Renovándonos de Toda Falsedad

renovndonos de toda falsedadEscuchar audio de esta predica Efesios 4:22 En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos, 4:23 y renovaos en el espíritu de vuestra mente, 4:24 y vestíos del nuevo hombre, (Concordancia) creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad. 4:25 Por lo cual, desechando la mentira, hablad verdad cada uno con su prójimo; porque somos miembros los unos de los otros.


 
La semana anterior escuchamos una historia que se encuentra en 1 Samuel capitulo uno, sobre una mujer llamada Ana, cuyo corazón se encontraba profundamente entristecido por el oprobio que cargaba todo el tiempo en sus hombros, por no poder tener hijos, mientras la concubina de su marido; Penina, quien si había logrado concebir en varias ocasiones, la irritaba haciendo burla de su estado mientras subían al templo cada año a ofrecer sacrificio y adoración a Dios.

Elcana, su marido, quien amaba a Ana más que a Penina y a sus hijos, siempre le otorgaba una porción especial para que ella se presentara delante del Señor, pero ni su amor, ni sus cuidados especiales le eran suficientes para saciar su insatisfacción. Así que un día en el que les correspondió subir al templo, ella con amargura de corazón oró al Señor y lloró abundantemente. E hizo voto, diciendo: Jehová de los ejércitos, si te dignares mirar a la aflicción de tu sierva, y te acordares de mí, y no te olvidares de tu sierva, sino que dieres a tu sierva un hijo varón, yo lo dedicaré a Ti todos los días de su vida, y no pasará navaja sobre su cabeza.

Algo dentro de este relato llama mi atención y es que la Biblia nos dice que Elcana ofrecía sacrifico y adoración a Dios con su familia cada año, pero solo hasta este momento registrado por la escritura Ana decidió presentarle a Dios la amargura de su corazón y su profunda tristeza, convirtiéndose esto en algo determinante para que su historia diera un giro radical.

Esta mujer que sufrió por tanto tiempo por fin hayo la respuesta a su padecimiento, ella se despojó de su aparente adoración, para derramar delante de Dios la verdad de su corazón. Pablo en la carta de los Efesios nos comunica la necesidad de desechar lo aparente o mentiroso para poder darle paso a una verdadera renovación en nuestras vidas.

1. Una verdadera renovación es el producto de desechar toda mentira.
 
Dios nos hace un llamado a mantenernos en una vida genuina.

Efesios 4:25 Por lo cual, desechando la mentira, hablad verdad cada uno con su prójimo; porque somos miembros los unos de los otros.

Pablo utiliza el conector "por lo cual", para establecer que en Concordancia con lo que ha pasado en nuestras vidas al recibir a Cristo (Nos convertimos en hombres creados según Dios en la justicia y santidad de la verdad.) es necesario que algo trascendental ocurra, ya que no hay ninguna posibilidad de permanecer siendo los mismos si en realidad nuestro encuentro con el Señor fue genuino, así que el desechar toda mentira que hacia parte de la naturaleza viciada conforme a los deseos concupiscentes del viejo hombre resulta esencial. Lo que Dios hizo en nosotros a través de la obra de Jesucristo nos capacita y nos empodera para que desvestirnos de nuestras mentiras pueda ser una realidad.

Jesús denunció en múltiples ocasiones la condición de los religiosos de su tiempo, quienes gritaban tan fuerte sus mentiras que terminaron creyéndolas, el problema era que la verdad de sus corazones quedaba al descubierto por sus frutos, que se encontraban llenos de avaricia, de maldad, de engaño. Por más que ellos se esforzaran colocándose mascaras delante de los hombres, no había manera de poder ocultar la verdadera intención de sus corazones frente al Señor. Mateo 15:7 Hipócritas, bien profetizó de vosotros Isaías, cuando dijo: 15:8 Este pueblo de labios me honra; Mas su corazón está lejos de mí.

Les puedo asegurar iglesia que si hay un reto realmente difícil y de alta complejidad en nuestro caminar en el Señor, es entrar en una genuina renovación, porque el deseo del cambio puede estar allí, está Palabra que Dios nos ha venido dando y que resulta ser una necesidad puede estar presente en nuestra mente, pero el despojarnos de mentiras que hemos abrazado por tanto tiempo y sobre las que hemos construido tantas cosas es una decisión a otro nivel.

