Registrate para asistir a nuestras reuniones presenciales

Llegó el tiempo de reencontrarnos como Iglesia, por tal movito te invitamos a inscribirte a nuestros servicios presenciales los domingos a las 8:00 a.m. y 10:00 a.m, es un nuevo tiempo que Dios ha dispuesto para seguir alabando su nombre y siendo enseñados a través de su palabra congregados nuevamente como familia. INSCRIBETE AQUÍ.

El Fracaso De Un Padre

El Fracaso de un padre Escuchar audio de esta predica 1 Samuel 2:12 Los hijos de Elí eran hombres impíos, y no tenían conocimiento de Jehová. 
Cuando pensamos en un hombre de Dios una de las cosas que más brillo le brinda y nos sugiere incluso que pueda ser imitado, es la manera como ejerce su autoridad sobre su casa. De hecho la imagen que proyecte su hogar siempre será su mejor carta de presentación.

Si el pueblo de Israel tubo una razón para no considerar como integro el ministerio del profeta Eli, fue el fracaso que sufrió como padre en la crianza de sus hijos, a quien la Biblia los describe acertadamente como: "hombres impíos". (Heb. Beliyaal: perversos, pestilentes, malvados, injustos)

Dentro del orden del nuevo testamento esta va ser una de las consideraciones especiales que Pablo le escribe a Timoteo que debe tener en cuenta cuando elija aun pastor o aun diacono para el servicio en la iglesia, él le dice: que gobierne bien su casa, que tenga a sus hijos en sujeción con toda honestidad (pues el que no sabe gobernar su propia casa, ¿cómo cuidará de la iglesia de Dios?) (1 Timoteo 3: 4-5)

Si de criar nuestros hijos se trata hay que tomar en consideración los grandes fracasos que las escrituras nos narran, comenzando por Adán que ve como su hijo Caín termina asesinando a su hermano y luego tuvo que experimentar el doloroso exilio del homicida, el caso de un padre como Lot que fue emborrachado y violado por sus hijas, Manoa en los tiempos de los jueces que después de que le fuera anunciado por el ángel del Señor que le nacería un hijo llamado Sansón que traería libertad a su pueblo, lo vio perderse en sus deficiencias de carácter e irreverencia para con Dios, hasta encontrase con la muerte y ni qué decir del profeta Eli, un claro referente de lo que es fracasar por honrar más a sus hijos que a Dios y esta larga lista continua con Jacob; quien tuvo hijos capaces de vender a su hermano por envidia esperando que muriera como esclavo, o David que vivió una verdadera tragedia familiar al tener que experimentar la violación de su hija Tamar por parte de su hijo Amnón y que luego este fuera asesinado por su hijo Absalón en venganza.

Cuando de criar a nuestros hijos se trata:
 
 


1. Debemos tomar en cuenta la naturaleza pecaminosa con que nace el hombre.

 
Romanos 5:12 Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron.

Pablo hace referencia a que Adán como ese primer padre de la humanidad abriría con su pecado las compuertas por las que penetró en el mundo la tremenda inundación de impiedades y calamidades. Todo hombre nacido a partir de su caída, nacería con la corrupción que tomo el control total de este primer hombre. Lo que el apóstol nos comunica es el terrible fracaso general por el cual la humanidad se convirtió en una raza pecadora, es decir incapaz de alcanzar el nivel moral que Dios exige de la conducta del ser humano. Esto fue efecto de nuestra unión corporativa con el primer Adán, cabeza física y moral de la raza humana.

El hecho de que nuestros hijos desde que nacen necesiten ser formados, implica que por naturaleza no se inclinan hacia el bien. La educación de nuestros hijos debe perseguir como objetivo primario la transformación de la naturaleza pecaminosa con que nace todo ser humano, es hacer todo lo que esté a nuestro alcance como padres para que la obra de Dios pueda ejercerse en ese corazón inclinado a la maldad, y sea cambiado por un corazón aceptado por Dios.

1 Samuel 2:12 Los hijos de Elí eran hombres impíos, y no tenían conocimiento de Jehová. El texto nos está comunicando que la razón por la cual los hijos del profeta Eli eran impíos es porque no tenían conocimiento de Dios, no lo habían descubierto, no lo discernían. Hay que entendemos el fracaso de Eli como padre estuvo en que nunca les presento el Señor a sus hijos.

