños, o permitirle al pecado que nos arrastre a la desventura y a la inseguridad de nuestra salvación, porque creer que siempre debo ser el deudor de alguien más y no que alguien tenga algo que pagarme, porque tener una visión tan corta y condicionada a la realidad.

Dios ha determinado un nuevo amanecer para cada uno de los que hacen parte de su iglesia, no permitamos de ninguna manera que nuestros afanes y ansiedades nos lleven negociarlo con satanás. Hay quienes ya hemos sido seducidos y aun no nos hemos dado cuenta.

Números 11: 5 Nos acordamos del pescado que comíamos en Egipto de balde, de los pepinos, los melones, los puerros, las cebollas y los ajos; 6y ahora nuestra alma se seca; pues nada sino este maná ven nuestros ojos.

2. El que se ve desde su capacidad se moverá en la mediocridad.

Jueces 6: 12Y el ángel de Jehová se le apareció, y le dijo: Jehová está contigo, varón esforzado y valiente. 6:14 Y mirándole Jehová, le dijo: Ve con esta tu fuerza, y salvarás a Israel de la mano de los madianitas. ¿No te envío yo? 6:15 Entonces le respondió: Ah, señor mío, ¿con qué salvaré yo a Israel? He aquí que mi familia es pobre en Manasés, y yo el menor en la casa de mi padre. 6:16 Jehová le dijo: Ciertamente yo estaré contigo, y derrotarás a los madianitas como a un solo hombre.

Aquí hallamos a este hombre temeroso que cultivaba la tierra, pero Dios le dice: "Hombre de valor", ¿Por qué el Señor se refiere a él de esta manera? Porque Dios no veía a Gedeón como él se veía, el Señor veía lo que podía hacer a través de la vida de este hombre.

El cumplir objetivos que nos superan no se trata de lo que nosotros somos por nosotros mismos, sino de lo que Dios puede hacer. Gedeón se describe dentro de sus incapacidades, la medida que se da lo confinaba a vivir una vida mediocre, llena de desesperanza y de un absoluto conformismo. ¿Cómo nos vemos nosotros?, si nos conformamos con poco es porque claramente sentimos que nuestra capacidad no nos da para más.

Hoy yo veo con tristeza como los hijos de Dios estudian lo que pueden, no lo que quieren, se casan con quien pueden, no con quien deben, sobre viven, no viven. No se trata de que sobre salgas en algunos aspectos de tu vida, Cristo murió por todos, así que es hora de brillar en todo.

Jueces 14: 5 Y Sansón descendió con su padre y con su madre a Timnat; y cuando llegaron a las viñas de Timnat, he aquí un león joven que venía rugiendo hacia él. 6Y el Espíritu de Jehová vino sobre Sansón, quien despedazó al león como quien despedaza un cabrito, sin tener nada en su mano; y no declaró ni a su padre ni a su madre lo que había hecho.

Jueces 15: 14 Y así que vino hasta Lehi, los filisteos salieron gritando a su encuentro; pero el Espíritu de Jehová vino sobre él, y las cuerdas que estaban en sus brazos se volvieron como lino quemado con fuego, y las ataduras se cayeron de sus manos. 15Y hallando una quijada de asno fresca aún, extendió la mano y la tomó, y mató con ella a mil hombres.

1 Corintios 1:26 Pues mirad, hermanos, vuestra vocación, que no sois muchos sabios según la carne, ni muchos poderosos, ni muchos nobles; 1:27 sino que lo necio del mundo escogió Dios, para avergonzar a los sabios; y lo débil del mundo escogió Dios, para avergonzar a lo fuerte; 1:28 y lo vil del mundo y lo menospreciado escogió Dios, y lo que no es, para deshacer lo que es, 1:29 a fin de que nadie se jacte en su presencia. Dios es quien hace lo que está fuera de nuestro alcance, no tú, ni yo y por eso la fuerza que poseemos siempre será suficiente.

¿Qué es lo que Dios nos quiere decir? Que no es cuestión de títulos, sino de relación; que no es cuestión de habilidad, sino de disponibilidad; que no es cuestión de fama, sino de fe. Dios quiere gente ordinaria, para realizar cosas extraordinarias a fin de que la honra y la gloria sean exclusivamente para Él.