En el Amazonas hay una especie de mono que es casado con mucha facilidad por los indígenas, ya que dentro de una trampa con barrotes por donde puede caber su mano y amarrada al suelo le colocan una fruta irresistible para él como sebo, así que el desciende de la copa de los árboles atraído por ella y mete su mano entre los barrotes, pero al agarrar la fruto no hay forma en que pueda volver a sacarla, cuando vienen a capturarlo el pudiendo soltarla no lo hace sino que se aferra a ella hasta que le dan muerte.

En la mayoría de las ocasiones preferimos seguir mintiendo hasta la muerte antes de soltar el auto engaño al que nos hemos sometido.

2. Una verdadera renovación produce auténticos resultados.
 
Efesios 4:25 Por lo cual, desechando la mentira, hablad verdad cada uno con su prójimo; porque somos miembros los unos de los otros.

Pablo exhorta a sus lectores a saber que la acción de desechar la mentira no podemos pasarla por alto a la hora de poder prosperar en la renovación de nuestra mente, ya que no es posible seguir viviendo en la mentira y concebir que obtendremos un resultado distinto al que se ha manifestado hasta ahora en nuestras vidas. En otras palabras el apóstol nos está diciendo que la ruta para encontrarnos con la buena voluntad de Dios nunca podrá construirse en la falsedad de nuestros pensamientos.

1 Samuel 1:9 Y se levantó Ana después que hubo comido y bebido en Silo; y mientras el sacerdote Elí estaba sentado en una silla junto a un pilar del templo de Jehová, 1:10 ella con amargura de alma oró a Jehová, y lloró abundantemente.

Esta mujer se cansó literalmente de la mentira en la que vivió por tanto tiempo y decidió ir delante de la presencia de Dios a despojarse de ella, en esta ocasión trajo una genuina adoración al presentar su corazón y lo que obtuvo por fin fue un resultado diferente. Si deseamos un cambio radical no podemos presentarnos con más de lo mismo delante de Dios no hay manera que Él lo podamos engañar. Usted y yo podemos pensar lo que queramos de nosotros mismos, la gente podrá creer lo que quiera creer de nosotros, pero a Dios si le queda imposible no ver lo que realmente hay en nuestro corazón a la hora de recompensarnos.

¿Qué tan genuina es nuestra presentación delante de Dios en esta mañana?, será que queriendo no venir hoy a su casa, podemos decirle con todo descaro; "No hay mejor lugar para estar que en tu presencia", o "Señor me presento con limpio corazón", cuando en realidad tengo envidia, codicia, lujuria, falta de perdón, o "aquí esta lo que es tuyo", cuando sabemos que le hemos estado robando.

Hechos 5:1 Pero cierto hombre llamado Ananías, con Safira su mujer, vendió una heredad, 5:2 y sustrajo del precio, sabiéndolo también su mujer; y trayendo sólo una parte, la puso a los pies de los apóstoles. 5:3 Y dijo Pedro: Ananías, ¿por qué llenó Satanás tu corazón para que mintieses al Espíritu Santo, y sustrajeses del precio de la heredad? 5:4 Reteniéndola, ¿no se te quedaba a ti? y vendida, ¿no estaba en tu poder? ¿Por qué pusiste esto en tu corazón? No has mentido a los hombres, sino a Dios. 5:5 Al oír Ananías estas palabras, cayó y expiró. Y vino un gran temor sobre todos los que lo oyeron.

El repetirnos una mentira tiene la capacidad de convertirse en una verdad falseada, ¿Cuantas cosas nos hemos llegado a creer que no son verdad? Yo veo como nos queda tan fácil justificarnos todo el tiempo, el problema está en que los resultados nunca mienten, estos jamás tendrán la capacidad de ser diferentes a la mentira que hemos estado consintiendo.

Marcos 4:22 Porque no hay nada oculto que no haya de ser manifestado; ni escondido, que no haya de salir a luz.