El salmista dijo: He aquí, en maldad he sido formado, Y en pecado me concibió mi madre. (Salmos 51:5) Este pasaje hace parte de la confesión penitencial que hace David por su pecado contra Dios y en particular su declaración al Señor de su congénita corrupción, el da a entender que desde su nacimiento estuvo inclinado al pecado, que desde la cuna estaba predispuesto a ir en contra de la ley de Dios, ya que es lo que está en nuestros miembros que nos hace transgredir esta ley sin ningún esfuerzo.

De allí que la crianza de los hijos deba fundamentarse en los principios dados por Dios en su Palabra. No forme a sus hijos desde su prudencia, ni desde su tradición. Así que para cumplir fielmente con ésta tarea los padres necesitan; conocer al Señor, entender su propósito, obedecer su voluntad y ejercer fe por sus hijos. 2 Timoteo 3:14 Pero persiste tú en lo que has aprendido y te persuadiste, sabiendo de quién has aprendido; 3:15 y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación por la fe que es en Cristo Jesús. (La abuela Loida, y en su madre Eunice)

"La necedad está ligada en el corazón del muchacho; Más la vara de la corrección la alejará de él" Proverbios 22:15

Si hay alguien que hizo todo lo necesario para que pudiéramos descubrir nuestro pecado, para luego limpiarnos de toda nuestra maldad, fue nuestro Dios, el reconoció desde siempre el estado de ser caído en el que nos encontrábamos y esto es lo que no podemos pasar por alto en la vida de nuestros hijos. Nuestras acciones descuidadas dentro de las responsabilidades que nos corresponden los pueden empujar hacia el infierno.

 

2. La crianza de los hijos debe apuntar a tres metas.

Para que los hijos alcancen una formación adecuada antes de la edad adulta, los padres deben enfocar bien su tarea desde el principio. Las metas más importantes hacia las que deben apuntar son:

a. Guíeles a tener una relación personal con Dios:

Deuteronomio 6:6 Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; 6:7 y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes. 6:8 Y las atarás como una señal en tu mano, y estarán como frontales entre tus ojos; 6:9 y las escribirás en los postes de tu casa, y en tus puertas.

Los hijos necesitan tomar conciencia de que lo más impórtate en sus vidas es formar parte de la familia de Dios, y esto se logra siendo incentivados a agradar y honrar al Señor a través del ejemplo de vida de los padres. El hecho de que los padres sean cristianos no quiere decir que los hijos también lo sean, ellos deben ser guiados a tener un encuentro íntimo y directo con Dios. Presénteles al Señor con su propia vida, recuerde que "Dios no tiene nietos".

Lucas 1:41 Y aconteció que cuando oyó Elisabet la salutación de María, la criatura saltó en su vientre; y Elisabet fue llena del Espíritu Santo. Juan el Bautista era un bebe en formación pero pudo percibir la presencia de Dios. Nuestros hijos desde que están en el vientre pueden discernir la presencia del Señor, por eso la Palabra de Dios debe estar de continuo en nuestras bocas.

Job 1:4 E iban sus hijos y hacían banquetes en sus casas, cada uno en su día; y enviaban a llamar a sus tres hermanas para que comiesen y bebiesen con ellos. 1:5 Y acontecía que habiendo pasado en turno los días del convite, Job enviaba y los santificaba, y se levantaba de mañana y ofrecía holocaustos conforme al número de todos ellos. Porque decía Job: Quizá habrán pecado mis hijos, y habrán blasfemado contra Dios en sus corazones. De esta manera hacía todos los días.

Josué 24:15 Y si mal os parece servir a Jehová, escogeos hoy a quién sirváis; si a los dioses a quienes sirvieron vuestros padres, cuando estuvieron al otro lado del río, o a los dioses de los amorreos en cuya tierra habitáis; pero yo y mi casa serviremos a Jehová.

b. Forme su carácter:

Efesios 6:4 Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor.

Pablo nos dice que es a través de la disciplina y amonestación en el hogar donde se adquieren la autodisciplina, la autoestima y el dominio propio, aspectos del carácter necesarios para lograr los objetivos en la vida. Los hijos deberán aprender a controlar sus sentimientos y gustos (niños berrinchosos), y sujetar sus propios intereses a otros mayores. Además necesitan fundamentarse en una sólida base moral.

