Una marca imposible de romper

Una marca imposible de romperMateo 5:17-18 No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir. Porque de cierto os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará de la ley, hasta que todo se haya cumplido. "no he venido a abrogar la ley, sino a dar un ejemplo de cómo cumplirla". El vino a mostrarnos el tamaño adecuado de lo que Dios determinaba.

Hace unos meses atrás se llevaron a cabo los juegos olímpicos Londres 2012 y con la llegada de estas justas siempre ha existido la expectativa por las marcas que han permanecido imbatibles en el transcurrir del tiempo y que con la aproximación de nuevos deportistas se gesta la oportunidad de ser traspasadas. Pero cuando se trata de marcas hay una registrada en las escrituras que asombraría a los expertos, más de cuatro mil años tendrían que pasar para ser rota.

Por cuanto todos pecaron nos dice Romanos 3: 23; hasta el más aguerrido, cuidadoso, persistente y aparente había podido lograr el acercarse a la marca dispuesta por Dios de cumplir su mandato, a todos los hombres les había quedado grande y aquellos que tenían la consideración de ser cumplidores de este, no eran más que hipócritas que procuraban impresionar a los demás e incluso colocándoles cargas que ni ellos podían llevar.

Después de cuatro milenios aparecería un hombre y con Él la revelación de la verdadera altura a la que debían remontarse los que deseaban cumplir la ley de Dios, si antes existía la consideración que era realmente difícil ahora solo había un pensamiento persistente y es que esto sería imposible. Mateo 19:25 Sus discípulos, oyendo esto, se asombraron en gran manera, diciendo: ¿Quién, pues, podrá ser salvo?

No falta el que de nosotros hoy se pregunte si tenemos alguna oportunidad de cumplir la ley dispuesta por Dios, es común escuchar la dificultad que hayamos al procurar una vida auténticamente cristiana.

Una idea que los hombres tenían y tienen hoy en día es que Cristo vino a abolir la ley.

Abrogar: Abolir o revocar una ley, código o norma jurídica en su totalidad.

Mateo 5:17 No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas;

Dios había constituido varios tipos de ley (Moral, ceremonial y civil) Juan 4:20 Nuestros padres adoraron en este monte, y vosotros decís que en Jerusalén es el lugar donde se debe adorar. 4:21 Jesús le dijo: Mujer, créeme, que la hora viene cuando ni en este monte ni en Jerusalén adoraréis al Padre. 4:22 Vosotros adoráis lo que no sabéis; nosotros adoramos lo que sabemos; porque la salvación viene de los judíos. 4:23 Mas la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren.

Imaginemos un mundo sin leyes, estas realmente son creadas para protección de los hombres.

Suponen que con la manifestación de la gracia el pecado desapareció. Romanos 6:1 ¿Qué, pues, diremos? ¿Perseveraremos en el pecado para que la gracia abunde? Romanos 6:2 En ninguna manera. Porque los que hemos muerto al pecado, ¿cómo viviremos aún en él?

Otra idea que se expresa es la interpretación parcial y equivoca que se le da a la ley para tratar de alcanzar su cumplimiento.

Mateo 5: 17 no he venido para abrogar, sino para cumplir.

Cumplir: Ejecutar, llevar a efecto algo.

Jesús les mostraría una senda que no se parecía en nada a lo que ellos habían vivido e interpretado hasta ahora y si antes tenían la consideración que por sus actos religiosos se acercaba al deseo de Dios, estos serian los mismos que los dejarían enteramente fuera de su alcance.

Mateo 5:33 Además habéis oído que fue dicho a los antiguos: No perjurarás, sino cumplirás al Señor tus juramentos. 5:34 Pero yo os digo: No juréis en ninguna manera; ni por el cielo, porque es el trono de Dios;

Cuando usted sube un monte como Monserrate y se hace una idea ilusoria que ya está alcanzando la parte más alta y se entera que no va ni por la mitad y que además lo más difícil le queda por sortearlo.

No podemos hacer una idea ilusoria o personal de lo que es y representa el cumplimiento de la palabra de Dios está hay que cumplirla y en la medida correcta.

La idea correcta es la clara aceptación de nuestra imposibilidad para cumplirla pero lo posible de hacerlo a través de Cristo Jesús.

Mateo 19:25 Sus discípulos, oyendo esto, se asombraron en gran manera, diciendo: ¿Quién, pues, podrá ser salvo? 19:26 Y mirándolos Jesús, les dijo: Para los hombres esto es imposible; mas para Dios todo es posible.

Este pasaje está rodeado de la historia conocida del joven principal que se acerco a Jesús a preguntarle cómo podía entrar al Reino de los cielos y la escritura nos dice que después de la invitación de Jesús él se marcho muy triste por las muchas cosas materiales que tenia, si había alguien que causara admiración entre los judíos y se viera al alcance de la ley moral era un principales y a este Él Señor acababa de decretarle que no estaba listo para entrar en el Reino de los cielos: La pregunta que surgía era ¿Entonces que queda para nosotros?

Romanos 7:6 Pero ahora estamos libres de la ley, por haber muerto para aquella en que estábamos sujetos, de modo que sirvamos bajo el régimen nuevo del Espíritu y no bajo el régimen viejo de la letra.

Es claro que no había forma en el orden humano de alcanzar el cumplimiento de la ley, pero nuestro hermoso Dios enviaría su hijo y el rompiendo la marca irrompible en un cuerpo corrupto la traspasaría dándonos libre acceso para que miles de hombre pudieran hacerlo de igual manera.

Romanos 6:11 Así también vosotros consideraos muertos al pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús, Señor nuestro.

Romanos 5:19 Porque así como por la desobediencia de un hombre los muchos fueron constituidos pecadores, así también por la obediencia de uno, los muchos serán constituidos justos.

Por fin después de 4000 años hubo uno que logro romper la marca y con ella abrió una gran puerta para que muchos pudiéramos alcanzarla. Juan 10:9 Yo soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos.
 
Pastor: David Bayuelo
23 de Septiembre de 2012

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.