Registrate para asistir a nuestras reuniones presenciales

Llegó el tiempo de reencontrarnos como Iglesia, por tal movito te invitamos a inscribirte a nuestros servicios presenciales los domingos a las 8:00 a.m. y 10:00 a.m, es un nuevo tiempo que Dios ha dispuesto para seguir alabando su nombre y siendo enseñados a través de su palabra congregados nuevamente como familia. INSCRIBETE AQUÍ.

Hay Cosas Que El Dinero No Puede Comprar

hay cosas que el dinero no puede comprar
Escuchar audio de esta predica Génesis 1:26 Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra.

1:27 Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. 1:28 Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra. 
Dos frases que fueron usadas por Jesús y que me ayudan a ilustrar el pensamiento que deseo compartir son: "Al principio no fue así" y: "Les fue dicho, pero yo os digo". ¿Qué encierran estas Palabras en boca del Señor? La necesidad de que miremos su plan original, el que podamos encontrar el principio de las cosas desde su mismo corazón para saber con claridad cómo deberíamos funcionar y por otro lado dejar atrás lo que nuestra intuición o racionalidad nos dice o lo que nos fue enseñado por tradición.

Cuando hablamos de nuestra vida financiera lo primero que debemos saber es que la escasez nunca estuvo en el plan de Dios. Génesis 1:26 Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra 1:29 Y dijo Dios: He aquí que os he dado toda planta que da semilla, que está sobre toda la tierra, y todo árbol en que hay fruto y que da semilla; os serán para comer. 1:30 Y a toda bestia de la tierra, y a todas las aves de los cielos, y a todo lo que se arrastra sobre la tierra, en que hay vida, toda planta verde les será para comer. Y fue así. 1:31 Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera. Y fue la tarde y la mañana el día sexto.

Después de cinco días de trabajo, construyendo un lugar perfecto y sobre abundante, el Señor se ocuparía de hacer con sus propias manos al habitante y administrador de ese lugar. Todo lo que podemos leer antes de la creación del hombre nos muestra la extravagancia de un Dios el cual deseaba una vida sin ningún tipo de necesidad para su máxima creación, ya que nuestro Padre esperaba que la raza humana no enfrentara nada que tuviera el poder para irrumpir en la comunión que tenía con Él.

Dios siempre ha sido un Dios de abundancia, no hay en él ninguna mezquindad, ni timidez al dar. Juan 6:10 Entonces Jesús dijo: Haced recostar la gente. Y había mucha hierba en aquel lugar; y se recostaron como en número de cinco mil varones. 6:11 Y tomó Jesús aquellos panes, y habiendo dado gracias, los repartió entre los discípulos, y los discípulos entre los que estaban recostados; asimismo de los peces, cuanto querían. 6:12 Y cuando se hubieron saciado, dijo a sus discípulos: Recoged los pedazos que sobraron, para que no se pierda nada. 6:13 Recogieron, pues, y llenaron doce cestas de pedazos, que de los cinco panes de cebada sobraron a los que habían comido.

Esto nos conduce a la conclusión de que:

 

1. Todo lo creado fue por causa del hombre y no el hombre por causa de lo creado.

 
Dios estableció que todo lo creado estuviera al servicio de la primera familia sobre la faz de la tierra. Génesis 1:26 Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra. Dios le dio al hombre todo lo necesario y en abundancia para que su vida fuera sustentada plenamente.

Cuando consideramos que tenemos que vivir por las cosas creadas, no seremos señores de ellas, sino que ellas se enseñorearan de nosotros. Esto es lo que produce el afán y ansiedad. Por eso el Señor Jesús dijo: Mateo 6:24 Ninguno puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas (Refiriéndose a las cosas creadas). 6:25 Por tanto os digo: No os afanéis por vuestra vida, qué habéis de comer o qué habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir. ¿No es la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido? Aquí se nos muestra el debido orden de las cosas, ya que la vida y el cuerpo representan al hombre y esté es inmensamente superiores a lo creado, el alimento y el vestido nos fueron dados para servirnos.

