Renovando mi adoración

Renovando mi adoraciónRomanos 12:1-2 Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional. No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.

A lo largo de la historia humana ha existido una inquietud del hombre de como acercarse a un ser superior y esta inquietud se genera por ser intrínseca en él, de hecho, existe una conexión en todo lo que hacemos con lo espiritual.
 
Un agricultor rinde culto a algo espiritual para que su cosecha sea abundante, o un negociante busca la manera de tener éxito a través de un ritual espiritual, porque, lo que el hombre cree se manifiesta en lo que el hombre hace.

Como creyentes tenemos el privilegio otorgado por Dios de rendirle culto en espíritu y en verdad porque sabemos quiénes somos (posición) y es por esto que es necesario vivir de acuerdo a lo que somos, somos sus hijos (Identidad).

De esto trata justamente el capítulo 12 de la carta a los Romanos, versículos 1 y 2: Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional.

v2 No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.

Pablo empieza este capítulo dirigiéndose a un grupo de creyentes que se encuentra en Roma, les dice: Así que, hermanos... antes de hermanos, hay una expresión Así que... que es un conector entre lo dicho en los 11 capítulos anteriores con el inicio del capítulo 12 aduciendo que da por sentado la doctrina para ahora sí vivir la vida cristiana en el ejercicio práctico basada sobre el fundamento establecido, os ruego por las misericordias de Dios, les animo, apelo, les suplico, les llamo a presentar , exhibir, nuestros cuerpos en sacrificio vivo, lo que debería ser nuestro diario andar con nuestro Padre Celestial; construyan sus vidas en las misericordias que nos ha dado a conocer en los capítulos anteriores comenzando con la obra salvadora de Cristo que incluye: nuestra redención, justificación, redención, la fe, perdón, paz, gozo, la esperanza eterna, y todo lo demás, todas son de Dios y obran sostenidas por su poder y en último término para su Gloria.

Esa es la razón, por las misericordias de Dios, por lo que Él ha hecho por ti, no por temor al castigo, sino por el recuerdo de sus misericordias, y por la gozosa respuesta de un corazón que vive y confía en Dios. Por eso debes vivir tu vida de esta manera.

1. Me presento ante Dios como un sacrificio vivo

Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional.

Presentar; estar junto a, hacerse presente donde esta Dios. La razón por la cual nos acercamos a Dios es porque estamos conscientes de nuestra necesidad de recibir misericordia de parte de Dios y precisa obtener gracia, o sea, recibir la fuerza necesaria para vivir como Dios quiere.

Cuando Pablo habla de presentar nuestro cuerpo en sacrificio vivo, se está refiriendo a una entrega voluntaria de la vida a Dios. Bajo el antiguo pacto, Dios aceptaba los sacrificios de animales muertos, pero debido al sacrificio de Cristo realizado una sola vez y para siempre, los sacrificios del Antiguo Testamento ya no tienen ninguna validez. Para los que estamos en Cristo, la única adoración aceptable es ofrecernos a nosotros mismo totalmente y sin reservas a Dios. Bajo el control de Dios, el cuerpo del creyente todavía no ha sido redimido, por lo tanto, se rinde a Dios día tras día, como un instrumento de justicia.

Antes de darnos a los demás y de mostrar nuestra misericordia a los demás, debemos darnos a Dios en adoración. Presentad nuestros cuerpos como un sacrificio a Dios, este es un lenguaje del Antiguo Testamento. El adorador por causa de su pecado traía un cordero o palomo y lo sacrificaba en el altar como una ofrenda a Dios sabiendo que la sangre de los animales no quitaban el pecado Hebreos 10:4, señalaban al sacrificio final, Cristo como nuestro cordero, que fue sacrificado por nosotros.

Por lo tanto Pablo, no está diciendo que tenemos que morir por nuestro pecado, ni encerrarnos en un convento, como si no tuviéramos vida, entonces...

¿Qué significa?

Lo que significa es que tu cuerpo y todos tus miembros, todo tu ser pertenece a Dios. Todo lo que haces con tu cuerpo importa. No depende de cómo es nuestro cuerpo externamente, sino de nuestro comportamiento, lo que hacemos con él, de la manera que se comporta. Dios demanda nuestro cuerpo, porque quiere una evidencia visible y corporal de que nuestras vidas están consagradas a Él.