¿Te has pregunta de qué manera Dios te ve? Porque el valor que te otorgas, muchas veces es inferior al que Dios pago por ti.

3. Dios no llamo a brillar no a morir en el desierto.


Jueces 7: 20Y los tres escuadrones tocaron las trompetas, y quebrando los cántaros tomaron en la mano izquierda las teas, y en la derecha las trompetas con que tocaban, y gritaron: ¡Por la espada de Jehová y de Gedeón! 21Y se estuvieron firmes cada uno en su puesto en derredor del campamento; entonces todo el ejército echó a correr dando gritos y huyendo. 22Y los trescientos tocaban las trompetas; y Jehová puso la espada de cada uno contra su compañero en todo el campamento. Y el ejército huyó hasta Bet-sita, en dirección de Zerera, y hasta la frontera de Abel-mehola en Tabat. 23Y juntándose los de Israel, de Neftalí, de Aser y de todo Manasés, siguieron a los madianitas.

El hombre lleno de miedos ahora se había convertido en un gran valiente y todo por dejar de confiar en su capacidad, y pararse firme en la dependencia absoluta de Dios. El Señor le otorgaría la victoria sin el más mínimo esfuerzo, pero él había decidido salir de su estado de conformismo y resignación.

Josué 6: 20Entonces el pueblo gritó, y los sacerdotes tocaron las bocinas; y aconteció que cuando el pueblo hubo oído el sonido de la bocina, gritó con gran vocerío, y el muro se derrumbó. El pueblo subió luego a la ciudad, cada uno derecho hacia adelante, y la tomaron. Dios nos está llamando a ir derecho hacia adelante dejando atrás el conformismo y la resignación.

1 Samuel 17: 48 Y aconteció que cuando el filisteo se levantó y echó a andar para ir al encuentro de David, David se dio prisa, y corrió a la línea de batalla contra el filisteo. 49Y metiendo David su mano en la bolsa, tomó de allí una piedra, y la tiró con la honda, e hirió al filisteo en la frente; y la piedra quedó clavada en la frente, y cayó sobre su rostro en tierra.

No podemos seguir mostrando miedo a un enemigo que ya se halla vencido y que lo que procura es que no descubramos las bendiciones revelados por Dios a través de su hijo Jesucristo. Hay quienes aplazamos cosas que se están interponiendo entre nosotros y las bendiciones de Dios, hay que correr con ligereza porque Dios no quiere que mueras en el desierto, sino que alcances su propósito para brillar.

Números 32: 10Y la ira de Jehová se encendió entonces, y juró diciendo: 11No verán los varones que subieron de Egipto de veinte años arriba, la tierra que prometí con juramento a Abraham, Isaac y Jacob, por cuanto no fueron perfectos en pos de mí; 12excepto Caleb hijo de Jefone cenezeo, y Josué hijo de Nun, que fueron perfectos en pos de Jehová. Hoy podemos elegir ser la excepción, mientras el pueblo casi completo decidió quedarse en la mediocridad Josué y Caleb, trascendieron para brillar. Mediocridad es decidir morir en el desierto y no poseer las promesas de Dios por los temores que permitimos que llenen nuestro corazón.

Lucas 9: 51 Cuando se cumplió el tiempo en que él había de ser recibido arriba, afirmó su rostro para ir a Jerusalén. Jesús no se dejó amedrantar, Él afirmo su rostro para ir por su victoria.

Filipenses 1: 6 estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo; Pablo estaba convencido que tu Padre y el mío nunca dejaría nada a medias, ¿Cómo sus hijos como podríamos hacerlo nosotros?

Conclusión

Escuche en alguna ocasión de un hombre llamado Willy que trabajaba para una organización y un día murió y alguien pensó; seguro este hombre con su muerte dejo un puesto vacante, así que se dirigió a la oficina donde Willy trabajo y preguntó: ¿Será que puedo ocupar la vacante que Willy dejo? A lo que le respondieron: Willy no dejo ningún puesto que sea necesario ocupar. ¡Qué triste! ¿No le parece?

La pregunta es ¿Cuántos de nosotros no dejaremos ningún puesto vacante, cuando vallamos hacia la eternidad?, ¿hace alguna diferencia el que usted viva?, ¿de qué sirve su vida frente a los demás?
  
 
Pastor: David Bayuelo
Noviembre 25 de 2018

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.