Decido abrirme al cambio

Decido abrirme al cambioEscuchar audio de esta predica Efesios 4:23: En cambio, dejen que el Espíritu les renueve los pensamientos y las actitudes. (NTV) Deben renovarse espiritualmente en su manera de juzgar (DHH),Y renovaos en el espíritu de vuestra mente.

Se podría afirmar que la renovación es una necesidad universal, todo está sujeto a cambios, la naturaleza, las cosas y los seres humanos están en constante renovación. Un ejemplo es el suelo desgastado por un incendio al cabo del tiempo se renueva, los muebles desgastados por el uso se renuevan, los permisos, licencias y códigos que han expirado se renuevan.
 
Cuando nos sentimos estancados en alguna área de nuestra vida debemos hacer un alto y revisar a la luz de la Palabra por qué no anda bien, ya que cada uno de nosotros somos responsables de cómo asumimos la vida, sea por desconocimiento, falta de propósito o descuido.

La Palabra nos enseña por contraste que hay dos maneras de vivir: una a la antigua manera dominada por el espíritu de desobediencia y la otra al nuevo estilo que adopta el creyente en el poder del Espíritu Santo.

Si el cuerpo humano tiene la capacidad de renovarse, cuanto más nuestra mente si decidimos elegir los pensamientos de Dios y no los pensamientos que caigan en mi mente. Proverbios 23: 7 (RVR) dice:" Porque cuál es su pensamiento en su corazón, tal es él." En otras palabras: la manera en la que pensamos determina cómo vivimos y quiénes somos. Es por eso que tenemos que pensar acerca de lo que estamos pensando. Somos productos de lo que pensamos.

El Apóstol Pablo en su carta a los Efesios nos anima de manera reiterativa a Renovarnos en el espíritu de nuestra mente.

1 ¿QUÉ ES RENOVACIÓN?:

En la Biblia, para ilustrar la renovación que viene de Dios, se adopta la figura de un renuevo. Un renuevo es un brote que sale de un árbol o una planta después de haber sido podado y representa el surgimiento de la vida, del crecimiento y la fructificación,

Precisamente donde había sequedad y esterilidad.

La palabra hebrea traducida renuevo es tsémakj la cual se deriva de una raíz gramatical que significa "brotar".

Isaías 44:3-4 "Porque yo derramaré aguas sobre el sequedal, y ríos sobre la tierra árida; mi Espíritu derramaré sobre tu generación, y mi bendición sobre tus renuevos" "Y brotaran entre hierba, como sauces junto a las riberas de las aguas". Lo que está estancado, estéril, seco por el derramamiento de su Espíritu se convierte en vida, lo estéril en fructífero, lo estancado fluye.

En Isaías 11:1-2 se utiliza una palabra diferente, nétzer (vástago) la cual da la misma idea.

Saldrá una vara del tronco de Isaí, y un vástago retoñará de sus raíces. Y reposará sobre él el Espíritu del SEÑOR; Espíritu de sabiduría y de inteligencia, Espíritu de consejo y de poder, Espíritu de conocimiento y de temor del SEÑOR. A pesar de las dificultades que podamos estar pasando como en este contexto que es que el trono de David sufre división por reino del norte y del sur, resurge una nueva vida en la persona de un nuevo rey, Cristo "raíz de David".

La figura del renuevo aparece en los momentos más difíciles de la historia de Israel, cuando el templo de Jerusalén fue destruido y el futuro parecía incierto y oscuro. En ese momento Dios habla y en tres versículos de los profetas Jeremías y Zacarías y durante dos diferentes períodos, dice: Jeremías 23:5 "He aquí que vienen días, dice el Señor, en que levantaré a David renuevo justo, y reinará como Rey, el cual será dichoso, y hará juicio y justicia en la tierra" Jeremías 33:15 "En aquellos días y en aquel tiempo haré brotar a David un Renuevo de justicia, y hará juicio y justicia en la tierra." Zacarías 6:12 "Y le hablarás, diciendo: Así ha hablado Dios, el Señor de los ejércitos, diciendo: He aquí el varón cuyo nombre es el Renuevo.

Uno decide abrirse al cambio cuando coloca sus ojos en alguien que ha pasado y ganado experiencias de las dificultades y ha aprendido con éxito de ellas, ahora desea ayudar a gente. Por ejemplo, Noemí enseñó a Ruth como tener éxito, Moisés enseñó a Josué, David enseñó a Salomón, Jesús enseñó a Pedro.

La realidad no cambia a la gente, lo que la hace cambiar es la Verdad y la verdad es Cristo. Mucha gente sabe que es adicta a algo y lo admiten, o que engañan y lo saben, pero no pueden hacer una decisión para cambiar.

El estar en sujeción al Espíritu Santo tiene el poder de renovar nuestra mente cuando implantamos su Palabra en nuestra mente y decido creer a lo que Él dice; no doy la oportunidad a mis sentimientos y pensamientos.