Muchos dicen que cree en Dios, pero su vida no ha cambiado. Siguen con los mismos pecados, siguen con los mismos vicios, con las costumbres de este mundo y de la falsa religión, no cortan con el pecado, pecan con sus miembros, lo que ven, lo que oyen, lo que hablan, sus relaciones inmorales. Pablo atrae nuestra atención a que como creyentes adoptamos un nuevo estilo de vida, que no es una carga pesada, antes por el contrario, nos hace libres en la libertad que Cristo nos otorgó. Para un hijo no debería existir contradicciones como: "Cristo es el Señor, pero no me someto a su voluntad", "Cristo es mi vida, pero no tengo tiempo para él", recordemos que todo proceso de transformación genera cambios y para esto, Pablo nos dice en tono de ruego que ofrezcamos nuestros cuerpos como sacrificios a Dios. ¿Pero qué tipo de sacrificio es este?:

- Vivo: es un sacrificio vivo y no muerto como el de los animales en el Antiguo Testamento. Lo que Pablo tiene en mente es un estilo de vida. Tu propia vida en cada situación tiene que ser un acto de adoración a Dios y una demostración de que le perteneces, por voluntad propia, con plena conciencia y no por necesidad, o por obligación, y mucho menos por interés...Es una rendición absoluta de nuestra voluntad personal...una rendición de los sueños, anhelos, decisiones, y por supuesto de toda obra de la carne...Es despojarme de todo lo que hay dentro de mi ser, para tomar lo que Él tiene para mí. ¿Sabías que él tiene sueños, anhelos, y planes establecidos en el cielo para cada uno de sus hijos? Es decir, un propósito.

- Santo: una buena explicación de lo que significa este término con respecto al cuerpo santo está en Romanos 6:13 (ni tampoco presentéis vuestros miembros al pecado como instrumentos de iniquidad, sino presentaos vosotros mismos a Dios como vivos de entre los muertos, y vuestros miembros a Dios como instrumentos de justicia). Lo que significa e implica es que tenemos que dar nuestros miembros: tus ojos, tu lengua, tus manos, tus pies, dar tu cuerpo para hacer justicia y no pecado. Santo tiene un significado sencillo, apartado para Dios, sencillamente estoy recordándome a mí mismo que le pertenezco a Él, y que vengo para rendirme y aceptar vivir bajo sus principios establecidos en señal de que acepto su gobierno, su dominio, y decido someterme a su palabra en obediencia.

- Agradable a Dios: Que produce complacencia o agrado, vivamos de tal manera que todo lo que hagamos suba como un olor grato ante la presencia de Dios. Que Dios mire nuestra vida y la acepte y se agrade con ella. El punto es, ¿vivimos para Dios o para los hombres? ¿Por quién y para quién hacemos lo que hacemos? ningún sacrificio que se haga por los hombres de esta tierra tendrá recompensa eterna, únicamente serán temporales y efímeras. Por ejemplo una madre que sufre por el rechazo de sus hijos, o de un esposo abusivo, sin llevar dicho sufrimiento a la cruz, sencillamente se vuelve un sufrimiento infructífero...porque solo lo que llevemos a través de Él, y delante de él llevara mucho fruto.

2. ofrecerme en adoración muestra cuan sujeto y obediente soy a Dios

La obediencia tiene que ver con nuestras acciones en respuesta a la autoridad. La sumisión tiene que ver con nuestra actitud hacia la autoridad. Obedecer. Es creer de todo corazón, absolutamente.

1 Crónicas 28: 9: Y tú, Salomón, hijo mío, aprende a conocer íntimamente al Dios de tus antepasados. Adóralo y sírvelo de todo corazón y con una mente dispuesta. Pues el SEÑOR ve cada corazón y conoce todo plan y pensamiento. Si lo buscas, lo encontrarás; pero si te apartas de él, te rechazará para siempre.

Podemos decir que la sumisión es del espíritu y que la obediencia es de nuestra alma y que han de estar conectadas totalmente. La única excepción para desobedecer a la autoridad es cuando ella contradice lo que Dios ha declarado en Su Palabra.

Para entender de una manera adecuada la sumisión y la obediencia, es necesario tener una profunda revelación de la adoración. Por lo tanto, vamos a tratar este tema desde la adoración, es decir, desde un corazón que posee profunda revelación de la presencia del Señor. ¡Adoración es un encuentro con la autoridad de Dios!