3. Una verdadera renovación nos debe conducir a comprobar la buena voluntad de Dios.

Efesios 4:25 Por lo cual, desechando la mentira, hablad verdad cada uno con su prójimo; porque somos miembros los unos de los otros.

El apóstol al referirse a que somos miembros los unos de los otros, nos da un ejemplo práctico dentro del sentido corpóreo que guarda la iglesia. Esto es como si el cerebro enviase mensajes falsos a los pies, el individuo podría sufrir una caída, con la que el propio cerebro podría sufrir un daño irreparable. O como si el ojo ve una serpiente, ¿acaso se hace el que no la vio, para engañar a sus pies? O será que si la lengua encuentra algo amargo, ¿Acaso podrá engañar a el estómago? Donde no hay sinceridad en el trato con nuestro prójimo, no hay oportunidad que prosperemos en la voluntad de Dios para su iglesia.

¡La báscula nunca miente! Muchas veces nos frustramos por lo que nos dice, lo que más risa debe darnos es que dudamos inmediatamente de su sinceridad, es más buscamos la opinión de otras e increíblemente todas gritan lo mismo. ¡Estas gordo!

Si la renovación en la que estamos es cierta nuestro destino final es un encuentro inevitable con la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta. Nosotros podemos echarnos el carretazo que sea, pero si estamos frustrados con la cosecha que estamos recogiendo, es porque nos hemos estado engañando con la semilla que hemos estado sembrando.

Gálatas 6:7 No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará.

6:8 Porque el que siembra para su carne, de la carne segará corrupción; mas el que siembra para el Espíritu, del Espíritu segará vida eterna. ¿Cuál es tu sueño frustrado?, ¿Cuál es tu promesa no cumplida? ¿Señor si tú sabes que yo soy el mejor de tus hijos? La pastora me decía: ¿Tu si te crees eso que me etas diciendo?

El ver nuestras acciones siempre será más fácil, que ver nuestras motivaciones, pero el fruto de nuestra vida siempre será producto de nuestras motivaciones, no de nuestras acciones.

Conclusión

2 Reyes 5:20 Entonces Giezi, criado de Eliseo el varón de Dios, dijo entre sí: He aquí mí señor estorbó a este sirio Naamán, no tomando de su mano las cosas que había traído. Vive Jehová, que correré yo tras él y tomaré de él alguna cosa. 5:21 Y siguió Giezi a Naamán; y cuando vio Naamán que venía corriendo tras él, se bajó del carro para recibirle, y dijo: ¿Va todo bien? 5:22 Y él dijo: Bien. Mi señor me envía a decirte: He aquí vinieron a mí en esta hora del monte de Efraín dos jóvenes de los hijos de los profetas; te ruego que les des un talento de plata, y dos vestidos nuevos. 5:23 Dijo Naamán: Te ruego que tomes dos talentos. Y le insistió, y ató dos talentos de plata en dos bolsas, y dos vestidos nuevos, y lo puso todo a cuestas a dos de sus criados para que lo llevasen delante de él.

5:24 Y así que llegó a un lugar secreto, él lo tomó de mano de ellos, y lo guardó en la casa; luego mandó a los hombres que se fuesen. 5:25 Y él entró, y se puso delante de su señor. Y Eliseo le dijo: ¿De dónde vienes, Giezi? Y él dijo: Tu siervo no ha ido a ninguna parte. 5:26 El entonces le dijo: ¿No estaba también allí mi corazón, cuando el hombre volvió de su carro a recibirte? ¿Es tiempo de tomar plata, y de tomar vestidos, olivares, viñas, ovejas, bueyes, siervos y siervas? 5:27 Por tanto, la lepra de Naamán se te pegará a ti y a tu descendencia para siempre. Y salió de delante de él leproso, blanco como la nieve.

Nosotros podemos engañarnos a nosotros mismos y entrar en la simulación de que hemos entrado en una genuina renovación, pero a Dios nunca lo podremos engañar, Él está en todo lugar, incluyendo nuestros pensamientos y corazón, así que lo que sembremos siembre será lo que recogeremos.
 
Pastor: David Bayuelo
Junio 2 de 2019

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.