Dios y las Riquezas

Dios y las Riquezas - San Mateo 6:24Mateo 6:24 Ninguno puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas.
 

Hay más de 2000 versos en la escritura que hablan sobre el área financiera y esto nos otorga una idea de la importancia que esta guarda para nuestro Dios, entendemos que la prioridad en nuestras vidas siempre será el Señor y la mejor manera de probarlo es entregándole lo primero, nunca olvidemos que nosotros somos meros mayordomos, que debemos procurar la guía del dueño de todo cuanto poseemos para adminístralo conforme a su deseo.

Hoy hay muchos extremos en la iglesia de Dios que no son correctos llevándola incluso a los excesos, lo importante es que podamos renovar nuestro entendimiento con las ideas correctas que procuren el equilibrio del que nos habla la palabra. 

Del aprender a reconocer el espíritu que opere en nuestra vida dependerá el saber a qué Dios es al que servimos.

Mateo 6:24 Ninguno puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas. En este texto encontramos una disputa entre dos espíritus, ya que cuando la palabra hace referencia a las riquezas desde el griego se trata de un dios llamado Mammón, este espíritu es el que está sobre las riquezas injustas y por esto es importante entender que dinero y Mammón no son lo mismo, el dinero es neutral, no es malo ni bueno, solo es un recurso. Estos dos espíritus son celosos, ninguno sedera en sus posiciones y esto terminara llevándonos a amar al uno y menospreciando al otro. El espíritu de Mammón su misión es encontrar ciegos, personas que van a ser sus esclavos, sus siervos, ya que este les promete todo y no terminara dando nada, sus propuestas siempre serán: significancia, seguridad, alegría, libertad, pero la verdad es que no puede dar ninguna de ellas, ya que él es un engaño su tesis siempre será que la plata es la respuesta a todos los problemas de la vida. Ahora en cuanto a los hijos de Dios este espíritu del mundo al cual se está refiriendo el Señor Jesús tiene un objetivo y es traerles tentación a la cual necesitamos resistir.

En este mundo hay incontables ejemplos de lo que puede hacer este espíritu en la vida de los seres humanos, pero podemos mencionar a Howard Hughes un hombre que alcanzo a ser el primero entre los millonarios del mundo, si algunos han visto la película el aviador deben tener una idea de quién es, lo cierto es que este personaje termino muerto en medio de trastornos mentales y totalmente solo. En el momento de su muerte sus uñas casi median 10 centímetros, su pelo llegaba hasta sus rodillas así que es increíble pensar que tuvo más dinero que cualquiera en el mundo. Esto solo nos prueba que el dinero no nos va a dar un buen matrimonio, ni felicidad en el corazón, el jamás podrá dar esas cosas, pero el dios Mammón dice que si, él trata de convencer a la gente que es poderoso, que es como Dios y una cosa cierta es que no es más que un sustituto barato de Dios, es un engaño, es un ídolo como dice la biblia

Sabiendo que el dinero tan solo es un recurso el verdadero problema está en el espíritu que opera sobre el dinero y el amor que nosotros le podemos expresar, porque si vivimos conforme a los principios aprendidos en la escrituras, el que estará sobre nuestro dinero es el Espíritu de Dios y cuando su Espíritu esta sobre él, este se convierte en una bendición para nuestra vida, la de nuestra familia y la de muchas más personas. Nosotros los cristianos no confiamos en las riquezas, confiamos en Dios, ya que las riquezas son inciertas como nos lo enseña la biblia, cuando la bendición de Dios está sobre ellas, con toda certeza se multiplicaran y serán protegidas. Cuando usamos bien el dinero nos quitaremos de encima cualquier influencia que Mammón quiere colocar sobre nosotros. 1 Timoteo 6:17 A los ricos de este siglo manda que no sean altivos, ni pongan la esperanza en las riquezas, las cuales son inciertas, sino en el Dios vivo, que nos da todas las cosas en abundancia para que las disfrutemos.

Nuestra expresión de fidelidad con el dinero es una prueba clara para reconocer al Dios al que servimos.

Lucas 16:10 El que es fiel en lo muy poco, también en lo más es fiel; y el que en lo muy poco es injusto, también en lo más es injusto. El contexto de este pasaje nos deja ver a otras de las características de Mammón como dios injusto, el dinero como recurso jamás podrá tener esta característica, es por eso que hay que tomar en cuenta que quien influencia nuestras vidas no es el dinero, si no el dios que opera sobre él, ya que en este es donde hay injusticia. Mammón siempre dirá: Hay que comprar, vender, robar, estafar y engañar para poseer, pero Dios dirá: tan solo hay que dar y recibirás, porque la naturaleza de Mammón es de egoísmo y tacañería, pero la de Dios es de una absoluta generosidad.

En una ocasión había un pastor que tenía una obra en el campo y un campesino que asistía a su iglesia se le acerco y le dijo: "Pastor si yo tuviera diez cerdos daría cinco a la iglesia, si tuviera ocho daría cuatro, si tuviera, dos daría uno" y el pastor le pregunto ¿y si tuvieras uno? a lo que él respondió: ¡pastor tan solo es un cerdito!

Hay quienes estamos dispuestos todo el tiempo a dar lo que no tenemos, hay que empezar con lo poco y entonces terminaremos descubriendo la generosidad de Dios para dar más, ya que quien no está listo a dar su diezmo o su ofrenda hoy en día de lo poco que posee mucho menos lo hará cuando tenga más. Hay quienes pasamos la vida prometiendo dar algo cuando poseamos más y el principio está en que nuestra fidelidad no se expresa en lo mucho, se expresa en lo poco, para entonces poder tener mucho para dar.

Reflexionemos en que hay hombres que pueden hacer billetes falsos, pero hay billetes que pueden hacer hombres falsos. Así que hay que tener mucho cuidado.