Hoy los que estamos en Cristo Jesús debemos saber que Dios nuestro Padre no se guardó nada, Él nos entregó juntamente con su Hijo todas las cosas. Romanos 8:32 El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con él todas las cosas?

No podemos permitir que las añadiduras terminen esclavizándonos. Cuando las cosas materiales tiene la capacidad de descontrolarnos y robarnos la paz es porque se ha invertido el señorío establecido por Dios.

 

2. Si nuestras familias no viven bajo los principios espirituales trazados por Dios las cosas creadas se enseñorearan de nosotros.

 
Génesis 2:16 Y mandó Jehová Dios al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto podrás comer; 2:17 más del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás.

Sino no vives bajo los principios espirituales trazados por Dios para bendición de tu vida, sino los respetas, tu condición siempre será de esclavo de aquellas cosas para las que vives.

Esto fue lo que le paso a Adán: él rompió con el orden establecido por Dios, el vulnero su idea original, el Señor solo había separado una cosa para Él (El árbol de la ciencia del bien y el mal), sin embargo la falta de contentamiento, la ambición desmedida propuesta por satanás lo condujo a consumir lo que no era suyo y con esto vino la destrucción y la escasez. Él hombre rompió con el equilibrio perfecto.

1 Timoteo 6:7 porque nada hemos traído a este mundo, y sin duda nada podremos sacar. 6:8 Así que, teniendo sustento y abrigo, estemos contentos con esto. 6:9 Porque los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo, y en muchas codicias necias y dañosas, que hunden a los hombres en destrucción y perdición. ¿Será que les podía hacer falta algo a Adán y Eva? Dios había dispuesto que se enseñorearan de todo, pero cayeron en codicias necias y dañosas.

El hecho de que no nos guste o nos incomode lo que el Señor demanda a través de su Palabra, no quiere decir que esta no sea verdad, aunque no entendamos el principio, o no queramos entenderlo, este nos fue dado para mantener un orden, que nos mantendrá libres de toda tentación y lazo.

Josué 6:18 Pero vosotros guardaos del anatema; ni toquéis, ni toméis alguna cosa del anatema, no sea que hagáis anatema el campamento de Israel, y lo turbéis. 6:19 Más toda la plata y el oro, y los utensilios de bronce y de hierro, sean consagrados a Jehová, y entren en el tesoro de Jehová. Josué 7:1 Pero los hijos de Israel cometieron una prevaricación en cuanto al anatema; porque Acán hijo de Carmi, hijo de Zabdi, hijo de Zera, de la tribu de Judá, tomó del anatema; y la ira de Jehová se encendió contra los hijos de Israel. Las ciudades que el pueblo debían conquistar eran diez y solo la primera fue reservada para Dios.

Hay cosas que están reservadas para Dios, no podemos permitir que la codicia nos gane, porque tarde o temprano esto traerá destrucción y escases a nuestras vidas.

Una de las cosas más discutidas hoy es: ¿si debemos darle algo a Dios o no?, pero la pregunta debe ser: ¿Qué ha separado Dios exclusivamente para él? Porque todo es de Él, pero ¿que ha dejado fuera de nuestro señorío como lo hizo con Adán?

 

3. El obedecer a nuestra prudencia conducirá a nuestra familia a esclavitud financiera.

 
Génesis 3:17 Y al hombre dijo: Por cuanto obedeciste a la voz de tu mujer, y comiste del árbol de que te mandé diciendo: No comerás de él; maldita será la tierra por tu causa; con dolor comerás de ella todos los días de tu vida. 3:18 Espinos y cardos te producirá, y comerás plantas del campo.

Si deseas llevar una vida financiera en tu hogar en prosperidad y tranquilidad, mantente firme en el concejo de Dios, no dejes que tu prudencia te gane. Adán escucho la voz de su prudencia a través de su mujer y dejo de lado la Palabra de Dios que tiene mucho que decirnos de nuestra vida financiera.