Como creyentes el renuevo significa una nueva vida, una nueva primavera espiritual, un cambio de temporada, entrar en un nuevo nivel de crecimiento espiritual.

2 ¿CÓMO RENUEVO MI MENTE?

Pensar es una actividad que hacemos todo el tiempo, aun estando dormidos o estando inactivos estamos pensando. Podemos llegar a tener pensamiento irrealistas o extravagantes, la mente trabaja aun cuando no nos damos cuenta. Si dejamos volar la imaginación muchos pensamientos se ponen en acción. Todos esos pensamientos son invisibles y controlan muchas áreas de nuestra vida. De alguna manera yo tengo la opción de escoger o seleccionar que tipo de pensamientos acepto en mi mente.

A. La pregunta a responder es ¿cómo hago para renovar mi mente?

Colosenses3.2: Poned/concentren su atención/Piensen/ la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra.

Esta es la clave para renovar la mente y no caer en tentación. Pablo nos está diciendo que diariamente centremos nuestra atención y afecto en lo espiritual por causa de mi identidad en Cristo y al poder que el presente tenemos que su Santo Espíritu quien nos reviste de poder y mora en cada uno de nosotros.

Antes de tomar una decisión para lo que queremos o no queremos hacer, pues entonces cuando venga la tentación, ya hemos sentado una base para tomar esa decisión correcta y es más propensa a superar con éxito la tentación.

Por ejemplo, antes de entrar en situaciones sociales, decide "No voy a chismear. No va a arruinar la reputación de alguien y ofender al Espíritu Santo ". Otras tentaciones pueden requerir que decidas cosas como" Hoy no voy a comer tanto postre ". O "Hoy no voy a ver pornografía en Internet. O no voy a pasar tanto tiempo en pereza.

"Mi punto aquí es, no queremos esperar hasta que la tentación venga y luego reaccionar basándonos en cómo nos sentimos acerca de ello.

B. "No se amolden al mundo actual, sino sean transformados mediante la renovación de su mente. Así podrán comprobar cuál es la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta." (Romanos 12: 2 NVI).

Renovar la mente es un proceso continuo. Todos los días necesitamos dedicar tiempo a estudiar la Palabra para que podamos intencionalmente pensar según lo que dice. Y no podemos mantener una o dos áreas "chatarra" en nuestra vida de pensamiento, porque nos mantiene alejados de lo mejor que Dios tiene para nosotros. No estoy diciendo que tenemos que ser perfectos con esto, pero necesitamos progresar cada día para poder mantener nuestra mente renovada y crecer en nuestra relación con Dios.

C "Por tanto, ceñid los lomos de vuestro entendimiento..." (1 Pedro 1:13 RVR). ¿Qué significa eso? En este contexto alude a la costumbre oriental de ceñirse los largos vestidos con un cinturón como preparación para entrar en acción. Básicamente está diciendo que necesitamos sacar toda la basura de nuestra mente fuera de nuestro camino para que podamos seguir corriendo nuestra carrera en Cristo Jesús y tener la victoria que Dios quiere que tengamos. Entonces estamos listos para actuar, siguiendo el plan de Dios para nuestras vidas.

Una manera práctica de lograr estas tres instrucciones de parte de Dios es tener una sesión de reflexión todos los días. Simplemente siéntate y di: "Voy a pensar en algunas cosas adrede". Luego pasa un tiempo pensando en las escrituras que renueven tu mente con la verdad de lo que Dios dice sobre ello, acerca de Su amor por ti, Su plan para ti, Cómo Él quiere que vivas y te comportes ... Usa una concordancia para encontrar versos que cubren áreas con las que estás luchando o necesitas saber más. Quiero animarte a que escribas algunos de ellos y los pongas en lugares donde los veas todos los días, como el espejo del baño o el refrigerador.

3. ¿CUAL ES EL BENEFICIO SI LO HAGO?

Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional.2 No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta. Ro.12:1-2

La renovación de nuestra mente es algo que requiere de nuestra participación activa y tenaz, mediante el estudio de la Palabra, la oración, enfocada en el propósito de crecer, en tener la mente de Cristo.

Sin embargo, vale la pena ocuparnos en el avance de esa metamorfosis o transformación, que se da mediante la renovación de nuestro entendimiento, porque glorifica a Dios y además, nos proporciona una mejor calidad de vida.

Esa renovación mental que Dios inició cuando tocó a la puerta de nuestro corazón nos abre grandísimas posibilidades, veamos solamente algunas:

A- Podemos cambiar de conducta mediante cambios de actitud:

Cuando respondimos a su llamado, el Señor no se limitó a darnos una serie de instrucciones a seguir, Él ya había dado su ley muchos siglos antes.

