Hare cosa tremenda

Hare cosa tremendaEscuchar audio de esta predica   Romanos 12:1-2 Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional. No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.
 
¿Qué cosa podemos hacer para cambiar y vivir para la gloria de Dios? ¿Cómo yo puedo crecer en mi carácter y conducto a la imagen de Jesucristo?

A lo largo de nuestra vida cristiana enfrentaremos luchas continuas que a veces nos conducirán a pensar que no hay nada que pueda producir un cambio real en ciertas áreas de nuestras vidas, o en ciertos patrones pecaminosos. Cada uno de nosotros dependiendo del trasfondo del que procede, trae consigo cosas arraigadas en la mente que nos mantienen en una batalla continua con la carne, el mundo, el diablo, incluso haciéndonos dudar de la suficiencia de Dios para convertirnos en el ser humano que la Palabra dice que debo llegar a ser.

De nuestra vida pasada arrastramos problemas de disciplina, de dominio propio, venimos de hogares donde la contienda era el pan de cada día, convirtiéndonos en personas violentas, otros crecimos en una familia disfuncional, de hecho algunos fuimos abusados físicamente, verbalmente o incluso sexualmente, sin duda todos nosotros debemos tener en cuenta que hay áreas que debemos renovar.

La buena noticia es que Dios ha prometido cambiar a los que creemos en Él, así que tú y yo poseemos la fiel esperanza que hará cosa tremenda en nosotros.

1. El reconocer la obra misericordiosa que Dios hizo por mi debe llevarme a desear experimentar una renovación.

Romanos 12:1 Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional.

Pablo hace una rogativa a los cristianos apelando a las misericordias de Dios que se hacen evidentes en los capítulos anteriores de esta carta; él venía hablándonos de la gracia inmerecida de nuestro Padre, su paciencia, su infinita bondad, su amor incomparable, su padecimiento y sacrificio, el pago de una deuda que no le correspondía. Lo que el apóstol quiere decir es que todo esto y los infinitos regalos concedidos en Jesucristo deben ser suficientes para motivarnos, no solo a reconocer que Él nos dio una nueva vida, sino que vale la pena poner lo que hoy somos completamente en sus manos y de esta manera obre en nosotros una transformación total. En otras palabras las misericordias de Dios deben guiarnos a dejarnos gobernar en todo: En nuestro matrimonio, en la forma en como educo a mis hijos, en como hablo, la manera como me relaciono con los demás, las cosas que veo, las cosas que escucho, etc.

Juan 6:67 Dijo entonces Jesús a los doce: ¿Queréis acaso iros también vosotros? 6:68 Le respondió Simón Pedro: Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna. 6:69 Y nosotros hemos creído y conocemos que tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente. Pedro está haciendo un reconocimiento de estas misericordias, y es por esto que puede declarar que su vida si no está puesta en las manos de Jesús donde podría estar.

Ahora el cambiar nunca se tratara de imponerme reglas, ya que estas me inclinaran hacia el legalismo, hacia el moralismo, lo que realmente me debe mover son esas misericordias expresadas por Dios.

En alguna ocasión un hombre fue a la torre Eiffel y le invitaron a tomarse una fotografía a lo que él se negó, y luego le preguntaron que si quería subir y él dijo que realmente no le llamaba la atención, así que los que estaban con él lo vieron rara su actitud, e incluso arrogante; a lo que él les respondió: "Cuando tú has ido a lugares como los que yo he podido estar, como el cañón del colorado, los Alpes Suizos, las cataratas del Niágara que expresan la grandeza de su Creador, no puede ser que algo construido por las manos de un hombre pueda llamarte la atención".

Cuando tú y yo tenemos conciencia de las experiencias mayores y mejores a través del conocimiento de las misericordias de Dios, con toda certeza el mirar para atrás dejara de ser una opción, las experiencias del mundo serán mucho más fácil dejarlas atrás. Ya no diremos a las cosas del mundo: "Es que no puedo", sino: "Es que no quiero, es que no me atraen, no me llaman la atención"

Si Dios cambio nuestro corazón de piedra en un corazón de carne, que es el milagro más grande en la vida de cualquier hombre, lo que el Señor continuara haciendo en nuestra vida es una obra de carpintería.

Entender lo que Dios hizo por mí en medio de su misericordia debe conducirme a no tener ningún tipo de restricción para Él, esto debe impulsarme a ofrecerme como dice Pablo: como un sacrificio vivo.

2. Para ser renovado yo debo establecer un compromiso delante de Dios tajante y definitivo.

Romanos 12:1 Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional.

Pablo plantea la necesidad de presentarnos delante de Dios con la misma resolución que lo hacían los israelitas al traer los animales para ser sacrificados en el templo como una ofrenda, ellos no venían en sus mentes con la idea de regresar a sus casas nuevamente con este animal, ellos sabían que esté sería consumido por completo en el altar. Este animalito sería degollado, su sangre recogida en un recipiente y luego sería colocado al fuego en el altar de Dios para ser completamente consumido. El sacrificio que hoy presentamos es vivo y lo que esto representa es que debemos venir delante del Señor con todo lo que somos, lo que hacemos y tenemos, sin restricciones, sin guardarnos nada, sin hipocresías, a riesgo de saber que el exponernos delante de Dios no dejara nada de lo que éramos antes.

