Las Bendiciones De La Renovación

Las bendiciones de la renovaciónEscuchar audio de esta predica Génesis 28:3 Y el Dios omnipotente te bendiga, y te haga fructificar y te multiplique, hasta llegar a ser multitud de pueblos; 28:4 y te dé la bendición de Abraham, y a tu descendencia contigo, para que heredes la tierra en que moras, que Dios dio a Abraham.
 
Todos conocemos la historia previa a esta bendición; Jacob el más grande engañador en la historia de la humanidad, animado por su madre decide poner a correr un plan maquiavélico para robar la bendición de su hermano mayor Esaú aprovechando la ceguera de su padre Isaac.

1. El renovarnos para ser bendecidos siempre estará basado en la omnipotencia de Dios.

Notemos como comienza la bendición impartida por Isaac; "Y el Dios omnipotente te bendiga" (Génesis 28:3)

El fructificarse, multiplicarse y extenderse están basadas en un atributo Divino, esta es la introducción en las palabras de Isaac. El antes de cualquier cosa esta haciendo un reconocimiento que la única manera en que lo que esta saliendo de su boca se cumpla, es única y exclusivamente producto del poder ilimitado de Dios. Este hombre sabía que la fuente de esta bendición era el mismísimo Dios, el Señor las había declarado estas palabras a Adán y Eva y ellos a su vez las traspasaron a sus hijos de generación, en generación, hasta que Dios vuelve a proclamarlas en pacto con su abuelo Abraham. Él incluso tenía claro que su propia vida era producto del carácter omnipotente de Dios, ya que él había nacido de una mujer estéril y que por su edad ya había perdido la capacidad de ovular y de un hombre que por tener casi cien años su cuerpo estaba decadente. Su existencia era un testimonio vivo del poder ilimitado de Dios.

Cuando nos referimos a Dios como él que todo lo puede, estamos hablando de un atributo que solo le pertenece a Él. La palabra omnipotente proviene de omni- que significa "todo" y potente que significa "poder". Dios puede hacer todo aquello que va acorde con su propia naturaleza. En cuanto Ser Supremo, no existe nada ni nadie que pueda ejercer su poder sobre Él, que es la fuente y el origen de todo el poder.

Génesis 18:11 Y Abraham y Sara eran viejos, de edad avanzada; y a Sara le había cesado ya la costumbre de las mujeres. 18:12 Se rió, pues, Sara entre sí, diciendo: ¿Después que he envejecido tendré deleite, siendo también mi señor ya viejo? 18:13 Entonces Jehová dijo a Abraham: ¿Por qué se ha reído Sara diciendo?: ¿Será cierto que he de dar a luz siendo ya vieja? 18:14 ¿Hay para Dios alguna cosa difícil? Al tiempo señalado volveré a ti, y según el tiempo de la vida, Sara tendrá un hijo.

Dios le está diciendo: "Tu puedes tener un hijo, pero no lo podrás tener en tu propio poder, solo lo puedes alcanzar basado en Mí poder, en la promesa que yo les hice, así que ahora que están viejos, ahora que ya no ovulas y que has permanecido estéril a lo largo de tu vida, esto si es posible desde mi omnipotencia, porque no hay nada difícil para Mí".

Hay quienes vivimos la frustración de no ver lo que hemos estado esperando, pero como hemos querido tenerlo en la medida de nuestro poder, nuestro esfuerzo ha sido infructuoso, ya que el alcanzar las bendiciones de Dios y sus propósitos siempre va a estar fuera de ese alcance, pero dentro de su omnipotencia.

2. El renovarnos para ser bendecidos siempre enfrentara obstáculos.


Génesis 29:22 Entonces Labán juntó a todos los varones de aquel lugar, e hizo banquete. 29:23 Y sucedió que a la noche tomó a Lea su hija, y se la trajo; y él se llegó a ella.

Génesis 29:31 Y vio Jehová que Lea era menospreciada, y le dio hijos; pero Raquel era estéril.

Jacob es engañado por su suegro, recibiendo por esposa no a la mujer que amaba, sino a su hija mayor y cuando pudo desposar a Raquel se hayo con una gran dificultad, la esterilidad de su matriz.

Números 13:31 Más los varones que subieron con él, dijeron: No podremos subir contra aquel pueblo, porque es más fuerte que nosotros. 13:32 Y hablaron mal entre los hijos de Israel, de la tierra que habían reconocido, diciendo: La tierra por donde pasamos para reconocerla, es tierra que traga a sus moradores; y todo el pueblo que vimos en medio de ella son hombres de grande estatura. 13:33 También vimos allí gigantes, hijos de Anac, raza de los gigantes, y éramos nosotros, a nuestro parecer, como langostas; y así les parecíamos a ellos.

Los Israelitas hubieran preferido una tierra no habitada para solo tener que luchar con la maleza, hubiesen preferido que si iba a estar habitada que fuera una tierra de enanos y no de gigantes, hubiésemos preferido un arroyito para cruzar, pero esa tierra no les hubiese permitido comprobar el amor de un Dios celoso por su pueblo y de la misma manera no les hubiese dado la oportunidad para presenciar el despliegue del poder de Dios, no hubiese permitido el despliegue de la gloria de Dios, como si lo permitió una tierra plagada de grandes dificultades.