Nuestra motivación al dar no debe ser ganancia material, pero el resultado final será este.

Lucas 6:38 Dad, y se os dará; medida buena, apretada, remecida y rebosando darán en vuestro regazo; porque con la misma medida con que medís, os volverán a medir. Este es un principio bíblico, si das vas a recibir, pero el estudiar con detenimiento el contexto de este pasaje nos permitirá descubrir que desde los versos 31 al 37 Dios está hablando explícitamente de la actitud del corazón, el nos habla de misericordia, de ayudar personas, porque la motivación es muy importante para Él, (Proverbios 16: 2) en la nueva versión internacional nos dice: A cada uno le parece correcto su proceder, pero el SEÑOR juzga los motivos. El Señor siempre mirara el porqué lo hacemos.

Jesús nos cuenta la parábola del buen Samaritano, diciéndonos que este al ir de camino se encontró con un hombre que fue abandonado después de ser asaltado con múltiples heridas y casi moribundo, por su costado ya habían pasado un sacerdote y un levita que se negaron a prestarle ayuda, diciéndose dentro de sí no voy a darle nada de lo mío, pero el samaritano siendo movido a misericordia sano sus heridas con su provisión de aceite y vino y luego no escatimo llevándolo hasta donde el mesonero y pagándole por su cuidado. Con claridad vemos una motivación sana, todo cuanto este hombre hizo jamás persiguió que fuera una inversión que luego recuperaría acrecentada, pero lo seguro es que a través del cumplimiento de la palabra tuvo que llegar a ser muy bendecido.

Este es uno de los excesos en los que precisamente la iglesia de hoy a caído, hasta ahora hemos aprendido sobre el cómo, pero el porqué guarda la misma relevancia, ya que Dios mira la actitud con que traemos lo que él nos pide. La motivación correcta es dar por amor, damos diezmos y ofrendas por que amamos al mundo, Dios dio por que el nos amo, Jesús recibió de regreso por dar su vida por nosotros, no lo hizo con la motivación de lo que podía recibir, pero hoy es dueño de una gran cosecha de hombres que le adoran.

Si tenemos el porqué y él como bien seremos muy bendecidos, hay cristianos que no son muy bendecidos ya que su porqué está asociado con el espíritu de Mammón, la idea que yo doy para recibir así que hago mi negocito con Dios. Necesitamos mantener nuestro corazón limpio de toda influencia y mala motivación.

Mateo 6:19 No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el orín corrompen, y donde ladrones minan y hurtan; 6:20 sino haceos tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el orín corrompen, y donde ladrones no minan ni hurtan.

Hay que aprender a hacer buenas inversiones ya que hacernos tesoros en el cielo es entregarle a Dios lo que le pertenece para que muchas otras almas puedan ser salvadas de ir al infierno, esta debe ser nuestra motivación, una motivación llena de amor y de la gracia que un día recibimos por que otra persona se dio la oportunidad de entregar sus diezmos y ofrendas a Dios. Lo más importante no es la ayuda social o material esta puede ser un medio, pero lo más relevante es hacer que la gente pueda conocer a Cristo a través de la generosidad por el amor que llena nuestro corazón. Siempre piensa en que la influencia que el diablo establece para que tú no vivas bajo estos principios está en que él sabe que si lo haces muchas almas le serán arrancadas no pudiendo llevarlas al infierno. Recuerda: el dinero no es la respuesta Jesucristo es la respuesta.

Hoy escuchamos iglesias enteras que dicen estar llamadas a ganar a los empresarios y personas con mejor posición social para Dios y esto no está mal ya que ellos también le necesitan, pero sin el ánimo de juzgarlos esto genera cierta suspicacia, ya que la idea de la biblia es que todos los hombres no importando su situación deberían ser ganados para Cristo y esto nos lleva a una frase muy sabia: "Si nosotros ayudamos a personas que nadie quiere, Dios nos dará las personas que todos quieren". Hay que ayudar a todas las personas porque Dios ve la pureza de nuestras motivaciones.

En una ocasión un hombre que asistía a una iglesia fui informado a través de un abogado amigo que se había convertido en el poseedor una gran herencia, algo así como 5000 millones de pesos, este un poco preocupado por una afección cardiaca que tenía el heredero busco a al pastor de la iglesia a la que ambos asistían y le pidió que siendo el alguien con mucho más tacto le contara la noticia. Así que el pastor emprendió su camino hacia la casa de este hombre meditando todo el tiempo como le diría estos últimos acontecimientos, llegando al lugar fue recibido por su ovejita a quien le dijo: "Carlos hoy quiero plantearte una suposición, ¿qué harías tu si de manera inesperada recibieras una herencia algo así como 5000 millones de pesos? A lo que el hombre de manera pronta respondió: "bueno, yo daría la mitad a la iglesia y lo demás lo invertiría" en el mismo instante el pastor cayó muerto delante de este hombre con un ataque fulminante al corazón por la impresión de la noticia.

Necesitamos reflexionar ahora, necesitamos revisar el corazón: como damos, si damos y por que damos. Las personas que están bajo la influencia de Mammón viven todo el tiempo con temor, ellas están continuamente con la incertidumbre del dios falso que influencia sus vidas, siempre tienen preocupación, afán y ansiedad. Preguntándose: ¿Qué pasa si mañana no tengo dinero?

Si cumplimos los principios aprendidos en la palabra seremos bendecidos, así que es importante revisar nuestras motivaciones, porque esto puede estar determinando por que nos están siendo tan esquivas las bendiciones, a veces hay que sincronizar detalles en nuestra vida para poder ver la plenitud de una vida bendecida.
 
Pastor: David Bayuelo
25 de Noviembre de 2012

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.