Hay cuatro aspectos importantes que el apóstol plantea:

a. El desear ser renovado es una decisión personal, nadie puede asumir este compromiso por nosotros, tú y yo debemos elegir presentarnos como un sacrificio, esto es lo que este verbo sugiere, ósea la totalidad de nuestro ser llevada delante de Dios para ser sacrificado, no importa cuánto cueste o cuanto duela. Todos estamos bajo la tentación de no hacer nada por nuestras vidas, el problema es que la renovación solo opera bajo nuestra elección, cada uno de nosotros elije que vida quiere vivir, si permanecemos en los niveles bajos de una vida mediocre o si nos dejamos seducir por las alturas en Cristo Jesús.

b. Este compromiso debe establecerse de manera continua, porque entre más me expongo al Señor, más cosas que deben ser cambiadas en las diferentes áreas de mi vida quedaran al descubierto.

c. Este compromiso tiene que ver con estar dispuesto a presentar nuestros cuerpos en su integralidad (Espíritu, alma y cuerpo). Lo que esto representa es que debemos negarnos a nosotros mismos frente a ciertos placeres terrenales como: vienes, comodidades, vanidades, placeres que no son lícitos por la causa de Jesucristo. Si lo asumimos deberemos empezar a perdernos el deleite profundo causado por escuchar un chisme, o la satisfacción malsana de decir cosas de otra persona con el ánimo de dañarla, o el abandono de la pereza que nos hace malgastar el tiempo de Dios, o las interminables horas frente a las redes sociales, televisión, juegos de video o cualquier otra clase de vicio. Después de escuchar esto: ¿Estaremos dispuestos a asumir este compromiso para poder ser cambiados? Romanos 6:13 ni tampoco presentéis vuestros miembros al pecado como instrumentos de iniquidad, sino presentaos vosotros mismos a Dios como vivos de entre los muertos, y vuestros miembros a Dios como instrumentos de justicia.

d. Y por último dentro de este compromiso debemos hacernos consientes que no hay ninguna manera en nuestra propia voluntad que se pueda propiciar el cambio que requiere nuestras vidas, es importante dejar de tratar de controlarnos a nosotros mismos, así que lo mejor que podemos hacer es entregarnos por completo al Señor.

3. Para ser transformados debemos proyectarnos en que todo lo que hagamos sea agradable a Dios.

Romanos 12:1 Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional.

Lo que pablo nos plantea es que Dios espera de nosotros una vida de obediencia sin excepciones, que hagamos resoluciones que nos permitan cambiar en las diferentes áreas de nuestras visas y así poder servir a Dios. Debemos hacer esas resoluciones y aunque aún le fallemos a Dios debemos confesar y seguir adelante, perseguir esas resoluciones. ¿Qué hay en nuestras vidas que aún no hemos entregado? ¿Cuáles son esos pecados que no quieres dejar?

Levítico 1:9 y lavará con agua los intestinos y las piernas, y el sacerdote hará arder todo sobre el altar; holocausto es, ofrenda encendida de olor grato para Jehová.

El pueblo de Israel tenía un nuevo lugar de adoración y debían mantener la relación con Dios quien les había llamado a ser un pueblo separado, distinto a los demás. No tan solo eso, sino que este pueblo tenía la gran responsabilidad de que en él debían ser bendecidas todas las naciones de la tierra. Tal llamado requería que Israel viviera de una manera distinta, pues eran la nación santa escogida.

Dios provee al pueblo los medios de gracia necesarios para su santificación y para la adoración. Parte importante de ellos eran los distintos holocaustos y ofrendas que el pueblo debía presentar al Señor. Por ello, reciben instrucciones muy precisas, reglas rigurosas, pues todo lo relacionado a su relación con Dios debía ser tomado con mucha seriedad.

No debía ofrecerse para sacrificio ningún animal salvaje, sino uno que se identificara como suyo, pues aquello que no le costaba al oferente, no valía como ofrenda. Además, lo que se ofreciera en ofrenda debía ser perfecto. Dios estaba muy interesado en cuál era la motivación o actitud del adorador. Este debía ofrendar con corazón sincero, en obediencia, entrega, gratitud y compromiso con Dios.

El medio de gracia reconciliadora de Dios para nosotros se manifiesta a través de la persona de nuestro Señor Jesucristo. Él fue el sacrificio perfecto, fue inmolado por nuestras culpas, para reconciliar nuestras vidas con Dios. Como el pueblo de Israel, nosotros también hemos sido llamados a ser luz y sal de este mundo. Se espera que reflejemos la gloria de Dios en nuestra manera de vivir, para que aquellos que están a nuestro alrededor, vean en nosotros a Dios y, que nuestra conducta, suba a Su presencia como ofrenda de olor grato.

Conclusión

Como cristianos muchas veces no decidimos ir más allá de nuestras incapacidades, creemos que lo que hemos cargado por tanto tiempo no puede ser cambiado, no puede ser quitado de nosotros y Dios desea que vallamos a Él para despojarnos de todo ese peso, de todo ese pecado, el espera que extendamos nuestras alas y volemos alto.

Hay quienes actuamos como ardillas; estos animalitos viven dando vueltas en su madriguera, ellas solo andan dos metros y no va más allá porque temen perderse, pero la Biblia nos llama a ser como el águila, Dios quiere que extendamos nuestras alas y volemos, que veamos desde las alturas todo lo que podemos tener y a donde podemos ir.

El águila tiene una particularidad y es que puede ver de manera general, pero de la misma forma tiene la capacidad de focalizar y si le gusta algo, decide, eso voy a comer y baja y lo toma, ve los peces nadando y focaliza y dice ese me gusta y baja y lo toma, ve un conejo y lo hace de la misma manera, ella se remonta por encima de todo aquello que quiere detenerla en su vuelo, no como la ardilla que tiene temor a perderse o que alguien se meta en su madriguera.

Debemos atrevernos a entregarnos por completo al Señor en sacrificio vivo, para ser cambiados y poder desarrollar ese gran plan que Dios estableció en las alturas para nuestras vidas.
 
Pastor: David Bayuelo 
Marzo 17 de 2019
 

En video:

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.