La obediencia será entonces para un adorador el comienzo del camino de la honra en donde tendrá una comunión íntima con el Padre (Juan 4:22-24), esto es una vida de sumisión.

No basta con creer en Dios, es necesario adorarle. No hay vida cristiana sin adoración.

Por lo tanto cuanto mayor es la revelación, mayor es la transformación. Ya en el Antiguo Testamento, Moisés había experimentado esto (Éxodo 33:13.14.18), en donde Moisés tuvo tres grandes prioridades, que Dios le mostrara: El Camino, Su Presencia y La Gloria, de esta forma él se convertía en un adorador que rebosaba de la Gloria de Dios y en el Nuevo Testamento se nos dice a nosotros lo mismo 2Co.3: 18: Así que, todos nosotros, a quienes nos ha sido quitado el velo, podemos ver y reflejar la gloria del Señor. El Señor, quien es el Espíritu, nos hace más y más parecidos a él a medida que somos transformados a su gloriosa imagen. ¿Cuál fue el resultado de la adoración en Moisés, en Pablo? Un corazón quebrantado, humillado, reverente, sumiso, obediente.

Siempre que se contempla al Señor, somos cambiados.

En la adoración yo le doy a Él, como resultado de experimentar que Él me da todo a mí. En la adoración hay un encuentro revelador que rompe la idolatría y la rebeldía, y la consecuencia inevitable es que si hay un adorador entonces habrá alguien que experimenta la profunda vida de encontrarse con su Autoridad.

Vemos un encuentro íntimo y reverente, en Apoc.3:20 en donde también hay un encuentro de comunión íntima (Deipnon: Cena). Esta Escritura habla de la comida principal del día, en este caso por la noche cuando la jornada del día finalizaba y se pasaba un buen tiempo juntos. Lo fundamental no solo era el comer, sino el encuentro, la fraternidad. No era algo apresurado, era un tiempo sin afanes.

3. El producto de mi adoración se refleja en el estilo de vida que llevo

Que es vuestro culto racional.

Cuando este texto habla de culto, no se está refiriendo al culto dominical de la iglesia. La palabra culto, es la traducción de la palabra griega "latreía" que está relacionada con el verbo "latreúo" que significa servir y describe la acción que realizaban los sacerdotes del Antiguo Testamento en el tabernáculo y más tarde en el templo.

El adjetivo racional, es la traducción del adjetivo griego "logicós" de donde proviene la palabra española "lógico" Algo lógico es toda consecuencia natural y legítima del suceso cuyos antecedentes justifican lo sucedido. Es decir que el ofrecer a Dios nuestra vida como sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, es el servicio natural, lógico, que debemos rendir a Dios ante las maravillas que Dios ha hecho por nosotros al habernos dado la salvación, al habernos colocado en Cristo Jesús.

Después de que Fritz Kreisler, el gran violinista, presentó uno de sus admirables conciertos, una joven se acercó a él apresuradamente y le dijo: Señor Kreisler, daría mi vida por poder tocar el violín como usted. Él la miró y dijo solemnemente: ¡Mi querida señorita, eso es exactamente lo que yo di! Di mi vida al arte. El vivir como creyentes es igual que ser un violinista maestro, se requiere una vida entera de práctica, esto es un acto lógico, consecuente con el ejercicio de practicar.

Podemos decir que culto racional es cuando el creyente se ofrece asimismo, por lo tanto, al presentarme debo observar que cosas, situaciones y lugares nos exponemos. Un ejemplo es, el lugar donde trabajamos hay personas que tienen un vocabulario vulgar, que hago ante esa situación No erréis; las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres. 1 Co.15:33 y así en otras situaciones.

"Debido pues a todo lo anterior apelo a ti con una súplica personal del Dios de la misericordia, para que exhibas tu cuerpo en sacrificio vivo, puro, libre de culpa y consagrado, completamente aceptable a Dios, lo que es tu "culto," ministración o servicio espiritual a Dios."

CONCLUSION:

Vivamos con expectativas y no nos conformemos a lo que el mundo dicta, porque seremos del montón, andemos de manera digna a la vocación con que fuimos llamados, con un estilo de vida conforme a su voluntad.
 
Pastora: Myriam Vargas
Mayo 5 de 2019

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.