En la Biblia, la disciplina se relaciona estrechamente por un lado con la educación, la instrucción y el conocimiento, y por el otro, con la censura, la corrección y el castigo. La aplicación natural del término es en el ámbito de la educación de los hijos". Por lo tanto, disciplinar es mucho más que reprender; abarca toda la formación que los hijos precisan para desarrollarse.

Proverbios 25. Los hijos necios traen* dolor a su padre y amargura a la que los dio a luz. NTV

Hebreos refiriéndose a los padres dice: Y aquéllos, ciertamente por pocos días nos disciplinaban como a ellos les parecía, pero éste para lo que nos es provechoso, para que participemos de su santidad. Es verdad que ninguna disciplina al presente parece ser causa de gozo, sino de tristeza; pero después da fruto apacible de justicia a los que en ella han sido ejercitados. (Heb 12: 10-11) Conoce usted a alguien que cuando lo ve, lo que viene a su mente es: "Le falto fue fuete"

1 Samuel 2:22 Pero Elí era muy viejo; y oía de todo lo que sus hijos hacían con todo Israel, y cómo dormían con las mujeres que velaban a la puerta del tabernáculo de reunión.

1 Samuel 3:13 Y le mostraré que yo juzgaré su casa para siempre, por la iniquidad que él sabe; porque sus hijos han blasfemado a Dios, y él no los ha estorbado. Un buen padre estorbará en la vida de sus hijos todo el tiempo aquello que lo puede hacer tropezar y caer.

c. Bríndeles formación social:

Génesis 2:15 Tomó, pues, Jehová Dios al hombre, y lo puso en el huerto de Edén, para que lo labrara y lo guardase. El mismo Dios determino que Adán fuera un hombre útil.

Génesis 4:1 Conoció Adán a su mujer Eva, la cual concibió y dio a luz a Caín, y dijo: Por voluntad de Jehová he adquirido varón. 4:2 Después dio a luz a su hermano Abel. Y Abel fue pastor de ovejas, y Caín fue labrador de la tierra.

Toda persona debe desarrollar la capacidad de enfrentar las responsabilidades de la vida, y eso se da por la crianza de los padres. La familia también debe proveer la instrucción para que los hijos aprendan a vivir en comunidad. Los hijos precisan alcanzar una clara conciencia de su propia identidad y aprender a desenvolverse socialmente en forma correcta y agradable. Al mismo tiempo deben saber asumir compromisos con otros y brindarse a los demás.

La vida es un ciclo en donde primero dependemos completamente de alguien, luego nos valemos por nosotros mismos, para por último terminar siendo responsable de alguien más. Haga de sus hijos personas que sirven a la sociedad, que sirvan al cuerpo de Cristo, no que viven todo el tiempo de la mendicidad, o de arrebatarle a otros lo que han conseguido con mucho esfuerzo. No crie a un ser humano para ser inservible.

Mucho cuidado con criar a un "millennial", personas con baja tolerancia a la frustración, que no adquieren responsabilidad y compromiso con nadie y solo deambulan por el mundo solo saciando sensaciones pasajeras. Que el tiempo en que nacieron sus hijos determine quién son, sino que sea el Señor a través de su Palabra.

Conclusión

1 Samuel 2:29 ¿Por qué habéis hollado mis sacrificios y mis ofrendas, que yo mandé ofrecer en el tabernáculo; y has honrado a tus hijos más que a mí, engordándoos de lo principal de todas las ofrendas de mí pueblo Israel? 2:30 Por tanto, Jehová el Dios de Israel dice: Yo había dicho que tu casa y la casa de tu padre andarían delante de mí perpetuamente; mas ahora ha dicho Jehová: Nunca yo tal haga, porque yo honraré a los que me honran, y los que me desprecian serán tenidos en poco.

No permitamos que por actuar con irresponsabilidad en la crianza de sus hijos, ellos y sus generaciones venideras sean tomados en poco por el Señor.

Génesis 7:13 nos muestra el hermoso ejemplo de un buen Padre: En este mismo día entraron Noé, y Sem, Cam y Jafet hijos de Noé, la mujer de Noé, y las tres mujeres de sus hijos, con él en el arca. Gracias a la fidelidad de Noé hacia a Dios en tiempos en que la tierra estaba llena de inmoralidad, Dios libró a Noé y a su familia del juicio, el arca era tipo de Cristo y todos los hijos de Noé le aceptaron como su salvador.
 
Pastor: David Bayuelo
Noviembre 10 de 2019

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.