Hoy muchas parejas jóvenes conciben la idea de que deben alcanzar en tres años, lo que les costó treinta años a nuestros padres. Y ellos sienten que pueden salir y conseguirlo todo con el dios falso del crédito. Este es el dios falso que hoy gobierna el mundo entero; este es el dios que nos hace creer que nos dará cosas, que Dios aún no ha decidido colocarlo en nuestras manos para administrar.

Necesitamos aprender lo que la escritura dice: "Con sustento y abrigo demos estar contentos". Nosotros como familia debemos confesar el pecado del descontento, un descontento que nos hace actuar en nuestra propia prudencia.

No deje como familia que el mundo determine cuáles son sus necesidades. Aprenda a discernir a través de la Palabra de Dios que es necesario y que no lo es.

Dele una mirada objetiva a todas esas deudas adquiridas por atender a su propia prudencia, véalas y apúntelas, no importando lo doloroso que esto pueda ser, Dios desea que lo haga y anote todo cuanto usted está pagando en intereses y luego como familia fíjese una meta diciendo: "Saldremos de deudas y lo haremos como familia". No tenemos por qué tener ahora una nueva chaqueta, nuestro carro funcionara 50.000 kilómetros más, no tenemos que tener lo último en tecnología. Esto es maravilloso hacerlo en familia.

Algunos de nosotros podemos estar ocultándole a nuestras esposas e hijos, cual es nuestra realidad financiera, pero que maravilloso es cuando una familia se arma como equipo y juntos dicen: "Lo haremos como un equipo y podremos celebrar juntos como familia". Si usted como padre desea unificar a su familia, póngalos a trabajar en el mismo problema, esto traerá unidad a la familia. Cuando toda la familia trabaja en el mismo problema, usted encontrar la unidad que el dinero no puede comprar. Hay que decirle a nuestras esposas e hijos que tenemos un problema, no se los oculte, no se lo muestre a través de su distracción o irritándose.

Conclusión

Lucas 5:4 Cuando terminó de hablar, dijo a Simón: Boga mar adentro, y echad vuestras redes para pescar. 5:5 Respondiendo Simón, le dijo: Maestro, toda la noche hemos estado trabajando, y nada hemos pescado; mas en tu palabra echaré la red. 5:6 Y habiéndolo hecho, encerraron gran cantidad de peces, y su red se rompía. 5:7 Entonces hicieron señas a los compañeros que estaban en la otra barca, para que viniesen a ayudarles; y vinieron, y llenaron ambas barcas, de tal manera que se hundían. Pedro era un hombre experimentado en los quehaceres de la pesca, él sabía cómo funcionaban las cosas en lo natural, sin embargo dejo su prudencia a un lado para darle pasó a las Palabras del señor Jesús, el resultado: una gran bonanza.

Cuestionario para saber si estamos en esclavitud financiera

1. ¿Estamos pagando nuestros gastos diarios a crédito, por falta de fondos?

2. ¿Ha pospuesto el pago de una cuenta hasta el próximo mes?

3. ¿Pide prestado para pagar los gastos fijos, como sus servicios públicos?

4. ¿Usted no tiene ni la menor idea de cuánto debe?

5. ¿Recibe continuamente llamadas o mensajes por las facturas que ya debió haber cancelado?

6. ¿Tiene que disponer de sus ahorros para pagar cuentas pendientes?

7. ¿Está sacando nuevos préstamos, para pagar los viejos?

8. ¿Ha pensado alguna vez ser deshonesto en cosas que tienen que ver con dinero?

9. ¿Evita usted pagar las deudas adquiridas? Ósea: ¿Es usted mala paga?

10. ¿Usted tiene dificultad para devolver el diezmo a su Dios?

11. ¿Discuten usted y su esposa continuamente por dinero?

Esta mañana debemos darle gracias a Dios como familia por todo lo que Él no ha entregado que el dinero no nos puede dar y la muerte no nos puede quitar.
 
Pastor: David Bayuelo
Octubre 27 de 2019

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.