Y aunque la ley es perfecta y santa, el ser humano no la puede cumplir, precisamente por su imperfección.

Por eso, Dios se había propuesto desde la eternidad, cambiar el corazón de los que habían de ser salvos; y dentro del contexto gramatical de la Escritura, cambiar el corazón de una persona, equivale a cambiar su mente.

El ser humano utiliza la educación para transformar a las personas, pero la educación no transforma la mente con la profundidad necesaria y perfecta con que lo hace Dios.

La educación puede lograr un cambio de conducta, pero un cambio de conducta no garantiza un cambio de actitud, porque la conducta puede ser actuada, ya que las motivaciones para los cambios de conducta, generalmente son egoístas.

Ejemplo: En un país, pronto, muchos hombres van a dejar de golpear a su esposa, pero no porque las amen más o porque no tengan deseos de golpearla, sino porque ahora irán a prisión hasta por 48 horas si lo hacen.

Un cambio de conducta no garantiza un cambio de actitud, pero una renovación mental guiada por el Espíritu Santo sí garantiza un cambio.

B- Podemos vencer donde otros son derrotados por su egocentrismo:

La persona egocéntrica se apoya en sus propias fuerzas y eso la hace unas veces arrogante y otras, pesimista.

Pero, la persona que tiene una mente que día a día se renueva por el poder del Espíritu Santo, se hace dependiente de Dios y no se apoya en su propia prudencia.

Así que no se deja influir por las circunstancias que le rodean, porque no anda por vista sino por fe.

Su lema es: "En Dios haremos proezas" como escribió el salmista.

Cuando Goliat vino y se puso enfrente de David, Dios renovó la mente del joven y esta renovación produjo una actitud muy diferente de la que tenían tanto Goliat como el ejército israelita.

C- Podemos romper esquemas, haciendo lo que nadie ha hecho:

Aquel que piense que es posible alcanzar el éxito, tendrá mayores posibilidades de alcanzarlo, en comparación del que no piensa así.

Hubo un tiempo en que se creía que era imposible recorrer una milla en menos de cuatro minutos. Tanto los periodistas como los comentaristas deportivos de entonces, creían y propagaban el mito de que eso era imposible.

Los atletas más sobresalientes de aquella época no podían reducir el tiempo de cuatro minutos para recorrer una milla, lo que equivale a 1,6 kilómetros.

Pero, hubo alguien que rompió ese esquema: el 6 de mayo de 1954, el atleta inglés Roger Bannister corrió lo que se difundió como "La milla del milagro" lo hizo en 3:59.4 y su nombre pasó a la historia porque hizo algo que nadie antes había hecho.

La victoria comenzó en su mente, porque cuando todos pensaban que era imposible él pensó que sí era posible y se preparó para lograrlo.

Una mente renovada por Dios tiene un potencial insospechado, Jesús dijo:

"si tuviereis fe como un grano de mostaza, diréis a este monte: Pásate de aquí allá, y se pasará; y nada os será imposible" (Mateo 17:20).

Así que en cada cristiano genuino hay un gran potencial, pero ese potencial se está desperdiciando, porque la mayoría de los cristianos genuinos son personas normales que no dan evidencia del poder de Dios en sus vidas.

D- Podemos influenciar para bien, a nuestro cuerpo, con una mente renovada por el Espíritu Santo:

La mentalidad influencia el cuerpo.

Al imaginar una escena que hemos visto en una película o que hemos leído en un libro, esto causa una reacción física en nuestro cuerpo.

Por ejemplo, una imagen cómica nos hace sentir más livianos y activos, en cambio, una imagen de una película de terror causa la aceleración de los latidos del corazón.

Por esta misma razón los deportistas se disciplinan primero mentalmente, antes de un entrenamiento físico.

Los entrenadores y preparadores físicos hacen todo tipo de esfuerzo para motivar a su equipo. Los tiradores al blanco se disciplinan mentalmente con el fin de obtener la calma y la autoconfianza.

Según estudios realizados, este tipo de disciplina mental produce contracción muscular en el momento de la competencia.

La actitud mental influencia también la salud física:

Una persona que padece de cáncer vivirá de acuerdo a cómo sea su pensamiento.

Aquellos pacientes que piensan constantemente en su funeral, no viven por mucho tiempo. Pero, los que ven la enfermedad como un desafío para su fe y asumen una actitud de más que vencedores, tienen más posibilidades de seguir viviendo.

Estos, solamente son algunos ejemplos. La mente renovada nos provee de un gran potencial que no podemos describir en pocos minutos.

CONCLUSIÓN:

El refrán popular "Siembra un pensamiento, y cosecharás una acción, siembra una acción y cosecharás un hábito, siembra un hábito, y cosecharás un carácter, siembra un carácter y cosecharás un destino"
 
Pastora: Myriam Vargas
Marzo 31 de 2019

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.