Nosotros al orar por los retos propuestos por Dios para nuestras vidas preferimos pensar en tareas y desafíos del tamaño de nuestras fortalezas, pero la pregunta es ¿qué tan lejos podríamos llegar? Dios promete darnos fortalezas conforme al tamaño de nuestros desafíos.

El creyente que tiene una relación íntima con su Dios se mostrara fuerte basado en el poder Divino, no en el suyo y actuara. Cuando no conocemos las Palabras de Dios, cuando no tenemos una relación fuerte estrecha cada día con Él, el poder no está allí y nos da trabajo actuar y nos da trabajo movilizarnos porque las circunstancias nos ganaran las batallas.

3. El renovarnos para ser bendecidos siempre será sustentado en la Palabra de Dios.


Génesis 28:3 Y el Dios omnipotente te bendiga, y te haga fructificar y te multiplique, hasta llegar a ser multitud de pueblos; 28:4 y te dé la bendición de Abraham, y a tu descendencia contigo, para que heredes la tierra en que moras, que Dios dio a Abraham. ¿De quién son estas palabras? ¿De Dios o de Jacob? Él solo está repitiendo una bendición que fue constituida por Dios desde el principio de los tiempos; "Génesis 1:27 Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. 1:28 Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra". Esta no son palabras de un hombre, son las palabras del mismísimo Dios.

Génesis 28:13 Y he aquí, Jehová estaba en lo alto de ella, el cual dijo: Yo soy Jehová, el Dios de Abraham tu padre, y el Dios de Isaac; la tierra en que estás acostado te la daré a ti y a tu descendencia. 28:14 Será tu descendencia como el polvo de la tierra, y te extenderás al occidente, al oriente, al norte y al sur; y todas las familias de la tierra serán benditas en ti y en tu simiente. 28:15 He aquí, yo estoy contigo, y te guardaré por dondequiera que fueres, y volveré a traerte a esta tierra; porque no te dejaré hasta que haya hecho lo que te he dicho.

2 Pedro 1:19 Tenemos también la palabra profética más segura, a la cual hacéis bien en estar atentos como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro, hasta que el día esclarezca y el lucero de la mañana salga en vuestros corazones;

La Palabra de Dios nos ha sido dada, no hay quien pueda detenerla pero tenemos que creerla, tenemos que obedecerla.

Dios nos dice hoy: "El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán". (Mateo 24:35)

4. El renovarnos para ser bendecidos está condicionado a nuestra obediencia.


Génesis 28:1 Entonces Isaac llamó a Jacob, y lo bendijo, y le mandó diciendo: No tomes mujer de las hijas de Canaán.

28:2 Levántate, ve a Padan-aram, a casa de Betuel, padre de tu madre, y toma allí mujer de las hijas de Labán, hermano de tu madre.

Estas fueron indicaciones muy puntuales establecidas por Isaac y que venían de parte de Dios para que se desataran todas las bendiciones declaradas sobre su hijo, solo si él las cumplía tendrá la garantía de llegar a ser una realidad.

Necesitamos obedecer a su Palabra para alcanzar los objetivos trazados.

Vivir una vida de obediencia requiere de valentía, los temores alimentan o producen una vida de desobediencia. Cuando el pueblo judío estuvo en el desierto y se amedrento quiso volver a Egipto, ¡desobediencia! En la época de los reyes de Israel Dios les entrego instrucciones que no hicieran alianza con naciones paganas, pero en su temor terminaron en yugo desigual con Egipto, con Asiria, y desobedecieron.

El temor frecuentemente nos regresa al hombre viejo, a lo que conocemos, a nuestras formas caídas de pensar y de hacer las cosas, a nuestras formas acostumbradas, a lo que hacíamos antes de Cristo, de manera que el temor es un terreno fértil para la desobediencia y de allí que Dios ahora le está diciendo; "Se fuerte y muy valiente" y casi de inmediato: "Cuídate de cumplir toda mi ley, no una parte" Dios está interesado no en una obediencia parcial, porque obediencia parcial es desobediencia. Debemos vigilar nuestras vidas, porque el temor ha podido estar arrastrándonos a la desobediencia.

No se nos debe olvidar que nuestro éxito depende de nuestra obediencia, es vital que podamos entender esto, ya que mi obediencia no me lleva a ganar méritos para obtener las bendiciones de Dios, porque estas vienen por la gracia inmerecida. ¿Entonces cuál es la diferencia entre obediencia y desobediencia?, la desobediencia me impide recibir las promesas hechas por Dios.

Conclusión

Génesis 31:38 Estos veinte años he estado contigo; tus ovejas y tus cabras nunca abortaron, ni yo comí carnero de tus ovejas. 31:39 Nunca te traje lo arrebatado por las fieras: yo pagaba el daño; lo hurtado así de día como de noche, a mí me lo cobrabas. 31:40 De día me consumía el calor, y de noche la helada, y el sueño huía de mis ojos. 31:41 Así he estado veinte años en tu casa; catorce años te serví por tus dos hijas, y seis años por tu ganado, y has cambiado mi salario diez veces. 31:42 Si el Dios de mi padre, Dios de Abraham y temor de Isaac, no estuviera conmigo, de cierto me enviarías ahora con las manos vacías; pero Dios vio mi aflicción y el trabajo de mis manos, y te reprendió anoche.

Génesis 30:43 Y se enriqueció el varón muchísimo, y tuvo muchas ovejas, y siervas y siervos, y camellos y asnos.
 
Pastor: David Bayuelo
Junio 30 de 2019

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.